De la Sota, activista anti patente mientras espera definiciones

La legisladora abrazó la causa de la suspensión de las patentes para la vacuna del Covid en una militancia sin declaraciones de política provincial o nacional. Rechazó invitación de Vigo a acto de Lideresas (tenía un viaje) y se mostró en un medio nacional que es propiedad de un amigo de Sergio Massa.

Por Bettina Marengo

Que Natalia de la Sota va a tener un alto protagonismo en la lista de diputados de Hacemos por Córdoba, posiblemente como primera candidata, es algo de lo que nadie duda en el PJ provincial. Aunque hace tiempo que la legisladora eligió que su nombre esté ligado al oficialismo provincial y a la figura del gobernador Juan Schiaretti antes que al presidente Alberto Fernández y el Frente de Todos, en la Casa Rosada hay dirigentes que la siguen viendo como una eventual candidata de la unidad, o de la no confrontación, porque creen que su apellido contiene al albertismo y al masssimo tanto como al schiarettismo.

En medio del silencio lleno de gestos del oficialismo provincial, trascendió que la ministra provincial de la Mujer, Claudia Martínez, invitó a la legisladora provincial a una actividad del programa Lideresas que creó y preside la diputada Alejandra Vigo, la apuesta de Schiaretti para el Senado. El acto fue importante. Se realizó el viernes pasado el Centro Cívico y en él se presentó el concurso provincial de ideas Por Más Lideresas: Desafío de innovación para fortalecer el liderazgo de mujeres. Encabezado por Vigo, estuvieron todas las ministras, funcionarias, legisladores y concejalas del oficialismo, más dirigentes de distintos espacios. Natalia de la Sota no participa de Lideresas, a diferencia de muchas de las que estuvieron presentes en la actividad. Se excusó de asistir porque tenía un viaje a Buenos Aires a visitar a su hermana, según dijo.

A nadie se le escapa que Martínez actuó por impulso de Vigo para el convite. Entre la primera dama y la legisladora no hay vínculo militante ni la joven reconoce como referente a la diputada, pese a que ambas pertenecen al peronismo de la Capital. De la Sota tiene como interlocutor al gobernador, quien la semana pasada la invitó al acto de entrega de escrituras sociales en uno de los barrios ciudades         que creó el extinto De la Sota (formato que el viguismo-schiarettismo rechaza como concepto de hábitat para pobres).

Hábil gambeteadora de declaraciones, la hija del fallecido exgobernador De la Sota se subió al reclamo por la liberación de patentes de las vacunas del Covid 19, una posición que parecía hippie hasta que en los últimos días la tomaron y la instalaron a nivel internacional el presidente norteamericano Joe Binden, el papa Francisco, líderes de la Unión Europea y el presidente ruso Putin.

La legisladora, que no está vinculada a temáticas de salud pública, ni integra la comisión de Salud de la Unicameral, eligió ese tema para manifestarse y hacer prensa en Córdoba y en Buenos Aires. Hizo un video para redes con esa problemática, pero mantiene la veda en definiciones electorales o políticas. El viernes salió (vía remota) en un programa de Canal América, empresa de medios que es propiedad de Daniel Vila, amigo personal de Sergio Massa, el último aliado político nacional que tuvo su padre, el exgobernador De la Sota.  Sobre el presidente de la Cámara de Diputados, fuentes del Frente de Todos asumen que trabaja para la unidad del PJ Córdoba (o alguna fórmula que deje conformes y/o le sirva electoralmente a todos los peronismos) desde las esferas nacionales, y que Natalia es una interlocutora, algo que en el entorno de la dirigente desmienten. Sin embargo, las voces insisten: no solo Wado de Pedro se ocupa de Córdoba desde la coalición gobernante a nivel nacional.

Dos datos que tal vez no son tan de color. Los otros dos accionistas del medio donde la legisladora hizo su primera aparición nacional son Claudio Belocopitt, dueño de la compañía de medicina prepaga Swiss Medical Group, conceptualmente en la vereda del frente de la liberación de patentes, y José Luis Manzano, que compartió con De la Sota la renovación peronista de la década del 80.

En cualquier caso, la cordobesa no puntualizó sobre el escenario de la vacunación a nivel nacional, no hizo mención al presidente Alberto Fernández ni a su estrategia en la segunda ola del Covid 19, no habló de Cordoba frente a la pandemia, y evitó todo contexto local/nacional en su intervención sobre las vacunas sin patente, un tema que puso en plano de las desigualdades mundiales.