El G6 pidió a Anac por el Aeropuerto (el jueves con Accastello)

Bettina Marengo

Los empresarios cordobeses que integran el G6 preparan un comunicado para expresar su preocupación por la situación del hub del Aeropuerto Internacional Córdoba, mientras que ayer, a la par, enviaron notas a la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) solicitando “la reapertura de vuelos internacionales desde y hacia Córdoba”. Si bien la carta tiene acuse de recibo, aún no hubo respuesta. También tomaron contacto con Aeropuertos Argentina.

Mientras, en pase coordinado, confirmaron que este jueves se reunirán con el ministro de Industria y Comercio de la Provincia, Eduardo Accastello, quien anunció que está haciendo gestiones con la titular del organismo nacional, Paola Tamburelli, para intentar que se habilite el transporte de cargas y los embarques comerciales. El funcionario le dijo a Infonegocios que la Provincia busca “retomar todo lo que es el Hub Aéreo, que fue tan importante en las últimas gestiones del gobernador Juan Schiaretti, sobre todo para las empresas exportadoras, y también intentar recuperarlo para el turismo, cuando las condiciones sanitarias lo permitan». Cabe destacar que el 80% de las exportaciones de Córdoba, y en algunos rubros el 100%,  salen por la llamada Hidrovía Paraná.

Accastello también es candidato a senador y acompaña a Alejandra Vigo en la fórmula de Hacemos por Córdoba. De hecho, le “arrebató” el tema a Gustavo Santos, el exministro de Turismo de Mauricio Macri y primer candidato a diputado de una de las listas de Juntos por el Cambio. Santos fue el primero que salió a cuestionar la situación del Aeropuerto Ambrosio Taravella, luego de un informe periodístico de Florencia Ripoll en el diario La Voz del Interior, y lo hizo en su rol de hombre del expresidente en Córdoba, y de cacique de la lista que se supone tiene su respaldo en la interna amarilla. El informe decía que el Aeropuerto local estaba operando a un octavo de lo anterior a la pandemia. Santos acusó a La Cámpora por la parálisis.

Con el ministro de Industria en campaña, en el propio Gobierno admiten que el funcionamiento del Aeropuerto es de orden nacional y no provincial, lo que lógicamente le pone un coto al radio de acción de los hombres del schiarettismo. Además, admiten que los vuelos y las conexiones aéreas son parte de la estrategia sanitaria nacional para contener la circulación del Covid 19 y que la última palabra la tendrán las autoridades de Salud. Igual, los hombres de negocios le contarán al villamariense los alcances de sus gestiones.

Lo cierto es que el villamariense tendrá su foto con el empresariado aliado de la Provincia, algo que por ahora no lograrían ni Juntos por el Cambio (al menos hasta que no tenga una lista definitiva) ni el Frente de Todos. El G6, o Grupo de los 6, nació en el marco de la consolidación electoral y política de la era delasotista-schiarettista. El espacio está integrado por la Unión Industrial de Córdoba, la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba, la Cámara de la Construcción, la Bolsa de Comercio de Córdoba, la Cámara de Comercio, y FEDECOM, aunque no se sabe si estarán todos en la cita con Accastello.

Lo que sí se sabe es que muchos de los titulares de cámaras no quieren jugar políticamente en las elecciones PASO, al menos no explícitamente. Si bien todos coinciden en sus críticas y distancia con el gobierno nacional de Alberto Fernández, algunos están más cerca de Schiaretti y otros alineados al macrismo. El principal lamento es que Juntos por el Cambio no haya llegado a un acuerdo y tenga que pasar por internas.

Por ahora, de esta movida no participan las organizaciones que integran la Mesa de Enlace de Córdoba, que junto al G6 conforman el Grupo de Producción. Los ruralistas son también aliados del gobernador Schiaretti, pero suelen jugar más cerca de Juntos por el Cambio, aunque en estas elecciones no obtuvieron lugares en las listas de candidatos. “Lamentablemente, los partidos no abrieron el juego”, dijo el referente de una de las organizaciones del sector campo. En el G6, en cambio, admiten que no necesitan tener representantes en las boletas por la “gran interacción” que tienen con el gobierno provincial y con los referentes macristas.