Sin colectivos: otra vez la inequidad en subsidios

Amba recibe por mes $15.000 millones y el interior del país, $1500 millones. En Córdoba, según el índice pasajero/kilómetro, que es el que establece el precio del boleto, el viaje tendría que costar $174, según fuentes municipales de los empresarios. Pero esto sería con el actual esquema de subsidios.

Por Gabriela Origlia

El paro por 48 horas dispuesto por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que afecta a Córdoba y a todo el interior del país en reclamo de un aumento salarial de 37% con un bono de $80.000 como el que lograron los choferes del Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), pone nuevamente en el centro de la escena la inequidad en el reparto de los subsidios nacionales.

Por presupuesto, la Nación transferirá a las provincias $20.000 millones para sostener el transporte urbano (21% más que en 2020 pero muy por debajo de la inflación proyectada). El Amba arrancó con $80.000 millones asignados, cuatro veces más que el interior, donde –según los empresarios- el boleto promedio debería el doble. Cuando se aprobó el presupuesto para el interior, desde las empresas alertaron que, aun con el refuerzo de provincias y municipios, se estaba lejos de cubrir las necesidades; ahora ratifican la escasez.

Desde la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatpa) insisten en que “los números no cierran por ningún lado”. En ningún lugar del país el uso de colectivos supera el 45% respecto a 2019 (sin tener en cuenta este regreso a la fase 1) y la prestación de las empresas está entre 75% y 80% en relación años normales. “Los costos no se redujeron en la misma proporción que los servicios”, dicen los empresarios. En la ecuación de costos de las empresas, los salarios pasaron de tener un peso promedio de 55% en los costos totales a 80% (hay menos personal por los DNU y los aislamientos pero cobra) y el combustible pasó de 20% a 15%. Desde hace meses los empresarios ratifican que las tarifas están desfasadas y que el boleto debería costar, como mínimo, el doble.

Desde Transporte indican que vienen cumpliendo lo presupuestado y que al reclamo de la UTA deben darle respuestas las provincias. El abogado de la Fetap, Alejandro Ugalde, señala que por mes hay $15000 millones para el Amba y $1500 millones para el interior. “Venimos de un año totalmente atípico, donde la recaudación ha caído muchísimo, donde hay cada vez más desigualdad en la distribución de salarios, donde las empresas no están renovando unidades y donde también se ha caído la cantidad de pasajeros”, señala.

En Córdoba, según el índice pasajero/kilómetro, que es el que establece el precio del boleto, el viaje tendría que costar $174, según fuentes municipales de los empresarios. Pero esto sería con el actual esquema de subsidios.

“Habiendo transcurrido todo el período de Conciliación Laboral Obligatoria ordenado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, y después de cuatro meses de reuniones sin ninguna respuesta por parte de las empresas al pedido de incremento salarial para los trabajadores del transporte de pasajeros de corta y media distancia del interior del país, se ha resuelto un cese total de actividades para el interior del país por 48 horas, sin concurrencia a los lugares de trabajo, a partir de las 0 horas del 27 de mayo del corriente”, anunciaron desde la UTA, a través de un comunicado de prensa firmado por Roberto Fernández.

Los choferes resaltaron también la falta de avances en las negociaciones salariales. “Se ha intervenido con una constante voluntad de diálogo, con fortaleza y convicción en el pedido de aumento salarial, pero sin olvidar el compromiso con la actividad y el funcionamiento del servicio público que operamos, entendiendo la importancia que tiene el mismo para la sociedad”, destacaron y agregaron: “Sin embargo, hemos sido ignorados”.

Desde el sindicato pretenden, para los choferes del interior, el mismo tratamiento que “se les ha dado” a los trabajadores del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Es decir, intentan que los conductores de las provincias alcancen igual acuerdo que aquel firmado en la provincia y la ciudad de Buenos Aires, donde no habrá cese de actividades. “Exigiremos el mismo compromiso por parte de las empresas, como de las autoridades nacionales y provinciales, ya que son ellas las responsables por el transporte de pasajeros en el interior del país”, agregan.