La segunda ola fuerza tregua entre Llamosas y JxRC

Los primeros días de la renovada Fase 1 encontró a oficialistas y opositores en la misma esquina del ring. Desde ambos sectores destacan la necesaria madurez política en “el peor momento de la crisis”. Dudas sobre el paréntesis en un año electoral.

Por Gabriel Marclé

Gonzalo Parodi, Pablo Carrizo , Juan Manuel Llamosas y Guillermo Natali.

La foto del fin de semana fue la esperada: El Gobierno municipal convocó a las fuerzas de la oposición para que unan fuerzas en lo que denominan “el peor momento de la crisis sanitaria”. La Fase 1 propuesta por el presidente Alberto Fernández, acatada en todo el territorio nacional, no dejó lugar a la especulación y generó que los rivales dejaran de lado sus diferencias. Entre intervenciones compartidas y las flores que se tiraban mutuamente, el clima político de un año electoral parece haber ingresado en un obligado impasse.

Fue primero el intendente Juan Manuel Llamosas quien ubicó personalmente a cada uno de los dirigentes de la oposición para expresarles la necesidad de colaborar en lo que consideran “una etapa clave” para frenar el avance de la segunda ola. Luego, los representantes de Juntos por Río Cuarto (liderado por el edil Gonzalo Parodi) y el frente Política Abierta (con Pablo Carrizo a la cabeza) ratificaron una postura de máxima colaboración con el Ejecutivo.

Las banderas blancas se agitaban sin cesar desde la semana pasada. Fue cuando el oficialismo abrió las puertas del Palacio de Mójica para que los representantes de JxRC acompañaran el lanzamiento de una propuesta que ellos habían presentado meses atrás, el “Portal Covid”. Ese mismo día, el secretario de Salud, Marcelo Ferrario, participó de la presentación de otras propuestas vinculadas al presente epidemiológico.

Pero la confirmación del pacto entre ambos sectores se vio el fin de semana, cuando vistieron las mismas casacas para converger en un equipo de acción Covid. Funcionarios municipales y concejales de los tres bloques políticos del Legislativo, se calzaron pecheras naranjas y participaron de las Brigadas de Acción Preventiva que bregaron por el cumplimiento de las restricciones vigentes desde el sábado pasado.

La oposición se puso a disposición para trabajar en el 0800 -línea de contacto entre el equipo de salud y la población-, los Operativos Identificar y en la entrega de alimentos a los sectores vulnerables. “Es momento de sumar gente a los equipos para llegar a toda la ciudad y lograr que se cumplan todas las medidas para frenar la segunda ola”, decían desde la Municipalidad.

Pero también hubo demandas, ya que los representantes de JxRC le plantearon al oficialismo que el 31 de mayo, cuando finalicen las restricciones del DNU presidencial, el Concejo Deliberante tiene que estar abierto. “Mientras haya un trabajador en la calle, los legisladores tenemos que estar trabajando”, le expresaron al presidente del Concejo, Darío Fuentes, desde la primera minoría.

En contra

Más allá de la tendencia colaborativa de los dirigentes, algunos de sus portavoces dejaron bien en claro que la medida de aislamiento obligatorio a la que adhirieron (aunque indirectamente) no era bien vista por la mayoría de sus representados. “Es un gesto necesario el que tenemos que mostrar, pero no podemos olvidarnos del daño que genera este cierre en la economía de los vecinos y productores de la región”, lanzó un dirigente opositor por fuera de los micrófonos.

Son estas diferencias las que afloran aun en un clima de cercanía y madurez política, cuando el electorado todavía es el que tiene la ultima palabra. Ocurrió de la misma manera en 2020, justamente en vísperas del 25 de mayo cuando se comenzaba a gestar el movimiento anti-cuarentena. De hecho, fue Gabriel Abrile -por entonces candidato a intendente de JxRC- quien avaló con su presencia las consignas que surgieron de aquel encuentro.

En la tarde de ayer, la movilización del 25M que tuvo repercusión en distintas ciudades del país tuvo también su capítulo en Río Cuarto. Allí se encontraban comerciantes, productores y otros participantes de la actividad económica que recibe los golpes del cierre; sector que representa en gran parte al electorado de JxRC. Se comentó que, camuflados entre el público, se encontraban actores cercanos a la actividad política del PRO local, quienes se habrían sublevado del tratado de paz entre la alianza política que integran y Llamosas.

Un año después, parece que esas cuestiones siguen calando hondo en las perspectivas políticas de un espacio que, pese a sostener su trabajo en a la agenda local, no pierde de vista los grandes objetivos del año electoral. Esto lleva a preguntarse: ¿Cuánto durará el paréntesis propuesto por Llamosas y suscripto por la oposición? No debe pasarse por alto que, pese a la pandemia, el 2021 sigue siendo un año de alto impacto y mucha rosca.

Siguiendo las percepciones de algunos analistas cercanos a la oposición, la tregua con el Ejecutivo permanece en vilo por las circunstancias que puedan darse en los próximos días. “Yo creo que nueve días de paz no le hacen daño a nadie. El tema es si esto sigue por un tiempo más. Ahí nos vamos a tener que preguntar si representamos a los buenos modales o a los que nos votaron para llegar a donde estamos”, sugirió un referente.