Carrió reclama protagonismo en plaza ganadora: Córdoba

La cofundadora de Juntos por el Cambio olfatea que la coalición a nivel local tiene muchos dirigentes que miden bien, pero hay ausencia de liderazgo concreto. Promueve lista propia con Gregorio Hernández Maqueda a la cabeza. Lilitos porteños desembarcaron en la ciudad para respaldarlo.

Por Yanina Passero

Con mínimas variaciones, las encuestas de opinión señalan a la coalición Juntos por el Cambio como la gran ganadora de los comicios legislativos nacionales. La multitud de candidatos bien posicionados presentan el problema de la abundancia y explica las internas circulares entre los socios que quieren más de lo que ponen en juego. Este es el caso de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que bendijo al responsable local de su partido, Gregorio Hernández Maqueda, para armar una lista propia.

El joven dirigente es orgánico y no se mueve sin la venia de su mentora. Cuando la consiguió, hizo el gran anuncio: “La Coalición Cívica esta lista para liderar una nueva generación de dirigentes políticos, que transformen a la Argentina en un país donde se pueda vivir con libertad”.

Como no podía ser de otra forma se identificó con su jefa a nivel nacional. “Quiero ser diputado porque hace 15 años la veo a Carrió defender un país desde la banca de la Cámara Baja, yo no quiero ser diputado para saltar a otro cargo, sino que realmente mi vocación está en el ámbito legislativo”. Un lilito, pura cepa.

Carrió olfatea que en Córdoba son muchos los referentes que miden bien, pero nota una ausencia de liderazgo concreto. De hecho, la entente cordobesa funciona desarticulada desde su formación. La historia de Juntos por el Cambio demuestra este postulado, siendo el caso más reciente (y costoso) la derrota de mayo de 2019 que facilitó el triunfo inobjetable del gobernador Juan Schiaretti. Como si esto fuera poco, no han logrado funcionar unidos siquiera en los ámbitos legislativos de la ciudad y la provincia.

¿Qué arriesga Carrió con sostener a Hernández Maqueda? Nada. La Coalición Cívica no pone en juego bancas como el PRO, la UCR y el Frente Cívico. La vidriera electoral se hace necesaria para que su partido gane musculatura de cara a los comicios de 2023.

Ahora bien, los lilitos avanzan con su armado local pero sin tensionar con los confundadores. Conviene remarcar que Hernández Maqueda fue el primer jefe partidario en acercarse al hombre elegido por el expresidente Mauricio Macri para liderar el tramo de senadores. El exministro de Turismo, Gustavo Santos, hace mérito pero no logra ganarse la confianza de macristas y radicales. Sólo logró un pacto de agresión con el diputado Luis Juez, también apuntado para reemplazar al juecista Ernesto Martínez en la Cámara alta.

Para que las pretensiones de Hernández Maqueda sean tomadas en serio por parte de los aliados, Carrió envió a Córdoba a dos de sus alfiles. En las semanas previas al cierre de listas para las elecciones PASO, llegó a la ciudad el titular oficial del partido fundado por la chaqueña, Maximiliano Ferraro, y el presidente del bloque de Coalición Cívica ARI en la Cámara de Diputados, Juan Manuel López. La gira inició el domingo y terminará hoy.

La agenda de los parlamentarios fue compartida con Hernández Maqueda, la diputada nacional Leonor Martínez Villada y la legisladora provincial Cecilia Irazuzta. Mantuvieron reuniones con Mario Negri y Laura Sesma, una amiga de Carrió que actualmente está armado el partido de Graciela Ocaña. Hoy están programados contactos con Santos, Soher el Sukaria, Juez y Rodrigo de Loredo.

Las reuniones políticas se combinarán con visitas al sector productivo. En la jornada de hoy visitarán la fábrica de la empresa de galletas Oblita, ubicada en la localidad de Montecristo, y la empresa de software tecnológico Winclap, fundada por dos jóvenes emprendedores cordobeses. El cierre será en La Calera, con un encuentro con representantes de la nueva generación de dirigentes que tienen los cuatro partidos que integran Juntos por el Cambio en Córdoba.