Surrbac mantiene tradición con suba salarial del 46%

El gremio de Camioneros, referencia obligada de la familia Saillen, cerró un punto menos. Los acuerdos salariales en el municipio, con nuevo piso.

Por Yanina Passero

Hugo Moyano, el líder de los camioneros de todo el país, empujó la base salarial que había fijado el gobierno de la Nación y que la propia vicepresidenta Cristina Fernández desconoció en el Congreso. Cierto es que no pasaría mucho tiempo para que las urgencias de la campaña electoral tomaran en cuenta la perspectiva de mejorar el poder adquisitivo del electorado con acuerdos más ventajosos.

Los Moyano cerraron hace un mes un 45% a desembolsarse en tres cuotas. La presión del acuerdo se trasladó a las arcas municipales porque, como se sabe, los herederos de Mauricio Saillen han demostrado un perfil dialoguista y afín a partir diferencias con el Ejecutivo; no obstante, se daba por descontado que no moderarían pretensiones en este frente en el que cada año recuerdan a los afiliados que se vive mejor con esta “familia” y no con la otra que lidera el empresario y “dirigente ejemplar”, según palabras del presidente Alberto Fernández.

Las conversaciones fueron lentas y reservadas. Participaron los directivos del Coys y las empresas privadas que cumplen con la recolección mecanizada de residuos de la ciudad. Finalmente, se conoció el número que se imaginaba: el Surrbac logró un 46% de incremento salarial, a desembolsar en tres veces, con la promesa de revisar el acuerdo en febrero de 2022.

En julio, empresas y municipio deberán cargar un 15%; en octubre, otro 11% y, finalmente, 20% en marzo. Obsérvese que el porcentaje mayor se distancia en el almanaque, un intento entre las partes de desdramatizar el impacto en los números finales y, al mismo tiempo, de volverlo mediamente cumplible en un año de números complicados.

Si ya un 35% de suba se consideraba irrisorio antes del timonazo en materia de acuerdos del poder central, la presión que el trato con el Surrbac ejercerá sobre el gasto se hará evidente. Con un 29% de inflación proyectada, la cartera de Economía de la Municipalidad había previsto el gasto de 17 mil millones en servicios. En concreto, Higiene Urbana, se llevaría para todo el 2021 un total de 10 mil millones. Los números cambiaron.

Un poco más atrás quedó el acuerdo de UTA. El gremio de los choferes cerró para mayo un 11,02%, sobre el salario total remunerativo al mes de abril de 2021; un 14,28%, sobre el salario total remunerativo al mes de mayo y un 12,50%, sobre el salario total remunerativo al mes de junio. A su vez, se acordaron cuatro cuotas no remunerativas mensuales de 17 mil pesos a percibirse con los haberes de julio, agosto, septiembre y octubre de 2021.

El tema es que el Suoem quedó muy atrás de los nuevos paradigmas paritarios. Hacia finales de mayo, los alfiles del intendente Martín Llaryora acordaron un 27,65% de aumento para el periodo mayo-octubre, conforme a la inflación que se registró en el último semestre. Los municipales ya percibieron un 7,79% remunerativo; en julio recibieron un 9,83% no remunerativo y en septiembre otro 7,83% remunerativo.

En octubre, al calor de la campaña electoral, deberán volver a discutir salarios y se da por descontado que el Suoem buscará empardar a los gremios vinculados al Palacio 6 de Julio. No tiene margen interno para presentar nuevas derrotas. Como este medio señaló oportunamente, si la paritaria entre enero y octubre del 2020 fue del 23,4%, y a ella debe agregarse el primer tramo de la recomposición (7,79%) para los últimos dos meses del año pasado, esto significa que el Suoem negoció una paritaria de 31 puntos para un 2020 en el que la inflación estuvo por encima del 36 por ciento. En pocas palabras, ya viene de perder 5 puntos contra la inflación el año pasado.

Coys adquirió maquinaria para disminuir uso de bolsas plásticas

El ente Córdoba Obras y Servicios comenzó a utilizar una nueva maquinaria que absorbe hojas de las calles y veredas de la ciudad, optimizando los trabajos de limpieza y abogando por una ciudad sustentable.

La herramienta, que complementa las tareas del servicio de barrido, traslada las hojas hacia un camión compactador para su tratamiento, sin necesidad de almacenarlas en bolsas para su posterior remoción como se realizaba con el barrido manual.

De esta manera, además, eficientiza la labor especialmente en la época de otoño/invierno, disminuyendo el tiempo empleado en el mantenimiento de los espacios públicos.

Victoria Flores, titular del ente Córdoba Obras y Servicios, afirmó que una ciudad más amigable con el ambiente requiere eficientizar los servicios de limpieza.

Ahora, podemos optimizar el tiempo de barrido, sobre todo en otoño e invierno, donde tenemos una gran cantidad de hojas caídas diariamente. Además, disminuimos notablemente la cantidad de bolsas de plásticos que empleamos para este servicio. La gestión de Martín Llaryora, sigue apostando a una ciudad eficiente, para que todos los días cuando los vecinos y vecinas salgan de su casa, encuentren una ciudad cada vez más limpia”, añadió.