2da inauguración, internas del territorio y los CPC en alza

Llaryora inauguró ayer el segundo Centro Operativo, en el CPC Chalet San Felipe (secc. 12), y da continuidad el proceso de desconcentración, mostrando gestión en la campaña. Los obradores levantan la cotización de los CPC, que podrían convertirse en estructuras clave para “hacer política”.

Felipe Osman

La gestión liderada por Martín Llaryora llega a la campaña con méritos de los cuales presumir. Desde luego, la prueba de fuego para la desconcentración operativa aún no ha llegado. Pero mientras tanto el intendente da continuidad al proceso que, en los papeles, empezó mucho antes, pero que comenzó a visibilizarse dos semanas atrás, con la inauguración del Centro Operativo del CPC Empalme.
Llaryora eligió para la ocasión compartir escenario con el secretario de Participación Ciudadana Juan Domingo Viola, el sub secretario de la cartera Juan Manuel Rufeil, el vice intendente Daniel Passerini y la directora del CPC Chalet San Felipe, Carolina Martín.
No parece necesario explicar la presencia de los tres aludidos directos, aunque sí cabe dar importancia al gesto del intendente para con Passerini, que al tomar la palabra se refirió a él también como un amigo. No fue una afectación. Todo lo contrario. Quienes los conocen de cerca aseguran que el vínculo entre ambos es estrecho. Y es probable que el vice intendente adquiera un rol especial en la campaña. Mantiene buenas relaciones con todos los sectores del peronismo, es reconocido por el PJ como un hombre del partido, goza (como pocos) de un diferencial positivo de imagen, y luce en público.
Si hubiera que tipificar a quienes hoy están en una carrera de posicionamientos hacia la intendencia, Passerini podría aspirar a ser el candidato del consenso. Y no deja de ser sugestiva su presencia en el acto de ayer.
Llaryora ve en la desconcentración operativa la posibilidad de generar un legado para Córdoba, un emblema de su paso por el Palacio 6 de Julio que le dé parte del impulso necesario para aterrizar en el Centro Cívico en dos años. Y todo lo que rodea al programa insignia de su gestión tiene toda su atención. Hasta los detalles.
No es para menos. La desconcentración operativa es una gran apuesta. Y como en tal, se puede ganar o perder mucho. Los riesgos son múltiples.
Dejemos de lado, por un momento, el riesgo mayor, a saber, el habitual sabotaje del Suoem cuando se hace necesario negociar cualquier tipo de acuerdo. Lo cierto es que, más allá del gremio, la creación de Centros Operativos bajo jurisdicción de cada CPC tornará a los Centros de Participación en estructuras sumamente codiciadas por su capacidad para “hacer política”.
Ayer, en el acto de inauguración, y tras las palabras de la directora del CPC, Guillermo Kraismann, avezado dirigente territorial de la seccional 12, se levantó y se fue. Se desconoce si lo hizo disgustado por algo, pero cabe conjeturar que al “puma” -que tiene gran ascendencia sobre el vecinalismo en ese sector de la ciudad- le traerá alguna dificultad que el Centro Operativo responda a un “adversario” en la interna de la 12, como lo es Pablo Ovejeros, presidente de la seccional.
Es de esperar que docenas de pequeñas hipótesis de conflicto similares existan en todas las seccionales, e incluso más arriba en la cadena de mando. Para quienes construyen poder territorial, pocas cosas resultarían más tentadoras que una delegación municipal con capacidad para hacer pequeñas obras de bacheo, poda, iluminación y demás de manera casi instantánea. En otras palabras, 13 CPC contarán con recursos similares a los que hasta ahora solo tenían dos “hijos dilectos” de la gestión, Victoria Flores, presidenta del COyS, y en menor medida Marcelo Rodio, titular de la Tamse.
Tanto el ente municipal como la empresa de transporte vieron sus objetos sociales ampliados durante los primeros meses de la pandemia y recibieron los equipamientos necesarios para sumar funciones que se asemejan mucho a las que ahora podrán ejercer los CPC. ¿Seguirán el COyS y la Tamse siendo espacios estratégicos cuando la desconcentración operativa quede completamente activada?

El Centro Operativo
Ubicado en el sector sureste de la ciudad, y dependiente del CPC Chalet San Felipe, está equipado –al igual que los demás- con maquinarias, herramientas y materiales para dar respuesta a las necesidades de los vecinos. Entre ellas un camión con chasis volcador; un minicargadora tipo bobcat; un trailer; una camioneta doble cabina; un camión hidroelevador y un camión atmosférico.
También está equipado con hormigoneras, motosierras, carretillas, desmalezadoras, hidrolavadora, sopladoras, soldadoras eléctrica, máquinas pinta cordones, cortadora de cemento, generador de corriente y grupo electrógeno, rastrillos con rienda, palas anchas, palas de punta, barredores industriales, fajas lumbares, escaleras, guantes de seguridad, guantes descartables, espátulas industriales, machetes desmalezadores, protectores faciales transparentes con arnés, tanza, delantales largos de protección, bidones para combustible, kit de seguridad COVID-19; carretillas.
El Centro Operativo del CPC Chalet San Felipe ejecutará trabajos en los barrios de su jurisdicción y se encargará de la reparación de luminarias; limpieza de micro basurales; poda baja y alta; mantenimiento de espacios verdes secundarios y canteros centrales de arterias principales; reparación y pintura de cordones cuneta, ciclovías, rampas de discapacitados; control y retiro de cartelería irregular; albañilería general en espacios y edificios públicos; mantenimiento de calles de tierra y bacheo a pequeña escala.
Funcionará de lunes a viernes en el horario de 08:00 a 20:00 horas; y las consultas y reclamos se recibirán en la sede del CPC Chalet San Felipe de lunes a viernes de 08:00 a 14:00 horas
Los Centros Operativos estarán distribuidos en toda la ciudad y la inversión total en maquinarias, camiones y herramientas supera los $ 415 millones.