Reunión PJ Capital con seccionales: arenga y bajada de línea

La ministra Claudia Martínez, el viceintendente Daniel Passerini, el diputado Paulo Cassinerio, y los legisladores Diego Hak, Nadia Fernández y Leonardo Limia, fueron algunos de los que encabezaron el encuentro con los delegados políticos.

Por Yanina Soria

En Hacemos por Córdoba existe especial expectativa sobre el distrito Capital de cara a las legislativas. Las encuestas que hoy manejan en el Panal arrojan datos alentadores de lo que podría ser la marca que alcance la lista del oficialismo en la ciudad que gobierna Martín Llaryora.

Una percepción que viene a reforzar el cambio de lógica que se dio en los comicios locales del 2019 cuando, después de décadas, el PJ logró desembarcar en el Palacio 6 de Julio y ganar terreno otra vez.

Para que eso ocurriera confluyeron varios elementos: entre los externos, el quiebre de Cambiemos y la división de las listas más la decisión del por entonces intendente Ramón Mestre de pegar las elecciones municipales con las provinciales, fueron decisivos.

Pero en verdad también hubo un factor interno clave: la reorganización de la dirigencia y la recuperación de la presencia territorial. Al frente de esa misión estuvo Alejandra Vigo como jefa política del PJ Capital, en un proceso que tomó envión después de las PASO del 2017 y se consolidó con el alumbramiento del proyecto “Llaryora intendente”.

Y en esa autopercepción que tienen ahora los peronistas de que Capital ya no les resulta un distrito impenetrable electoralmente, hace que hoy haya mayor tranquilidad en el principal distrito provincial que sobre el interior. Ya se señaló desde estas páginas en reiteradas oportunidades como el “factor Gill” inquieta al Centro Cívico y pone en situación de monitoreo permanente el movimiento de cada uno de los intendentes y jefes comunales del peronsimo.

En Capital, confían, que el voto estructural se quedará con Hacemos por Córdoba; dicen que la presencia de Olga Riutort y lo que pueda trabajar desde el Frente de Todos en la ciudad, no mellará la estructura que sigue a Vigo, Llaryora y a Natalia de la Sota.

Sin embargo, como en política confianza y expectativa nunca puede ser sinónimo de relajamiento, el peronismo de la ciudad viene trabajando en la organización interna desde hace rato.

El comando de campaña que se conformó, cuenta con representación de todos los sectores justamente para garantizar el trabajo y la militancia sin fisuras por la lista que encabezan Alejandra Vigo y Natalia de la Sota.

Tal es el movimiento permanente en el que está el PJ Capital, que el jueves hubo una jornada de reuniones con los delegados políticos de las distintas seccionales.

Desde el mediodía y hasta la noche en el hotel de ACA, y por grupos para evitar que el encuentro sea masivo frente a las limitaciones que impone la pandemia, los referentes capitalinos que integran el comando de campaña en la ciudad, como la ministra Claudia Martínez, el viceintendente Daniel Passerini, el diputado Paulo Cassinerio, los legisladores Diego Hak, Nadia Fernández y Leonardo Limia, recibieron a los representantes de los distintos comandos que se conformaron en las seccionales.

Además de afinar cómo será el trabajo en el territorio, la intención de la reunión fue unificar el mensaje que se tiene que bajar y, sobre todo, arengar a la tropa para que se enfoque en lo suyo. Hacia adentro genera entusiasmo la idea de que sea el propio gobernador Juan Schiaretti el actor protagónico de la campaña, pero también es una clara muestra de la necesidad que tiene la lista del empuje del gran dueño de los votos para poder colarse en el segundo lugar, detrás del convulsionado Juntos por el Cambio.

Desde la semana pasada, el mandatario provincial comenzó a recorrer presencialmente las localidades del interior y también los barrios de la Capital junto a Llaryora y ambas candidatas. Obviamente, en todos los casos, el gobernador lo hace en ocasión de supervisar alguna obra o cortar cintas, siguiendo una clara línea de que en Hacemos por Córdoba “no hay mejor campaña que mostrar la propia gestión”.

Por eso, frente a los referentes de las seccionales se reforzó la idea de poner en relieve el “modelo Córdoba” y salir a buscar desde allí también el voto fuera de la estructura. Desde los próximos días, se irán inaugurando los locales de campaña en toda la ciudad y será esa una nueva oportunidad de encuentro de la dirigencia con la militancia.