Restricciones sanitarias: El Panal ve en la ley “inconstitucionalidad manifiesta”

El bloque schiarettista afirmó que primero estudiará el proyecto, pero adelantó que no coincide con el espíritu del mismo. Pese a las diferencias con la Nación, los diputados no dan el sí a una reunión virtual con empresarios críticos a la reforma del Ministerio Público que impulsa la Casa Rosada.

Por Bettina Marengo

Aunque se van a tomar unos días para analizar sus alcances, los diputados nacionales que responden al gobernador Juan Schiaretti adelantaron objeciones y críticas al proyecto presidencial de restricciones sanitarias que ingresó el lunes al Senado.

La iniciativa del Ejecutivo Nacional recibiría dictamen hoy en la cámara alta, según indicó el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, y la idea es que vaya al recinto la semana próxima. Concretamente, se busca establecer “medidas sanitarias generales de prevención que se aplicarán en todo el país, y disposiciones sanitarias locales y focalizadas de contención y disminución de contagios por Covid-19”. La ley distribuye el poder de resolución entre el Ejecutivo nacional, los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, según distintos escenarios pandémicos de bajo, medio y alto riesgo, o alarma epidemiológica fijados por las autoridades sanitarias. La canciller y jefa de Estado alemana, Angela Merkel, impulsó una normativa similar, un dato que suele mencionar en la Casa Rosada.

Juntos por el Cambio ya adelantó el rechazo y nuevamente Córdoba Federal quedaría en el ojo de la tormenta con sus cuatro votos como fuerza clave para que el oficialismo logre la sanción antes del 21 de mayo, cuando cae el DNU que empezó a regir a principios de mes.

En el bloque Córdoba Federal aseguraron que es el “espíritu” de la iniciativa lo que está en tela de juicio, más allá del articulado particular. “Tiene una inconstitucionalidad manifiesta”, afirmó al diario Alfil una alta fuente del sector, aunque aclaró que el texto de la iniciativa “está en estudio” con constitucionalistas. La última palabra la va a tener, como siempre, el gobernador, según la particular relación de mutuas necesidades con la Nación.

Lo que dejan trascender desde el schiarettismo es que la llamada “ley de emergencia Covid” trata sobre cuestiones “ya contempladas en las autonomías provinciales y en las constituciones provinciales”. “No se entiende por qué se necesitaría esta ley, salvo que sea para salir al cruce de lo que dijo la Corte Suprema de Justicia”, deslizan en el entorno del Panal, en relación al fallo del máximo tribunal que respaldó al gobierno de la ciudad de Buenos Aires en el amparo contra la suspensión de las clases presenciales en AMBA. Ni el gobernador ni sus colaboradores más estrechos dijeron una palabra en público sobre el dictamen judicial a favor de Horacio Rodríguez Larreta, pero lo destacaron en privado. Las clases presenciales son un baluarte para el gobierno de Córdoba en la segunda ola del Covid 19, y los funcionarios provinciales aseguran que será lo último que se suspenderá llegado el caso de una alerta sanitaria.

Luego de varias posiciones enfrentadas con la Nación en leyes impulsadas desde el Ejecutivo, los schiarettistas pospusieron la toma de posición oficial y pública sobre la “ley Merkel” para cuando “finalice el estudio” del proyecto.

Mientras, para no sumar una tensión con el gobierno de Alberto Fernández, evitarán un encuentro y una foto que el sector empresario provincial les pidió hace unos días: un Zoom con los empresarios miembros del Grupo de la Producción (el G6 más la Mesa de Enlace) y el Foro de Convergencia Empresaria, que refleje la posición de rechazo del gobernador provincial a la reforma del Ministerio Público Fiscal que impulsa el Frente de Todos.

El bloque del PJ cordobés ha dicho que no acompañará el proyecto que ya tiene media sanción en el Senado y que el flamante ministro de Justicia, Martín Soria, busca reactivar en Diputados, pero le esquivará por ahora al encuentro virtual con empresarios tan aliados del Panal como críticos de Alberto y Cristina Fernández. “Que se saquen fotos con aquellos a los que necesitan convencer, nosotros ya hemos dicho que no vamos a votar esa ley”, sostuvo un vocero. Para el Frente de Todos, si bien las señales de Schiaretti son claras respecto a su desacuerdo político con el oficialismo nacional en muchos puntos, la lectura que se hace con mirada nacional es que las diferencias terminan en alguna negociación a altas esferas políticas.

El lunes, la Mesa de la Producción se reunió virtualmente con los diputados de Juntos por el Cambio, de los que no podría decirse que no están convencidos de votar en contra. La asistencia fue casi perfecta y las coincidencias también.