Guiño de AF a legisladores para pensar en lista propia

Aunque el presidente aún no cierra la puerta a un posible acuerdo electoral con el schiarettismo, considera que el FDT ya ofreció todos los gestos necesarios para la unidad. Abrazo político a los suyos en Córdoba y llamado a fortalecer el espacio local. Ayer, primera reunión con los cuatro parlamentarios juntos.

Por Yanina Soria

La foto de Alberto Fernández junto a los cuatro diputados cordobeses del Frente de Todos en Olivos ayer, transmitió mucho más que el texto de prensa que acompañó la imagen y luego difundieron las partes.

En tiempos de desencuentro entre el peronismo del gobierno de Córdoba y el Nacional, el abrazo político del presidente a sus dirigentes locales (por primera vez los recibió a todos juntos) supone una ratificación a la decisión de avanzar con la construcción en la provincia mediterránea y es un paso más hacia el -casi seguro- desenlace de una lista propia.

Aunque en esa mesa de la que participaron el senador Carlos Caserio (articulador del encuentro), la diputada Gabriela Estévez y sus pares Eduardo Fernández y Pablo Carro, el mandatario nacional no cerró definitivamente la puerta a un posible acuerdo electoral con Hacemos por Córdoba como algunos pretendían, sí dejó en claro que el frente no espera más al gobernador Juan Schiaretti.

Aunque poco se quiso dar a conocer sobre el grueso de la conversación política, este medio pudo saber que Alberto consideró que el peronismo nacional ya dio sobradas muestras de la voluntad y predisposición de sumar al PJ Córdoba a través de gestos que no fueron correspondidos, por lo que -en todo caso- la pelota ahora pica del lado del schiarettismo que deberá blanquear si quiere o no la unidad. Esa es la lectura que hacen desde Olivos, aunque no es la que tienen todos los parlamentarios.

Se sabe que el senador Caserio, ex presidente del partido justicialista en Córdoba y candidato a retener su banca, sostiene -desde hace tiempo- que el Frente de Todos debe trabajar con una brújula propia para engordar su base en Córdoba independientemente de los movimientos del schiarettismo. De hecho, entiende que el espacio del presidente tiene condiciones para convertirse en una oferta electoral competitiva y real para disputar poder en el ´23 en la provincia.

La realidad es que, en la práctica, el gobernador cordobés ya dio señales concretas de la decisión que tomó: jugar las legislativas lejos del kirchnerismo. Y aunque no lo avisó, ya tiene precalentando a sus candidatos.

Y los parlamentarios lo saben, las probabilidades de unidad hoy son prácticamente nulas. Por eso, tal como anticipó Alfil en su edición del lunes, le fueron a pedir un mayor empoderamiento al bloque de los cuatro y un trabajo más articulado con los ministros que desembarquen en Córdoba para que la agenda que lleven sea capitalizada por la dirigencia local y no por la Provincia.

El gobierno nacional está cumpliendo con el envío de los fondos comprometidos para Córdoba y con la concreción de las obras pendientes, de modo que el desafío de los delegados es cerrar el capítulo de desencuentros que, en otros tiempos, caracterizó la relación de la Provincia con la Nación, y arrancar un nuevo vínculo con los cordobeses. Ese es el mensaje que buscarán bajar para la campaña.

“Hoy tenemos un gobierno nacional que brinda todos los recursos que la Provincia necesita, con inversiones en obras públicas sin precedente. Además, acerca beneficios a cada familia cordobesa para sostener el consumo y la producción. Eso es federalismo”, dijo el senador Caserio.

El comunicado oficial difundido no profundiza sobre lo conversado en cuánto a la política electoral del espacio, aunque en la previa del encuentro, uno de los diputados adelantó que definir presentarse a las legislativas con candidatos propios sería parte de la charla.

Aun así, desde Nación señalaron que que durante el encuentro que duró poco más de una hora, el presidente se interiorizó sobre la situación social y económica de Córdoba y convocó a los legisladores a consolidar el Frente de Todos en la provincia, el segundo distrito electoral más grande del país, pero, fundamentalmente, importante por su aporte a la economía nacional, en particular, en sectores tales como la industria, el agro y el turismo.

“Siempre es importante hablar de Córdoba con Alberto. En este caso nos convocó a profundizar el proyecto en nuestra Provincia y logramos acordar algunas líneas de trabajo en pos de ello”, dijo Fernández a la salida de la reunión.

En igual sentido se manifestó la referente de La Cámpora en Córdoba quien enfatizó en la necesidad de profundizar “el proyecto nacional, popular, democrático y feminista” en la provincia. Carro, a su vez, ratificó el acompañamiento al modelo de gobierno desde el Congreso.

No hay dudas que la foto de ayer no sólo busca ordenar hacia adentro el kirchnerismo/albertismo cordobés, sino también ser un claro mensaje de la Rosada al gobernador Schiaretti quien, mientras tanto, ya diseña la campaña con los suyos.