Llamosas pone parches para acallar protestas

El Ejecutivo anunció una actualización del paquete de ayudas económicas para los sectores afectados por las restricciones sanitarias. Para evitar mayores inconvenientes, incluyó a los rubros que le rezongaron.

Por Gabriel Marclé

Juan Manuel Llamosas

No ha sido una semana fácil para la Municipalidad. Pese a la acelerada vacunación, la curva de contagios no presenta cambios positivos y, como si fuera poco, algunos sectores que resultaron perjudicados por las restricciones sanitarias se movilizaron para protestar en su contra. La situación llevó a que en las últimas horas se anunciaran nuevas medidas que se añadieron al paquete de ayudas económicas presentado la semana pasada.

El objetivo primordial de este “parche” era acallar los reclamos que se plantearon desde rubros como el de la peluquería y otras actividades que salieron a la calle para pedir reaperturas. Por las restricciones, desde el Municipio les respondían que se les hacía imposible pasar por encima de las medidas que rigen en todo el territorio, pero que buscarían alternativas para contenerlos. Fue así como, en la mañana de ayer, los funcionarios “top” del Ejecutivo dieron marcha a un nuevo esquema de acompañamiento financiero.

Tal como fue explicado la semana pasada, los beneficios incluyen la entrega de microcréditos reintegrables a tasa cero y la eximición de tributos municipales a los rubros afectados. La novedad presentada el día de ayer tuvo que ver con la incorporación de las peluquerías, salones de belleza, manicura, y centros de estética; los jardines maternales; y los hoteles y agencias de turismo como nuevos beneficiarios.

La conferencia en la que se presentaron las alternativas de ayuda tuvo entre los presentes al jefe Coordinador del Gabinete, Julian Oberti; al secretario de Economía, Pablo Antonetti; y al secretario de Desarrollo Económico, Comercial e Industrial, Germán Di Bella. Los funcionarios hicieron hincapié en las razones que motivaron la ampliación de los beneficios, dando a entender que los reclamos de cada rubro sonaron fuertes en los pasillos del Mójica.

“Esto se logra porque la Municipalidad mantiene un diálogo permanente con los sectores más afectados por la pandemia, lo que nos llevó a observar la necesidad de extender los beneficios anunciados”, aclaraba Oberti durante el curso de la presentación. Aunque el intendente Juan Manuel Llamosas no estuvo entre los presentes, su presencia se hizo sentir con la intensidad de una medida que lo tuvo como principal precursor. Los rubros que protestaron días atrás pedían por la acción del intendente, algo que finalmente llegó.

Con estas acciones no solo se buscaba acallar las protestas de la última semana, sino también despejar las teorías sobre los cuestionamientos internos al liderazgo del intendente. Dos de los rubros que se manifestaron en contra de las restricciones a su actividad fueron el de las peluquerías y el turismo, dos sectores representados por integrantes del llamosismo.

La concejal oficialista Marisa Fernández participó de la marcha de los coiffeaur de la ciudad que pedían volver al trabajo, algo que generó cierto ruido hacia dentro del PJ que debatió entre el rol de aliados y hostiles. Por otro lado, otro de los afectados -y ahora incorporados al paquete de ayudas económicas- fue el del turismo, un rubro que cuenta con representación municipal a través de la coordinadora Araceli Isla. Hacia ella también apuntaron los cañones del sector que pedía que “hagan algo”.

¿Hasta cuándo?

Llegaron más ayudas, pero las preguntas siguen siendo las mismas: ¿Hasta cuándo se seguirá en este esquema? Los comerciantes y productores afectados por las restricciones le reclaman al Ejecutivo respuestas sobre los plazos del parate.

Mientras tanto, desde la Municipalidad observan que los casos no bajan de la manera esperada, por lo que los funcionarios también se preguntan lo mismo que los comerciantes. Por ahora, la única certeza es que, si la situación epidemiológica no mejora, podrían llegar restricciones más fuertes. Aunque ni el intendente Llamosas ni sus funcionarios más confiables se animen a decirlo, las posibilidades de volver a una etapa de aislamiento son altas en la medida que la curva de casos se mantenga en los parámetros actuales.

Al respecto, German Di Bella lanzó un mensaje dirigido a los representantes de la economía y su rol en la contención de la segunda ola. “Las empresas y comercios cumplen con los protocolos, pero necesitan la colaboración de los ciudadanos respetando las medidas. Es también un tema de conciencia ciudadana”, dijo el empresario. Sus palabras llegaron justo después que parte del sector gremial del comercio, encabezado por José Luis Oberto, pusieran de manifiesto su preocupación por los riesgos de mantener funcionando al sistema económico.

“No es suficiente”

Pese a la ampliación de beneficiarios al paquete de medidas económicas, desde la oposición volvieron a cuestionar el alcance real del acompañamiento. “No es suficiente”, comentaron desde Juntos por Río Cuarto, donde ya se venían realizando diversas críticas vinculadas a los montos destinados para la ayuda de los rubros afectados.

“Nos sigue pareciendo que se deben tomar medidas más profundas para ponerse del lado de los comerciantes y trabajadores que no pueden abrir sus puertas por esta crisis sanitaria. Ya quedó demostrado que hay sectores que necesitan algo más que un crédito de 30 mil pesos para salir adelante y que están dispuestos a manifestarse en las calles para lograrlo”, analizaron desde la primera minoría sobre los acontecimientos de la complicada semana del Ejecutivo.