Covid récord: Tras tensión con Nación, el Panal abroqueló intendentes

El gobierno llamó a los presidentes de los bloques de intendentes y a los jefes comunales de las principales ciudades. Guiños de consenso para abrir el paraguas frente a inminentes cierres.

Por Bettina Marengo

Mientras metaboliza el pico de tensión con el gobierno nacional, que prácticamente lo trató de “irresponsable” y lo acusó de ocuparse más de las encuestas que de la salud por sostener las clases presenciales con el 72% de las camas críticas ocupadas con pacientes Covid, el Panal abre el paraguas con los intendentes propios y opositores frente a lo que serían inminentes decisiones de restricciones.

Con la intención de dar señales de consenso, el ministro de Gobierno, Facundo Torres, reunió a los jefes de bloque de intendentes y a los intendentes o representantes de las principales ciudades de la provincia, incluida Capital, en una cita virtual informativa que dejó en los convocados la sensación de urgencia y gravedad ante el avance de los números del Covid en Córdoba. La misma que dejaron el ministro de Salud, Diego Cardozo, y la secretaría de Salud, Gabriela Barbas, cuando el lunes adelantaron el informe epidemiológico provincial para decir que, cuando el sistema esté en el 80% de camas críticas ocupadas, se tomarían nuevas medidas. Ayer se llegó al 76% con 5.132 nuevos contagios, más del doble que CABA y casi dos mil menos que Santa FE, que mantuvo más restricciones que Córdoba esta semana.

Además de los referentes de bloques, participaron el secretario de Gobierno de la ciudad de Córdoba, Miguel Siciliano, el intendente de Rio Cuarto, Juan Manuel Llamosas, y su par de Río Tercero, Marcos Ferrer.

“Hay más internaciones que altas médicas”, razonaron fuentes del gobierno, sosteniendo a rajatabla el principal criterio sanitario de la provincia para tomar medidas preventivas: la ocupación de camas críticas.

Uno de los intendentes presentes en la reunión resumió con la siguiente frase lo que discurrió en la conversación con Torres y su segundo, Federico Garcia: “Es altamente probable que vayamos hacia restricciones tipo fase 1 pero no se dijo cuándo. Lo más lógico es que luego del cierre del 5 y 6 de junio, en adhesión al DNU nacional, se mantenga el cierre”.

Desde la Provincia enfatizaron tres cosas. Primero, el tema del “consenso” para evaluar la situación, un valor que el gobierno de Juan Schiaretti busca imponer como marca de su gestión, sobre todo en relación a los caciques territoriales. En segundo lugar, la confirmación del anuncio de Cardozo de que Córdoba, en adhesión a las disposiciones nacionales, restringirá la circulación y la actividad el sábado 5 y el domingo 6 de junio. Y la tercera, la posibilidad de más medidas si se llega al fatídico 80% de las camas ocupadas, un porcentaje al que, según muchos sanitaristas y conocedores del sistema de salud provincial, ya se ha llegado.

Aunque no se informó la profundidad y las características de las posibles medidas restrictivas, lo que trascendió es que serían de tenor similar a las que rigieron entre el sábado 22 y el domingo 30 de mayo, que fueron prácticamente de carácter voluntario y, prácticamente no se notaron en la calle. Según lo que pudo saber este diario tampoco hubo definiciones sobre el futuro de las clases, que en Córdoba siguen siendo presenciales en los niveles inicial y primario y en el secundario de las localidades de menos de 30 mil habitantes. Sin embargo, todas las fuentes consideran poco probable que el nivel secundario regrese el lunes 7 a la presencialidad.

Con el gobernador Juan Schiaretti recién regresado a sus funciones y en silencio, el ministro de Educación de la Nacion, Nicolas Trotta, volvió a la criticar la decisión de la provincia en materia de presencialidad. En declaraciones al programa Otra Vuelta de Tuerca de Radio Universidad, Trotta sostuvo que “hay especulación electoral por parte del gobernador Schiaretti, que no quiere alejarse de la agenda que le impone Juntos por el Cambio”. También consideró que el gobierno debe actuar con responsabilidad y no con intención electoral, en una escalada de declaraciones duras que la Provincia respondió, evitando la polémica, a través del titular de Educación, Walter Grahovac.