Schiaretti con Francella: foto y crítica a la cuarentana de AF

Por Yanina Soria

Desde que en marzo del año pasado se decretó la cuarentena estricta, el gobernador Juan Schiaretti nunca más recuperó la forma con la que cumplía su agenda de compromisos diarios.

Por sus 71 años y ser paciente de riesgo, el mandatario debió dejar atrás los viajes al interior provincial, las reuniones con muchas y distintas personas, y los actos con concentración de personas, entre otras actividades. Ahora se maneja bajo estricto protocolo, por lo general encabeza las actividades institucionales vía Zoom y elige cuidadosamente con quien verse y a quien recibir en su despacho.

Por eso, y en el contexto sanitario actual, ayer no pasó inadvertido para algunos la reunión que mantuvo con el actor Guillermo Francella y el director Marcos Carnevale en el marco del rodaje de “Granizo”, la película producida por Netflix y que se graba en Córdoba.

Junto a la presidenta de la Agencia Córdoba Cultura, Nora Bedano, y el director del Polo Audiovisual Córdoba, Jorge Álvarez, Schiaretti los recibió en su oficina donde celebró que la filmación se realice en la provincia y destacó el trabajo que el gobierno viene haciendo desde el Polo Audioviosual.

“Es la primera vez que Netflix sale del AMBA para ir al interior del país. Y lo hace en nuestra Córdoba. Esto se debe a que tenemos aquí el Polo Audiovisual que ha generado en estos años más de 3.000 puestos de trabajo genuinos”, dijo el titular del Ejecutivo cordobés.

Y mientras desde la oposición rápidamente le imprimieron una tónica política al encuentro y le achacaron al gobernador no haber tenido esa misma predisposición, por ejemplo, para recibir a la mamá del joven asesinado por policías de Córdoba, Valentino Blas Correa, desde el Centro Cívico lo enmarcaron en una actividad más institucional.

Luego de verse con Schiaretti, Francella encabezó una conferencia de prensa desde el propio Centro Cívico. Allí fue muy crítico de la cuarentena estricta dispuesta el año pasado por el presidente Alberto Fernández y se refirió a las duras consecuencias que en la cultura y la industria del entretenimiento provocó. En ese sentido, se lamentó que no haya sido declarada esencial.

“La cuarentena no ha sido nada sencillo para nuestra profesión. No sé por qué no se declaró una actividad esencial, cuando sí lo era una ferretería. La gente en pandemia y cuarentena pasó horas sentada viendo series y películas por televisión. En este rodaje están trabajando más de cien personas”, dijo desde la sede de un gobierno que se viene desmarcando de la Nación en el manejo de la crisis sanitaria.

Desde el Panal aseguraron que la presencia en Córdoba del actor que integró el elenco de la película ganadora de un Oscar años atrás (El secreto de sus ojos), ameritaba la atención (y la foto) del gobernador, por entender que el rodaje y su posterior difusión promueven a la provincia como polo audiovisual y también como destino turístico.

Sin embargo, por lo bajo hubo quienes reconocieron que en el objetivo silencioso del propio Panal de nacionalizar la figura de Schiaretti de cara a las legislativas, la foto con Francella servía políticamente.

Con el casi seguro desenlace de que habrá dos listas peronistas en Córdoba, la del oficialismo provincial y la del Frente de Todos, desde Hacemos por Córdoba entienden que el camino para ganar una banca en el Senado y pelear diputados no es otro que tomar distancia del kirchnersimo.

Desde el Centro Cívico, con encuestas en la mano, siguen sosteniendo que en la provincia mediterránea los cordobeses eligen las ofertas anti K. De allí la hipótesis de que la lista que patrocinará el gobernador necesitará alguna referencia nacional que no podría ser otro que él mismo. Siguiendo esa teoría, mostrar a un Schiaretti con proyección fuera de las fronteras de la provincia, sin dudas, podría ayudar.