Flirteo de Ferrer (Sumar) con Larreta en CABA

El intendente de Río Tercero, socio político de Rodrigo de Loredo, analizó el escenario cordobés con el jefe de gobierno porteño

Por Alejandro Moreno

Marcos Ferrer, el intendente de Río Tercero, y el jefe de Gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta, compartieron un café en el que analizaron cuestiones urgentes de las agendas de gestión, pero también espiaron lo que sucede en la política de la provincia de Córdoba.

Ferrer y Rodríguez Larreta fueron acercados por el senador nacional Martín Lousteau, quien acompañó a la Liga Sumar en la aventura interna de marzo pasado, cuando los radicales que piden una renovación en la UCR enfrentaron (y perdieron ajustadamente) a la alianza entre Mario Negri y Ramón Mestre.

El riotercerense -quien luego almorzaría con Lousteau para dedicar más tiempo a la consolidación del grupo que el porteño capitanea a nivel nacional- calificó al encuentro con Rodríguez Larreta como “excelente”.

En las redes sociales contó que con el porteño “estamos trabajando en una serie de convenios de cooperación entre nuestras ciudades, con la posibilidad de extenderlo a otros municipios de la provincia de Córdoba”.

“Planificación urbana, sostenibilidad, movilidad alternativa, educación y programas de capacitación son algunos de los temas de la agenda”, enumeró.

“En momentos donde las gestiones locales cobran valor, son imprescindibles las redes para el intercambio de iniciativas y proyectos”, sostuvo.

Luego, Ferrer aseguró a Alfil que encontró a Rodríguez Larreta “muy interesado” en la evolución del escenario político de la provincia de Córdoba, donde Juntos por el Cambio (antes Cambiemos) recoge una enorme cosecha de votos, pero sin poder recuperar el poder provincial y hasta perdiendo la Municipalidad capitalina.

Según el riotercerense, Larreta hizo muchas preguntas sobre la alianza en Córdoba. Instó, en ese sentido, a construir un mejor Juntos por el Cambio, con reglas claras, más socios y con mejor interacción entre los partidos que conformen la coalición. Todo ello, en línea con lo acordado por los principales referentes aliancistas (sin Mauricio Macri) el martes por la noche.

Una cuestión que se analizó es el sentido de las elecciones del 2021. En Córdoba todos dan por seguro, incluso los peronistas en sus diferentes variantes, que la alianza opositora a nivel nacional obtendrá una cómoda victoria. Pero la gran discusión es si el triunfo tendrá o no proyección hacia el 2023. Ferrer explicó que Sumar pretende que de las próximas elecciones legislativas surja un proyecto de poder provincial, por lo cual empuja para que De Loredo sea cabeza de una de las dos listas (se votan senadores y diputados nacionales).
Ferrer consideró que Larreta pesará en el diseño de las boletas cordobesas. “Entiendo que va a tener incidencia, porque está empezando a ocupar el espacio de líder de la coalición, porque es jefe de gobierno de CABA y porque la gente lo está viendo así”, reflexionó.

Optimismo

Los aliancistas cordobeses especulan, con las encuestas en la mano, que ganarán las dos bancas de senadores nacionales y cinco, o seis, escaños en la Cámara de Diputados. El botín político es enorme, pero la participación de tantos socios complica el reparto.

La coalición Juntos por el Cambio está conformada por la Unión Cívica Radical, el PRO, la Coalición Cívica-ARI y el Frente Nuevo, y podrían sumarse más partidos según la estrategia trazada hace unas horas por la conducción nacional.

Además, dentro de la UCR, y en menor medida en el PRO, hay varias líneas internas que pretenden su pedazo del pastel.

En este cuadro de situación, los referentes nacionales del PRO juegan y seguirán jugando. Mauricio Macri ya lo hizo a voz en cuello, sosteniendo la candidatura a senador nacional de Gustavo Santos.