Córdoba: con suba de coparticipación y recaudación propia, sigue debajo de 2018

En mayo los giros automáticos de Nación estuvieron 10,9% arriba del mismo mes de 2020. En total los ingresos provinciales subieron en términos nominales 90,9% en abril. Las comparaciones son contra el período más duro de 2020.

La coparticipación en mayo para todas las provincias quedó 7,4% por arriba de la inflación real (60,1% fue el alza nominal). El punto de comparación coincide con el piso del año pasado, cuando se registró una baja real de 25,6% debido a la cuarentena dura que regía en el país. En el caso de Córdoba, la suba interanual fue de 10,9%.

El conjunto las provincias -según un trabajo del Iaraf- mostró un crecimiento real de la coparticipación de 10,8% en mayo, sin considerar en este grupo a la Ciudad de Buenos Aires (Caba), jurisdicción en la que la coparticipación cayó 54,9% real como consecuencia del cambio en su coeficiente primario que pasó de 3,5% a 1,4% desde enero pasado.

En el global, la menor tasa de crecimiento la registró Buenos Aires con 9,8%, mientras que en el otro extremo Santa Cruz tuvo un alza de los envíos automáticos del 12,3%. Córdoba quedó en el grupo de distritos de alza moderada.

En los primeros cinco meses del año, estos giros aumentaron 13,9% real respecto a igual periodo de 2020. Una vez más, Caba es la excepción con una baja de 53,1%.

En el caso de las recaudaciones provinciales -16 del total de jurisdicciones informa al día sus datos fiscales- entre enero y mayo el consolidado marcó una recuperación. Hay que recordar que las nuevas restricciones todavía no impactaron.

En el consolidado de las provincias, en abril la recaudación subió 40,5% en valores constantes, un número mejor que el de marzo (en valores absolutos, $2800 millones más) y también en comparación a un año atrás cuando las restricciones pegaron de lleno. Ese grupo de distritos excluye a Buenos Aires, que viene demorada en la presentación de datos fiscales.

Según un trabajo de la consultora Aerarium, dos provincias presentaron una desaceleración en su ritmo de crecimiento mensual (Catamarca 2,5 puntos porcentuales y San Juan, 26,7 puntos porcentuales), aunque ambas quedaron por arriba de la inflación. Las mayores mejoras se dieron en Entre Ríos (107 pp), La Rioja y San Luis (ambas 57 pp). Santa Cruz continúa mejorando su performance favorecida por la baja base de comparación, que mejora su flujo de ingresos tributarios y por regalías.

En Córdoba la mejora es más moderada -90,9% nominal interanual- también porque la caída del año pasado, aunque fuerte, no lo fue tanto como en otros distritos.

El rebote en Ingresos Brutos fue el driver fundamental de la recaudación al expandirse 35.5% en moneda constante). Esa dinámica se vio en las 16 jurisdicciones analizadas y, en todos los casos, se superó la inflación.

El otro gravamen vinculado al nivel de actividad (Impuesto de Sellos) volvió a presentar la mayor tasa de crecimiento mensual (+226%), alcanzando los $4.600 millones. Más allá de las modificaciones normativas, hay cierta recuperación en las operaciones de compraventa del mercado inmobiliario, que sufrió una caída vertical durante 2020. Paralelamente, el crecimiento mensual del gravamen indicaría también buenas métricas en los consumos con tarjetas de crédito y la compraventa de autos, consigna Aerarium.

Por su parte, los impuestos patrimoniales mantuvieron un buen dinamismo, aunque lejos del observado por los gravámenes vinculados al nivel de actividad: el Impuesto Inmobiliario se expandió un 69.5% (+78% en marzo), en tanto que el Impuesto Automotor lo hizo en un 123% (+85% en marzo), en ambos casos creciendo por arriba de la inflación del período.

En el acumulado anual, la recaudación provincial totaliza $193.500 millones, creciendo un 14.7% en términos reales respecto al ejercicio 2020, en línea con la dinámica de los recursos coparticipados (+16.3% real para el mismo período).

En términos nominales, se observa una expansión del 63% (+$74.800 millones), con una mejor performance de las cargas procíclicas respecto a los patrimoniales (+64% vs +53%), explicando el 83% del crecimiento acumulado. Todos los impuestos lograron ganarle a la inflación del período, con un máximo de 37.3% en el caso de las Sellos, en tanto que Ingresos Brutos lo hizo en un valor similar al dato agregado (+13.6%).

 

 

Exportadores cordobeses reclaman por impuestos, inflación y costo del financiamiento

Antes de las últimas medidas impulsadas por el Gobierno nacional sobre el comercio exterior, las expectativas de recuperación del sector eran positivas.

Un relevamiento de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba entre sus socios de la industria manufacturera señala que la presión impositiva, la inflación y el costo de financiamiento son las principales trabas para una mayor competitividad. Aún en el segundo semestre de 2020, el nivel del tipo de cambio no estaba entre los principales problemas.

El tipo de cambio competitivo que las empresas encuestadas consideran adecuado fue de $118,50 pesos, lo que implica una suba de 18,1% respecto al primer semestre del año pasado. Obviamente, tenía un “retraso cambiario” del 27,6% con el oficial. La variación porcentual de los últimos seis meses fue del 19,7 %.

El impacto perjudicial que produjo la pandemia en el nivel de la actividad económica, ya se reflejó en la consulta anterior, cuando las expectativas negativas superaron las positivas. Antes de las últimas medidas tomadas por el Gobierno Nacional que alcanzan al sector y de la segunda ola de Covid 19, 70% las empresas respondió que esperaban mejorar sus exportaciones, contra un 15% que consideraba tener un menor nivel para el año próximo.

Con respecto a las expectativas inflacionarias para los próximos 12 meses, la mayoría de los encuestados- un 55%- respondió que espera un nivel de inflación mayor al 45%. Por otro lado, los costos logísticos son los que tienen mayor impacto negativo sobre el valor del producto, superando por un amplio margen al resto de las instancias consultadas.

Por la pandemia, 59,5% de las empresas tuvieron problemas relacionados con la logística y el transporte; 45,2% registraron interrupciones en sus cadenas de suministros y 40,5% vieron afectados en su producción por diversos motivos.

La exención temporal de pagos de impuestos y reducción del gasto público fueron las opciones más elegidas que consideran que pueden mejorar la situación de las empresas en este momento.