Llaryora abrió la campaña: pide “voto inteligente” para Vigo

El intendente capitalino dijo que no le da igual cualquier resultado y consideró: “que Ale pueda ser senadora, sería un gran acierto para toda la provincia”. Su rol en la campaña de Hacemos por Córdoba.

Por Yanina Soria

En las últimas horas, el intendente de la ciudad de Córdoba, Martín Llaryora, dejó en claro que, aunque no será candidato, jugará las próximas legislativas con alto perfil y militará con protagonismo la boleta de Hacemos por Córdoba.

El dirigente con mayor proyección hoy dentro del peronismo local dijo que no le da igual cualquier resultado y que la provincia necesita representantes que defiendan desde el Congreso los intereses y la identidad de Córdoba que, según entiende, representa el gobierno de Juan Schiaretti.

Por primera vez, el intendente capitalino se refirió a la campaña electoral que, si bien oficialmente aún no arrancó, hace rato se juega de hecho en el terreno de la política.

Llaryora blanqueó las pretensiones de Alejandra Vigo y, sin rodeos, pidió el voto de los cordobeses para la esposa del gobernador. La actual diputada es la apuesta de Schiaretti para encabezar el tramo al Senado y competir por la tercera banca que también intentará retener un viejo conocido: Carlos Caserio. Si hoy un existe una coincidencia con el kirchnenismo, es que desde ambas fuerzas descuentan que el triunfo (abultado) será de Juntos por el Cambio.

Un voto inteligente es votar para que Ale esté en el Congreso. Sé de su capacidad y necesitamos gente que pelee por Córdoba. Que Ale pueda ser senadora y representar a los cordobeses sería un gran acierto para toda la provincia”, dijo el intendente en una entrevista al programa Día7.

Consideró que sería “natural” que “Ale pueda ocupar ese cargo” y dio fe de “la capacidad y del amor” que la ex funcionaria provincial le pone a su labor. Así se refirió en un párrafo de la entrevista televisiva que también le dedicó al gobernador y a su proyección (¿instala?) como un presidenciable para el ´23.

Es la primera referencia clara y directa que el jefe del municipio local hace sobre la elección que se viene y a la candidatura (aún no oficializada) de Vigo.

Por eso, que Llaryora, quien desde diciembre del 2019 hasta aquí se esmeró en mostrarse enfocado exclusivamente en la gestión municipal, confiese que se meterá de lleno en la campaña de Hacemos por Córdoba, confirma que el peronismo local necesitará mucho más que del apuntalamiento del mandatario provincial para ganarse un lugar en el podio legislativo.

Las elecciones de medio término que, sin dudas, los cordobeses medirán con la vara de kirchnerismo sí o kirchnerismo no, serán una parada compleja para el PJ de Schiaretti que decidió no sólo ir separado del Frente de Todos sino subrayar públicamente las diferencias ideológicas y de gestión que hoy lo separan de la Casa Rosada.

Con números en la mano, en el Panal saben muy bien que las recetas electorales basadas en el anti kirchnerismo siguen siendo muy redituables en la provincia mediterránea.

Llaryora, a quien se lo identifica quizá como el peronista cordobés más amigable con el Frente de Todos, no vacila a la hora de separar lo que entiende es una buena y necesaria relación institucional de su gobierno con la gestión del presidente Alberto Fernández, de la cuestión meramente política.

Nosotros en Córdoba tenemos un modelo de gestión que tiene que ver con un justicialismo republicano y tenemos claras diferencias. Por ejemplo, con el tema de los biocombustibles. El justicialismo de Córdoba es un partido creado sobre determinados valores, desarrollistas, progresistas, que ha sacado a la provincia adelante. Por eso se necesita de hombres y mujeres que vayan a la Cámara a defender la postura de la provincia”, dijo el intendente.