Coinciden principales actores UCR por Pfizer contra los K

Fuertes críticas al manejo ideológico del plan de vacunación. También al rechazo a usar las Taser

Los principales protagonistas de la PASO de Juntos para el Cambio coincidieron ayer en cuestionar al kirchnerismo por el uso ideológico de la vacunación por el covid, al conocerse el acuerdo que finalmente suscribió el gobierno para traer las Pfizer a la Argentina.
El precandidato a senador nacional por la lista bendecida por Mauricio Macri, Mario Negri, señaló las “demoras exorbitantes de los laboratorios amigos, la donación de Biden, la presión de los padres de chicos que necesitan vacunas y de la oposición”.
“Y un día el gobierno firmó con Pfizer. No había glaciares que entregar ni éramos juguete del mundo; había que dejar la ideología”, expresó.
Por su parte, el tercer precandidato a diputado nacional en la misma lista, Ramón Mestre, consideró que es una “muy mala combinación” que el kirchnerismo “no haya construido un plan que sacara a Argentina adelante, que no haya garantizado una estrategia educativa, y que haya jugado sucio con las vacunas”.
“Para muchos argentinos –agregó- es demasiado tarde y es necesario torcer tantos desaciertos”.
En la lista de enfrente, la que comparte con Luis Juez, el precandidato a diputado nacional Rodrigo de Loredo apuntó que en el gobierno kirchnerista “un año más tarde acuerdan con Pfizer”. “Aún no conocemos las razones de tanta demora, pero sí sabemos que la gestión en la adquisición de las vacunas nos costó miles de vidas”, acusó.
Para De Loredo, el kirchnerismo actuó “mal” porque “por ideología o por intereses, aún no lo sabemos, el gobierno privilegió sus objetivos y no la salud pública de la toda la población”.
En tanto, el precandidato a senador nacional de Sumar, Javier Bee Sellares, también criticó el errático plan de vacunación del gobierno nacional, e incorporó a los cuestionamientos el rechazo kirchnerista al uso de las pistolas Taser, cuyo uso habrían ahorrado al cantante Chano las heridas de gravedad que sufre ahora.
“La falta de cosmovisión y el apego al fanatismo ideológico retrógrado los llevó a negociar con Putin por vacunas que no existen, y a no permitir la utilización de un arma no letal como es la Taser. En vez de salvar vidas, lograron lo contrario”, dijo.
Bee Sellares recordó que hace más de dos años pidió que la Policía de la Provincia de Córdoba incorpore las Taser “para disminuir la inseguridad que padecemos a diario los cordobeses”.
“La incompetencia en el manejo de la seguridad hace q lo ideológico supere a la necesidad de darle elementos a la policía para defendernos. Para el caso Chano, se deben usar para impedir agresiones propias o a terceros en distancias cortas”, reflexionó.

Vidal
Por otro lado, a precandidata porteña a diputada en Juntos Podemos Más, María Eugenia Vidal, dijo ayer que las pistolas eléctricas Taser “en muchos casos pueden salvar vidas” siempre y cuando “la policía esté bien capacitada y la herramienta sea bien utilizada” y recordó que las había comprado en su gestión como Gobernadora bonaerense.
“Nosotros compramos Taser cuando yo era gobernadora y las usamos con el Grupo Halcón, que es el que interviene en la toma de rehenes”, dijo Vidal en diálogo con radio La Red y publicado por Télam.
Para la actual candidata a diputada porteña “con la capacitación adecuada de la Policía, que sepan cómo, cuándo y de qué manera usarla, en muchos casos pueden salvar vidas”.
Para Vidal, “en la Argentina estamos llenos de estos falsos dilemas” entre los que mencionó el uso de estas pistolas.
“Puede haber una política de seguridad que garantice el cumplimiento de la ley y al mismo tiempo los derechos humanos. Esto no está en contradicción, siempre que la policía esté bien capacitada y la herramienta bien utilizada”, concluyó.
Más temprano, el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, había dicho que las pistolas eléctricas Taser “pueden ser una alternativa para determinados usos” y adelantó que la administración capitalina “evalúa un procedimiento para poder incorporarlas” a la Policía de la Ciudad.