Inflación de mayo 3,3%; 21,5% en lo que va del año

El ministro de Economía, Martín Guzmán, habló ante el "círculo rojo" de empresarios argentino y afirmó que "están dadas las condiciones para que la inflación se vaya reduciendo mes a mes", aunque no descartó la posibilidad de un "vaivén estacional", al tiempo que destacó que "la sostenibilidad fiscal es una condición necesaria para el desarrollo económico".

El ministro habló poco antes de que Indec comunicara que la inflación de  mayo fue de 3,3%, con lo que la interanual acumula 48,1% y en los primeros cinco meses del año, 21,5%. El capítulo de alimentos y bebidas, el que más pesa en el índice de Indec, aumentó 3,1%.

La preocupación oficial por el precio de los alimentos impulsó la semana pasada al Gobierno a lanzar una canasta de 70 productos esenciales congelados (Súper Cerca) y a cerrar las exportaciones de carne.

El Gobierno mantendrá pisadas las tarifas; lo ratificó el secretario de Energía, Darío Martínez, quien sostuvo que la suba en el precio del petróleo y otros factores presionan al alza de los combustibles, pero sostuvo que el Gobierno no planea autorizar nuevos aumentos para la nafta en el segundo semestre. A la vez, reiteró que no habrá aumentos de tarifas de luz y gas en lo que resta del año por el contexto de pandemia.

En declaraciones al diario Río Negro, el funcionario señaló que el barril Brent, que hoy cotiza en US$ 74,1 dólares, mete presión al precio en los surtidores, como también la situación de los biocombustibles y la carga impositiva, pero insistió en que no habrá nuevos aumentos para la nafta y el gasoil. “Nosotros creemos que en el segundo semestre del año no debería haber aumentos de combustibles. Y el precio actual debería ser así hasta fin de año”, remarcó Martínez.

Luego, indicó que habrá que esperar para la segmentación de tarifas de gas, y explicó: “Queremos hacer un uso inteligente de los subsidios, es un proceso complejo de armado de base de datos que nunca se hizo y, en un contexto de pandemia, es más difícil todavía”.

En Córdoba la inflación fue de 3,7%. La mayoría de los aumentos se dieron en los precios medios de carnes y derivados; alimentos y bebidas consumidos en restaurantes y bares; bebidas no alcohólicas; pan y cereales; y lácteos. Además del incremento en el precio de los combustibles, en el alquiler de la vivienda y en las tarifas de electricidad y agua. La variación acumulada, a diciembre del año pasado, asciende a 22,87%.