Changui Cáceres coordinó un recreo para los radicales

Uno de los históricos fundadores de la Junta Coordinadora hizo el milagro de reunir a convergentes y sumandos

Por Alejandro Moreno

Luis “Changui” Cáceres, el dirigente histórico del radicalismo santafesino, uno de los fundadores de la Junta Coordinadora Nacional, logró lo que parecía imposible, aunque sea por un buen rato y por vía virtual: reunir a dirigentes radicales de distinto paladar.

Cáceres invitó para el domingo a última hora de la tarde a una reunión por videoconferencia a todos los máximos referentes de la UCR cordobesa, más otros muchos dirigentes de los viejos y los nuevos tiempos.

Así, hizo el milagro de que compartan al menos la pantalla y que suscribieran luego un documento, dirigentes enrolados en las alianzas Convergencia y Sumar, además de los que no jugaron o son independientes de los más recientes alineamientos internos.

Por ejemplo, estuvieron Mario Negri, Rodrigo de Loredo, Diego Mestre, Oscar Aguad, Dante Rossi, Sergio Piguillem, Carlos Briner, Martín Lucas, Javier Bee Sellares, Miguel Nicolás, Carlos Becerra, Antonio Hernández y Fernando Montoya, entre otros.

La invitación era para analizar la situación del radicalismo cordobés, así como Cáceres lo hace con dirigentes de la UCR de otras provincias.

Cada uno habló de lo que quiso. Hubo desde quienes revalorizaron lo logrado de la mano de la alianza con el PRO, como Aguad, hasta los que insisten en la necesidad de fortalecer la identidad progresista del partido, como los alfonsinistas Rossi y Piguillem. De Loredo señaló que la UCR debe liderar Juntos por el Cambio pero sin dudar de la conveniencia de mantener esa coalición. El constitucionalista Hernández, por su parte, alertó por el riesgo que corre la república si el kirchnerismo consigue un buen resultado en las próximas elecciones, sin que la oposición logre limitar su poder en el Congreso Nacional. Negri puso su foto en la pantalla y saludó.

Luego, se dio a conocer un documento final titulado “Una única UCR en Córdoba”.

El comunicado arrancó con críticas al gobierno nacional, afirmando que “transitamos tiempos extraordinarios de crisis económica y social, con una improvisación permanente de la actual gestión y una pandemia que lacera y hace estragos en el sistema sanitario nacional, agotando las reservas de nuestra salud pública”.

“El resultado inevitable –continuó- ha sido la profundización del desánimo, la desesperanza, la incertidumbre extrema y el descreimiento general, signado por la intolerancia recíproca en el juego democrático, la degradación de las instituciones republicanas, el abuso de decretos y el cercenamiento de derechos”.

Con todo ello, “se ha profundizado el agrietamiento, la fragmentación social y los umbrales estructurales de pobreza”.

Luego, en una declaración, los dirigentes de la UCR manifestaron: “Conscientes de la magnitud de la crisis y de nuestra responsabilidad frente a las necesidades de la ciudadanía cordobesa, nos hemos autoconvocado a un diálogo franco y directo entre correligionarios, en la perspectiva de revaluar nuestras estrategias de acción política provincial con vistas a las próximas elecciones generales, deponiendo las diferencias de pujas domésticas, promoviendo el esfuerzo común entre todos los referentes de espacios internos provinciales con la finalidad de que la UCR se convierta en eje convocante y aglutinador de una acción opositora que sea promotora de un nuevo contrato político en la Provincia”.

“Estamos convencidos que el radicalismo unido puede y debe dar respuesta a todos los cordobeses para restablecer las condiciones institucionales del diálogo político, imprescindible para la reparación provincial, constituyendo una alternativa válida para todos”, concluyeron.

Pasó la videoconferencia y todos volvieron a sus tareas. El próximo sábado debe realizarse la primera reunión de los congresales surgidos de las elecciones del 14 de marzo pasado. En ese plenario, votarán las autoridades del Congreso 2021-23, y hay todavía indefinición sobre quién será el presidente.

Por Convergencia hay dos candidatos: el mestrista Facundo Cortés Olmedo y el alfonsinista Sergio Piguillem, mientras que por Sumar el acuerdo es que el postulante sea un dirigente de la Línea Córdoba (la primera opción es Javier Fabre), aunque se exploran alternativas.

También se discute quién organizará el Congreso. El Comité Central contrató los servicios de una plataforma virtual para manejar el plenario, pero De Loredo insiste con que la Carta Orgánica lo obliga, como presidente saliente, a llevar adelante ese proceso.

Aunque debe decirse, también, que mientras hay tironeos, también hay negociaciones por la unidad.