El PRO se acerca a UCR (primeros disgustos a nivel local)

Los primeros movimientos del flamante presidente del Comité Provincia disgustaron a algunos deloredistas del sur. Por otra parte, consideraron que Carasso debiera llevar adelante una tarea que el mestrismo dejó “incompleta”: determinar una medida para los radicales que se candidatearon por fuera de la lista de Abrile.

Por Julieta Fernández

 “¿Por qué siguen con el discurso de que el radicalismo es la columna vertebral de Juntos por el Cambio? Si lo primero que hacen es reunirse con el PRO”, aseguraba un analista político consultado por Alfil, a la vez que se mostraba escéptico de los discursos de renovación que fueron pronunciados por dirigentes de Convergencia y de Sumar durante la carrera por el Comité Provincia.

Los últimos acercamientos del PRO al partido centenario dispararon la alarma entre algunos radicales del sur que verían disminuidas las posibilidades de ocupar algún lugar en las listas de las próximas legislativas. “Estamos yendo a visitar al amigo, Marcos Carasso” decía el presidente del PRO a nivel provincial, Javier Pretto, en un video publicado en sus redes sociales mientras viajaba hacia la localidad de General Cabrera. Más allá de recibirlos como intendente de dicha localidad, Carasso se habría mostrado dispuesto a dialogar con Pretto y la senadora del PRO, Laura Rodríguez Machado, en una visita que se dio muy poco tiempo después de la “mesaza” de Juntos por el Cambio.

La semana pasada, el propio Mauricio Macri pisó terreno cordobés y, como lo manifestó Alfil en su edición anterior, busca “plantar candidatos” en distintos puntos de la provincia. El acercamiento entre el presidente de Propuesta Republicana de Córdoba y el flamante titular de la UCR daría un mensaje claro a aquellos que  ansiaban un lugar en las listas para las elecciones de medio término. “No se hagan muchas ilusiones” sería la lectura resignada de algunos dirigentes del departamento.

Pretto y Rodríguez Machado visitaron Río Cuarto hace dos semanas. Sin embargo, su agenda habría convocado únicamente a sus compañeros de espacio y no habría incluido alguna reunión con dirigentes del radicalismo o de otros espacios que integren la alianza Juntos por el Cambio.

“Nadie planteó un radicalismo fuera de Juntos por el Cambio” advierte un integrante de Sumar pero considera que el primer que dio el actual presidente de la UCR provincial no habría sido el más atinado: “Carasso está haciendo movimientos lógicos de quien no ha sido legitimado en los votos y con el aval de todo Convergencia. Eso incluye a quienes lo apoyaron aquí en la ciudad”, opinó un militante de Sumar al apuntar a sus correligionarios que se encolumnaron tras el intendente de General Cabrera en las últimas elecciones partidarias.

No obstante, el propio líder de Sumar tampoco habría manifestado una postura diferente a la de Marcos Carasso. La foto de Rodrigo de Loredo junto a Mauricio Macri también habría sorprendido a algunos dirigentes locales. Según pudo conocer Alfil, de Loredo habría sido invitado por el ex presidente a una reunión de trabajo. La foto del concejal de Córdoba con el libro “Primer tiempo” no daría un mensaje muy diferente a la imagen de Carasso junto a los referentes provinciales del PRO. “Se nota que Macri sigue de cerca las encuestas en la Provincia y observa cómo miden los dirigentes de Córdoba, Villa María, San Francisco y Río Cuarto. Y en ese sentido, Rodrigo está muy bien posicionado” asegura un militante de Sumar.

Tareas pendientes

Una parte del radicalismo riocuartense esperaría que la nueva conducción del Comité genere los mecanismos necesarios para sancionar a aquellos radicales que no acompañaron la candidatura de Gabriel Abrile y compitieron en otra lista por fuera de Juntos por Río Cuarto. “La nota con pedidos de que se interprete la Carta Orgánica y se disponga alguna medida todavía duerme en el Comité Provincia”, aseguran. Esto apunta directamente a Miguel Ángel Besso, quien fue primer candidato a concejal de la lista que llevó a Eduardo Scoppa como candidato a intendente (Riocuartenses por la ciudad).

“Otro desafío importante que tiene Carasso es que dejemos de tener dos bloques radicales a nivel provincial. Además de no tener cohesión y que cada bloque, según su conveniencia, haga una especie de ‘oposición a la carta’, nos limita las posibilidades en el plano provincial”, sostuvo un dirigente crítico de lo ocurrido durante las últimas elecciones provinciales y la división del radicalismo a partir de entonces.

Las expectativas para con el intendente de Cabrera son muchas (especialmente de parte de aquellos que lo enfrentaron en la interna). En cuanto a las legislativas, hay dirigentes locales que apuntarían a un mayor protagonismo de la UCR pero entienden que las PASO serían el ámbito propicio para  dirimir esta cuestión. “Una vez más, parece que la agenda del Comité Provincia va a ir de la mano de los intereses de los que pretenden ser armadores de algún esquema electoral” señalan con resignación desde Sumar a nivel local. No obstante, el acercamiento de Macri al líder de su propio espacio (aunque sea por una cuestión de encuestas) tampoco daría muestras de una señal distinta para los radicales del sur cordobés.

El radicalismo local estaría algo incómodo con la incidencia del sector amarillo que intentaría ubicarse como “armador” de la lista de Juntos por el Cambio en Córdoba. Pero si la historia de los últimas elecciones municipales se replica, es de esperarse que haya un acercamiento fuerte del radicalismo local a las grandes figuras del PRO (aquellas que medirían mejor en territorio anti K).