Santos pide una campaña de propuestas para Córdoba

Como todos, saben que, si los números en las encuestas no los acompañan, las heridas pueden comenzar a latir en cualquiera de los frentes abiertos de la alianza Juntos por el Cambio.

Por Yanina Passero

El PRO del puerto da por descontado que habrá que seguir de cerca la campaña cordobesa. La definición de las listas de candidatos por Córdoba para el Congreso de la Nación terminó con la exposición de las fracturas de siempre, pero con el desconocimiento de acuerdos iniciales que, curiosamente, buscaban darle una vuelta al historial de rivalidades de la alianza local.

Mauricio Macri eligió primero a Gustavo Santos como su hombre en Córdoba. Lo rodeó con la diputada Soher El Sukaria, la dirigente del macrismo local mejor conceptuada por el expresidente. Con ella, comenzó a dar los pasos iniciales de su primera campaña electoral, pese a que es un veterano dirigente político.

No pasaron muchos días de estas giras por el interior cordobés, cortadas por las restricciones sanitarias de mayo y junio, para que ese acuerdo de no agresión al que habían llegado en la casa del “apóstol” con el presidente del Frente Cívico, Luis Juez, mutara en el binomio electoral con bendición de los popes de del PRO nacional: Macri, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich.

Pese a que Macri intentó hasta último momento que el radical Mario Negri declinara su aspiración de encabezar el tramo de senadores, hubo un timonazo. Todo un clásico en las negociaciones cambiemitas. Santos resolvió aceptar el primer lugar en la nómina de diputados que ofrecía Negri.

Es curioso, porque son varios los macristas cordobeses que remarcan el componente sorpresivo de la decisión. Aunque, trascendió que Elisa Carrió, la cofundadora de Cambiemos a nivel nacional, había anticipado el martes a sus lilitos que Negri y Santos terminarían en la misma senda.

Según estas versiones, la alianza de Santos y Juez fue pensada para apurar a los radicales. Ahora bien, ¿el exembajador pensará lo mismo? ¿Decodifica los movimientos de Santos como una traición? Juez no ha hablado al respecto, pero los dirigentes amarillos que integran la lista que también incluye a Rodrigo de Loredo dicen que el exministro de Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota se salvó solo. Y Santos, para justificar la legitimidad de sus motivos, responderá que Macri plebiscita su liderazgo en Córdoba a través de su persona.

Como sea, seguirán seis semanas en las que todo puede pasar. En el PRO no coinciden con los candidatos que apoyan, pero sí acuerdan en que Juez es bastante imprevisible. Quizás por esto Santos, a través de sus operadores, sugirió ayer a una campaña de propuestas. Es una elegante manera de pedir golpes, si es que son inevitables, por arriba de la cintura.

Hay un antecedente que preocupa. En Buenos Aires, la interna de Juntos por el Cambio se presentó de manera explosiva. “Esta interna es David contra Goliat. Espero que no se gasten los impuestos de los porteños en la campaña”, sostuvo en una entrevista con La Nación. Larreta, quien se juega en este turno electoral parte de su proyecto para el 2023, respondió.

“Ustedes ya me conocen. Yo nunca contesto chicanas políticas”, dijo el titular del Poder Ejecutivo porteño y agregó que para el PRO “la campaña es contarle a la gente cómo vamos a solucionar sus problemas, cómo vamos a mejorar la seguridad en la Provincia de Buenos Aires, y qué es lo que tenemos que hacer para bajar la inflación”. “Eso son los temas nuestros de la campaña. No entramos en chicanas y menos con gente de nuestro propio espacio”, completó en una rueda de prensa.

Las campañas son escenarios controlados siempre y cuando sople el viento a favor. Caso contrario, comienzan los manotazos propios de los ahogados pese a que todos en Juntos por el Cambio concuerdan que los dardos deben dispararse hacia afuera.

Por ahora, todo es felicidad. Ayer, los candidatos liderados por Negri y Santos posaron en el Jardín Botánicos de Córdoba para captar las primeras imágenes de la campaña. Hoy será el turno de la nómina de Juez y De Loredo, en Ciudad Universitaria.