Rubros enojados acuden al Municipio (¿gremios en alerta?)

El malestar por las restricciones se hizo sentir fuera del Palacio de Mójica. Rubros como peluquerías, gimnasios y jardines maternales solicitan volver a la actividad. El Municipio les respondió que “sería imposible” en tanto rijan las medidas dispuestas por la Provincia. AGEC advierte por contagios de empleados de comercio.

Por Julieta Fernández

La semana hábil inició con reclamos de aquellos rubros que no podrán abrir sus puertas hasta el 18 de junio, según lo dispuesto por el gobierno provincial. Trabajadores del rubro de peluquería golpearon las puertas  del Palacio de Mójica, a la espera de una actitud disidente de las medidas del Panal. Desde el Ejecutivo respondieron que la situación sanitaria de la ciudad es acuciante y que la apertura “sería imposible”, al menos durante los próximos 10 días.

La asistencia que ofreció el Municipio no convencería al sector que se manifestó fuera del Palacio de Mójica. Las medidas económicas anunciadas por Llamosas consistirían en microcréditos de $30.000 a tasa cero y en algunos casos, subsidios no reintegrables. “No resulta suficiente”, aseguraba un trabajador del sector y aseguró que, en muchos casos, no logra cubrir el costo del alquiler de un local. Representantes de los gimnasios también mantuvieron contacto con autoridades municipales, quienes les aseguraron que no podrán retornar a la actividad antes del 21 de junio.

El Municipio ha mantenido contacto con los rubros que aseguran haber sido “discriminados” en las nuevas restricciones. “¿Si la situación sanitaria es tan mala, ¿por qué hay otros rubros que sí están funcionando?”, señalaban los trabajadores tras conocer la respuesta del Ejecutivo. Los funcionarios respondieron relativamente rápido a los pedidos de diálogo de estos sectores.

Los primeros habrían sido los jardines maternales privados, quienes pidieron volver a abrir sus puertas y alegaron que sus instalaciones serían “espacios seguros”. Este sector estaría atento a lo que indiquen las cifras diarias que brinda el Ministerio de Salud para recibir el visto bueno y retornar la semana próxima. De lo contrario, tendrían asegurado el regreso para el próximo 21 de junio.

“Una vez que se le abre la puerta a uno, hay que recibir a todos” comentaba un integrante del oficialismo, asegurando que el Ejecutivo estaría a disposición de los sectores afectados (aunque la respuesta no satisfaga del todo a los manifestantes). La reacción rápida podría traer “una de cal y otra de arena”.  Si bien podría desactivar futuras manifestaciones, también podría reavivar las broncas de aquellos que aseguraron que no tendrían otra opción más que trabajar en forma clandestina.  “No queremos créditos ni subsidios, queremos trabajar”, sostuvieron quienes se congregaron en Plaza Olmos.

¿Gremios en alerta?

El caso de un supermercado local (con seis trabajadores contagiados) derivó en ciertos cuestionamientos del gremio que nuclea a los empleados de comercio. “No es la primera vez que hay casos de covid y contactos estrechos aislados en el sector comercial”, manifestó José Luis Oberto, titular de AGEC a LV16. Según manifestaron desde la entidad gremial, hubo casos de covid-19 que afectaron a trabajadores del sector durante toda la pandemia y aseguraron que es difícil determinar si los contagios de los empleados se dan fuera o dentro de los establecimientos, por lo que instan a reforzar los cuidados.

Según pudo conocer Alfil, desde la conducción del gremio “no estarían muy de acuerdo” con algunas medidas sanitarias y el proceder del COE. Una de las razones sería que los empleados de comercio (sobre todo de los rubros esenciales) estarían más expuestos al contagio. El titular del gremio afirmó a FM Gospel que hay vecinos que manifiestan preocupación por locales que, a pesar de haber tenido trabajadores contagiados, siguen abiertos. De esta manera, el gremio se diferenciaría de ciertos criterios del Centro Empresario, Comercial y de Servicios (CECIS), quienes aseguran que hay comercios de la ciudad que están trabajando a pérdida y que trabajar con la modalidad de delivery acrecentaría la caída de ventas que registra el sector.

Es inevitable no recordar lo ocurrido tras el anuncio de las restricciones que disponía que los comercios no esenciales trabajen a puertas cerradas y con delivery, al igual que durante el confinamiento de nueve días. Minutos después, el Municipio rectificó dicho punto y aseguró que podrían abrir hasta las 19 hs.  “Hubiese sido una hecatombe”, opinan allegados al Ejecutivo,  aunque advierten que dentro del gabinete habría quienes incluso consideran que las medidas debieran haber sido más estrictas. A 15 meses del inicio de la pandemia, el costo político de tomar decisiones en el plano económico tendría bastante peso (aunque la Provincia siempre tiene la última palabra).

Sería contrafáctico pensar en “qué hubiese ocurrido” si las restricciones que rigen hoy fuesen más estrictas. Aunque el gobierno local apuesta al avance del plan de vacunación, hay nosocomios privados que rozan el 100% de ocupación de sus camas críticas. Por el momento, el Municipio recibiría a los sectores de la economía que se ven afectados y propondría asistencias económicas, aunque esto no satisfaga el pedido central de regresar a la actividad presencial. En el corto plazo, sería mejor responder rápido, aunque las respuestas no sean las esperadas. A la larga, las movilizaciones podrían acrecentarse y las broncas podrían ser más difíciles de calmar. “Mire la cachetada que le dieron al presidente Macron”, ejemplificó un allegado al gobierno municipal.