Los dedos de los popes del PRO apuntan a Santos

Mientras la batalla amarilla se libra en Buenos Aires, en Córdoba no hay fisuras. Para los próximos turnos electorales, el exministro de Turismo de la Nación goza del aval de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich.

Por Yanina Passero

Cada día, los medios porteños ofrecen un capítulo más de la batalla por el liderazgo del PRO nacional que protagonizan el expresidente Mauricio Macri; el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Al pelotón se sumó quien fuera responsable de la cartera de Seguridad durante la gestión de Cambiemos, Patricia Bullrich, animada por su imbatible posición en los sondeos de opinión recientes.

Las elecciones legislativas nacionales canalizan, por ahora, esas tensiones. Llamados, cenas esporádicas y declaraciones mediáticas llenan el vacío por la falta de definiciones, al menos hasta que el calendario electoral no apriete. Mientras, algunos de los los socios meten la cuchara, como por ejemplo la cofundadora de la alianza, Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI) y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales (UCR), coincidieron en que no volverían a apoyar a Macri en un segundo tiempo nacional.

Córdoba sigue siendo ese paraíso para la escudería amarilla. Lo fue en 2019, cuando el aluvión de votos mediterráneos ayudó a la fórmula Macri-Miguel Ángel Pichetto, que una derrota digna en octubre frente al candidato de Cristina Fernández. Lo es ahora porque el tridente PRO encuentra en este distrito el descanso para sus internas.

Este medio contactó a varias fuentes del PRO porteño para saber si el exministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, contaba con el beneplácito de los tres presidenciables. Se supone que deben estar más que interesados en las tareas de armado en una provincia afín a las odas del cambio y donde Vidal y Larreta, un poco más atrás Macri, encuentran excelentes índices de aprobación popular.

La respuesta fue afirmativa: Santos es el candidato para este turno electoral y la apuesta para la gobernación provincial del espacio en 2023. No habrá padrinazgos paralelos o “blue”.

A diferencia de lo que nos pasa en otras provincias, en Córdoba hay 100% de coincidencia en la dirigencia nacional de apoyarlo a Gustavo (Santos). No hay matices”, resaltan desde un estratégico despacho amarillo de CABA. Santos no sólo es apuntado por el dedo de Macri, también lo es por el de Larreta y Vidal.

Aquí hay que destacar cierta coherencia. La conducción del PRO, al menos en Córdoba, siempre ha coincidido en brindar su apoyo al dirigente elegido. Ocurrió con Héctor Baldassi primero, pero también con el radical Mario Negri.

No hay que olvidar que hace dos años, Negri contó con el respaldo explícito de Vidal y Larreta para la compulsa provincial, pese a que Macri había decidido mantenerse al margen para expresar su descontento por la ruptura de Cambiemos que se expresó en la candidatura del diputado y la del entonces intendente Ramón Mestre. Llegó tarde, al filo de la veda electoral, pero llegó.

“Creo en los valores de este equipo, porque creo en lo que hacen, porque sé qué clase de personas son y porque sé lo que quieren para esta provincia, que es lo que yo quiero para la mía y para la Argentina. Le pido a los cordobeses que confíen en este equipo”, había dicho Vidal en el que fue el broche de oro de la campaña provincial del jefe del interbloque Cambiemos en mayo de 2019.

Larreta seguirá recibiendo en su despacho a la dirigencia cambiemita porque su discurso es el de la unidad, como el de todos, al fin y al cabo. Tampoco se la verá a Vidal tensionar con los cordobeses.

Ahora conviene preguntarse hasta qué punto están dispuestos a involucrarse por Santos en la campaña o si en la distribución del trabajo Macri cargará con toda la responsabilidad. Las batallas porteñas parecen exigir la concentración de la energía.

De los socios, sólo Carrió ratificó su respaldo por Negri, segundos después de que Macri elogiara la gestión del gobernador Juan Schiaretti y explicara su preferencia por Santos al resaltar la capacidad de gestión, al perecer, requisito central para pensar en el 2023.