Bee Sellares: el cierre de listas fue un “sálvese quien pueda”

Para el candidato a senador de Sumar, los problemas no se solucionan “con las ideas de siempre”

El candidato a senador nacional de la lista de Sumar, Javier Bee Sellares, criticó ayer a los principales referentes de las otras sociedades electorales de Juntos por el Cambio, a los que culpó de intentar “salvarse” individualmente.
El cierre de listas del sábado a la medianoche, del que surgieron cuatro nóminas de candidatos a senadores y diputados nacionales de Juntos por el Cambio, fue para Bee Sellares un mal espectáculo.
“Me dio la sensación que fue un sálvese quien pueda. Si nos ponemos a analizar cómo quedaron conformadas las listas, me eximo de comentarios. Parece que la importancia para ellos fue como acomodarse en una lista”, apuntó en obvia dirección a Mario Negri, Ramón Mestre y Rodrigo de Loredo, los otros grandes protagonistas radicales para las PASO del domingo 12 de septiembre.
“Fue tan desastroso el cierre de listas que la verdad hay que dar vuelta la página y mostrar propuestas; fue un cruce de un lado para el otro”, puntualizó. El comentario de Bee Sellares fue en relación a que en el 2019 Mario Negri aliado a Luis Juez enfrentó a Ramón Mestre y Rodrigo de Loredo, y este año Negri y Mestre comparten alianza con Juez y De Loredo como rivales.
En una entrevista con Radio Continental, el ex legislador provincial y actual referente del grupo interno Consenso, que asociado a la Línea Córdoba presentó listas propias, consideró que es momento de cambiar las figuras en el radicalismo cordobés.
“La ciudadanía de Córdoba tiene que darse cuenta de que a los problemas no los vamos a resolver con las soluciones de siempre”, expresó. Por eso, agregó, “queremos demostrar que se puede hacer algo diferente, ampliando la oferta electoral”.
Además, señaló que “nosotros somos Juntos por el Cambio. Lo que hago es marcar diferencia con quienes conforman las otras listas”.
Bee Sellares encabeza la boleta de candidatos a senadores nacionales, acompañado por Laura Sesma en el tramo de candidatos a diputados nacionales.
“Si armamos una lista donde el concepto es sumar y ampliar, podemos ofrecerle a los cordobeses una oferta electoral más interesante que la típica de Juntos por el Cambio, con esas personas que están hace muchos años ocupando cargos públicos porque no pueden hacer otra cosa”, disparó.
“Esta lista –continuó- muestra con humildad que se puede mostrar que la gente que está sabe cómo puede resolver los problemas”.
En ese sentido, insistió con que “la ciudadanía tiene que darse cuenta de que los problemas no se solucionan con las mismas ideas de siempre, y me parece que tiene que haber oportunidades para personas que piensen diferente pero que le pueden aportar mucho al país”.

Manes
Facundo Manes, precandidato a primer diputado nacional de la provincia de Buenos Aires por Juntos, la coalición que integran el PRO y el radicalismo, afirmó ayer que “las fórmulas hasta acá no han servido”, y en ese sentido planteó: “No podemos enfrentar una crisis multidimensional con las mismas prácticas de siempre”.
“Necesitamos un despertar ético y moral en el país, y nuestro sueño colectivo, como lo fue la democracia en 1983, hoy debe ser la modernidad y el progreso, hace años que vivimos en el anti-progreso en este país”, expresó el neurólogo de 52 años, que dedicó toda su trayectoria a la medicina y la divulgación científica hasta que este año recibió una oferta del radicalismo para lanzarse a la política desde un lugar protagónico.
“Muchos dicen que las PASO dividen a la oposición, pero yo creo que la fortalecen, porque son una oportunidad para dar un salto de calidad”, manifestó en declaraciones a Radio Mitre y publicadas por la agencia Télam.
En julio del 2016, mientras iba levantando el perfil y se involucraba en los debates públicos, se sumó como asesor al gabinete de la entonces gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.
Desde entonces se convirtió en una figura expectante, a la que desde distintas vertientes de la coalición Juntos por el Cambio se intentaba convencer para que se lanzara a la actividad política abierta, lo que finalmente ocurrió pero de la mano de los principales dirigentes de la UCR, el porteño Martín Lousteau, el mendocino Alfredo Cornejo y el jujeño Gerardo Morales.