Bullrich retoma armado como ejemplo de renunciamiento

Luego de acordar con Horacio Rodríguez Larreta y declinar su candidatura a diputada en CABA, la exministra de Macri participó de la asunción de las autoridades del PRO local. Ayer, recibió a Santos; hoy, se entrevistará con Mario Negri, el radical que no abandona su pretensión como espera el macrismo.

Por Yanina Passero

El PRO de Córdoba tuvo su tardía asunción de autoridades partidarias en un Zoom, el lunes por la noche. Javier Pretto ya ocupa formalmente la presidencia, después de años de estar en los márgenes del espacio tras el triunfo interno del árbitro Héctor Baldassi y, a la fecha, por ser el único nombre que garantizaba la unidad amarilla que Patricia Bullrich se encargó de ponderar.

Cierto es que la cohesión expresada en la nómina de autoridades resolvió los problemas del verticalista partido de Mauricio Macri, pero no redunda en un mayor empoderamiento de sus miembros. Las listas de candidatos se decidirán en Buenos Aires. Hay cosas que no cambian.

Un ejemplo de esto fue la visita que el precandidato del PRO (en realidad, de los popes del partido), Gustavo Santos, hizo Bullrich un día después de la arenga a las flamantes responsables del espacio en Córdoba y a los más de 300 dirigentes que se conectaron. Ayer, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los exministros de Macri se tomaron la selfie protocolar, luego de analizar “departamento por departamento” las posibilidades electorales de Juntos por el Cambio y enumerar los dirigentes con los que se cuenta en cada punto de la plaza ganadora.

Los alfiles del “apóstol” deslizaron que recibió “apoyo total” de Bullrich y la palmadita de aliento para los días difíciles que vendrán en el marco de la negociación de las candidaturas con los aliados locales. “Fue una charla íntima, en la que también se hablaron de los entretelones de la declinación de la candidatura de Bullrich”, agregaron.

Esa decisión personal será la que Bullrich utilizará en su ahora rol de armadora política. Hoy recibirá al radical Mario Negri. Será escrutado por la primera línea del PRO nacional que quiere ver si el ex vicegobernador de Córdoba está incómodo o no con los renunciamientos de la “comandante”, pero también con el de Elisa Carrió de la CC ARI.

Todos dan por descontado que el radical va por la cabeza de Luis Juez y no la de Santos, quien ya dijo que no tiene problemas con liderar el tramo de diputados si eso favorece la unidad del espacio.

Como sea, las entrevistas continuarán. Santos se reunirá hoy con otro peso pesado, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en la sede del gobierno porteño, mientras que el flamante PRO Córdoba tiene la misión de dedicarse al armado territorial. Tal fue el encargo de Bullrich en su primera aparición partidaria luego de acordar con Larreta su paso al costado en la interna de la Ciudad.

“El Pro Córdoba comienza una nueva etapa cargada de desafíos. En el corto plazo abriremos una nueva sede partidaria, organizaremos la fiscalización para dos elecciones marcadas por la pandemia y convocaremos a la Asamblea para aprobar la confirmación de Juntos por el Cambio, donde el Pro intentará presentar importantes candidatos”, expresó a este medio, el vicepresidente del espacio, Oscar Agost Carreño.

En concreto, la nueva sede estará en un local de 700 metros ubicado entre Olmos y Maipú, reservado apenas se logró disponer de los fondos del partido, inhibidos por orden del juez federal Ricardo Bustos Fierro mientras atendía las impugnaciones a Pretto en su rol de presidente.

El lunes, se reunirán con los equipos del exministro de Transporte, Guillermo Dietrich, para conocer el nuevo sistema informático que apoyará la fiscalización en todo el país.

“En el mediano plazo nos enfocaremos en contener políticamente a la gente nueva que se está acercando a militar por los valores que representamos y en acompañar a los dirigentes de toda la provincia para tener candidatos fuertes para un 2023 que va a ser extremadamente movido en lo político”, prometió el número dos de Pretto.