El doble plan de García Elorrio para lograr la novena banca

El referente de Encuentro Vecinal Córdoba mantiene conversaciones con pequeños partidos políticos para formar el Frente Mediterráneo. Allí los candidatos surgirán del consenso entre los miembros. Pero si las tratativas fracasan, Juan Pablo Quinteros y él liderarán las boletas de senadores y diputados, respectivamente.

Por Yanina Passero

La pelea por la novena banca es un clásico cordobés que ilusiona al arco de fuerzas políticas que quedan afuera de la polarización entre la versión aliancista del bipartidismo expresada en Hacemos por Córdoba y Juntos por el Cambio. Un duelo inolvidable fue el que libró la izquierda en 2013: Liliana Olivero literalmente arañó la posibilidad de que el trostkismo local alcanzara la Cámara de Diputados, aunque el desenlace feliz fue para el radical Diego Mestre, tercero en la lista boina blanca.

Pero a diferencia de entonces, el escenario electoral asoma fuertemente polarizado entre la coalición cofundada por el expresidente Mauricio Macri y el Frente de Todos, como suele suceder en instancias electorales intermedias. El tercer jugador es el gobernador Juan Schiaretti que propondrá una boleta –según trascendió- con dos mujeres de su espacio. Su esposa y diputada Alejandra Vigo peleará contra un examigo de la casa, el frentetodista Carlos Caserio, por un escaño en la Cámara Alta; mientras que Natalia De la Sota asoma como la favorita para liderar el tramo de Diputados. Aún no se sabe a quién colocará el kirchnerismo para empardar.

Se supone que los esfuerzos del oficialismo provincial por hacer una buena actuación en noviembre (fecha política para los comicios) dejarán en desventaja a aquellas expresiones políticas que miran la novena banca de diputados como el premio grande.

El líder de Encuentro Vecinal Córdoba, Aurelio García Elorrio, está determinado a consolidar el crecimiento que su espacio viene experimentando en los últimos años, al calor del resurgimiento del vecinalismo como opción electoral. Con 80 mil votos en 2019, el dirigente tiene un plan A, y como la experiencia enseña, uno B por si el objetivo de máxima fracasa.

El Frente Mediterráneo es la construcción que ocupa al docente universitario. En conversaciones se encuentra con NOS, que tiene como referente nacional al Mayor José Gómez Centurión; un sector de los libertarios cordobeses y el reconfigurado partido Primero la Gente, tras la salida de su fundador Sebastián García Díaz, hoy el “bullrichsta” del PRO Córdoba. García Elorrio admite que está en conversaciones con otros sectores que, por ahora, prefiere mantener en reserva.

Todo hace sospechar que la mira está puesta en los movimientos evangélicos, a juzgar por el éxito de la experiencia reciente: con esta sociedad, Encuentro Vecinal sumó la segunda banca en la Legislatura. Se sabe que la red de iglesias evangélicas es amplia y se involucra en política, aunque ninguna fuerza a logrado unirlas.

Como otros, García Elorrio tiene dificultades para hacerlo. La mayoría del electorado confesional lo observa como un hombre de la iglesia, aunque los referentes de los credos lo siguen viendo como un hombre de la política. Su postura pro vida es un factor en común y facilitador del diálogo, pero hay que decir que con la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso de la Nación esta bandera ya no puede alzarse en las futuras campañas electorales.

Ahora bien, más allá de las especulaciones, si el Frente Mediterráneo prospera, el exlegislador García Elorrio asegura que los candidatos legislativos surgirán del consenso entre los miembros y que bajo ninguna circunstancia se permitirán imposiciones. Una postura esperable y sensata del dirigente, aunque se puede anticipar que es poco probable que impugnen el liderazgo del académico que logró instalarse como tercera fuerza en las provinciales de 2019.

La apuesta es frentista, pero si Encuentro Vecinal se presenta solo, Elorrio encabezará el tramo de diputados y el concejal Juan Pablo Quinteros, el de senadores. La corrección también se hace presente porque, todavía aquí, prefieren llamarse precandidatos.

La semana que viene los integrantes de Encuentro Vecinal mantendrán una reunión partidaria con el fin de evaluar la evolución de las tratativas con los potenciales socios del Frente Mediterráneo.