FDT busca desandar tensiones domésticas (y esperan línea)

Por Bettina Marengo

Los cuatro legisladores nacionales del Frente de Todos se reunirán hoy (virtualmente) con los presidentes de una decena de partidos políticos que integran el espacio, en un primer encuentro que fue adelantado el viernes por el diario Alfil. Los referentes partidarios consideran que la reunión dará inicio a la conformación de la alianza para las elecciones Paso, pero en los entornos de los jefes reales del Frente de Todos en Córdoba, el senador Carlos Caserio y la diputada Gabriela Estevez, manifiestan que todavía “falta tiempo” para esa instancia. “Es una reunión, nada más”, enfrían. El plazo de alianzas vence en un mes, a partir de hoy.

La cita está prevista para las 16 y los partidos querrán un comunicado conjunto a su finalización y, de máxima, la conformación de una mesa político-electoral con representantes de todos los sectores. Habrá que ver.

Aunque desde la Nación aseguran que se sigue conversando con el gobernador Juan Schiaretti y que el distrito Córdoba no está aún en el centro de la agenda (primero está cerrar provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas, donde el oficialismo pone en juego en Diputados 16 bancas propias y un par de aliadas), el FdT se encamina en la provincia a la lista propia, como dijo el jefe de Gabinete Santiago Cafiero en una entrevista reciente con un medio local.

Mientras Caserio-Estevez será la fórmula para el Senado, para encabezar en la cámara baja siguen sonando Martín Gill y Martín Fresneda. La decisión final dependerá de qué perfil se quiera dar a la propuesta; el primero arrastraría voto PJ vinculado a los territorios, y el segundo, el voto K más ideológico, progresista y peronista. Hay una mala noticia para los partidos tradicionales del mundo K, que van a pedir lugares “no tan abajo” en las listas. De hecho, ese va a ser uno de los planteos en la reunión de esta tarde, si es que hay marco para hablar de un tema que la conducción querrá patear para más adelante, cuando haya más definiciones nacionales. Los presidentes partidarios van a tener que pelear esos sitios en la lista con los intendentes cercanos al Frente de Todos, porque la idea es dotar de territorialidad a la nómina (y de caras nuevas, resaltan) para competir con el adversario táctico, Hacemos por Córdoba, que también irá en ese sentido.

En cualquier caso, todo indica que no habrá muchas definiciones hasta que Schiaretti mueva más fichas en su propio espacio: si presenta una lista de perfil anti Alberto o más amigable. La designación de Oscar González como jefe de campaña provincial es considerada una buena señal en el FDT, porque el presidente provisorio del PJ Córdoba está dentro del PJ nacional, y es visto como “amigo”.  Por lo demás, habrá que ver el impacto de la arenga de Patricia Bullrich a la tropa de Luis Juez, en un Zoom del viernes, y si su grito de guerra para ir por todo en Córdoba consolida o modifica estrategias schiarettistas. La titular del PRO dio a entender que la amistad amarilla con el PJ provincial finaliza cuando Schiaretti deje de ser gobernador, y llamó hacer una elección de “seis o siete diputados” (y dos senadores) en Córdoba, para quedar en la antesala de ganar la Gobernación en 2023. “Esta elección tiene que ser la que ponga a Córdoba en las puertas de la gobernación. Tenemos que dar ese salto y convencernos de que nosotros podemos y tenemos que ganar Córdoba. Que la provincia no está destinada a ser gobernada por el peronismo por más que sea más light que Kicilloff”, sostuvo. En esas aguas se comenzarán a dirimir hoy algunas tensiones domesticas del FDT.