Nación insiste: Córdoba es zona de alto riesgo

El mapa epidemiológico que actualizó el gobierno nacional ubica a toda la provincia (excepto dos departamentos) en zona roja. Aun así, la Provincia responde que mantendrá el actual esquema de aperturas hasta fin de mes cuando venza el decreto que firmó el gobernador.

Por Yanina Soria

El ministerio de Salud de la Nación informó ayer que creció 87% en dos semanas el número de departamentos con alto riesgo epidemiológico en todo el país.

Según esos datos, allí se ubica prácticamente a la totalidad de los distritos que componen el mapa de la provincia de Córdoba, excluyendo de la zona más crítica sólo a dos departamentos: Ischilín (con riesgo medio); y Roque Sáenz Peña (riesgo bajo). Los indicadores que utiliza Nación para determinar que un departamento tiene alto riego son: la incidencia de casos en los últimos 14 días, el número cada 100 mil habitantes y la razón de casos.

En el marco de ese informe presentado en las últimas horas, funcionarios del equipo del presidente Alberto Fernández volvieron a justificar desde lo sanitario las últimas restricciones dispuestas por el gobierno del Frente de Todos y aconsejaron, una vez más, hacerlas extensivas a otras regiones del país.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, dijo ayer que la Argentina está viviendo “el peor momento de la pandemia iniciada el 3 de marzo del año pasado» y consideró que esta es la etapa de más riesgo, al defender el Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU) con el que el Gobierno nacional suspendió por quince días las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

«Necesitamos priorizar la salud por sobre la política. La fundamentación que presentaremos en la justicia es lo mismo que dice el DNU: priorizar la salud, y poner en valor, en jerarquía, el riesgo colectivo», dijo la funcionaria en rueda de prensa en Casa de Gobierno.

Sin embargo, desde el Centro Cívico repiten que, incluso cuando los indicadores propios dan cuenta de un incremento considerable de los casos en la actualidad, la decisión es mantener el esquema actual de aperturas hasta el 30 de abril, tal cual lo informó el gobernador Juan Schiaretti días atrás. Hasta entonces seguirá vigente el decreto firmado por el Ejecutivo provincial y avalado políticamente por los 427 municipios a través de un acta que firmaron todos los intendentes y jefes comunales de Córdoba.

Luego de esa fecha, la Provincia evaluará cómo seguir. El gobernador se encargó de ratificar en público lo que ya sabe su equipo: no es partidario de aplicar restricciones que supongan un nuevo golpe al bolsillo de los cordobeses por lo que, la Provincia tratará de estirar lo más que se pueda la apertura de los comercios, el normal funcionamiento de todo el sistema productivo y el dictado de clases presenciales. Además, otro dato no menor es que, en términos estrictamente políticos, esos puntos le permiten diferenciarse de la Nación y fidelizar su electorado apelando al gen-anti K.

Aún así, en el seno de Hacemos por Córdoba hay quienes creen que, más temprano que tarde, Schiaretti deberá echar mano a alguna medida más contundente para contener la expansión del virus y evitar el congestionamiento en el sistema de salud.

De hecho, ya hay registros de intendentes como los del departamento San Justo que, en bloque, decidieron ajustar aún más el decreto del gobernador y avanzar con acciones más duras en sus ciudades y pueblos para intentar frenar la escalada de casos.

Los datos

El ministerio que en Córdoba conduce Diego Cardozo, actualizó ayer el informe de la situación epidemiológica de la semana 15 de 2021 por Covid-19. Los principales indicadores sobre la evolución del Covid-19 confirman un incremento en relación al último reporte.

Según se informó, el RO– el número o ritmo de reproducción promedio de casos nuevos-, el principal indicador epidemiológico, finalizó la semana 15 con 1,17 en el interior, mientras que en Capital fue de 1,19, lo que demuestra un indicador estable respecto a la semana anterior.

El tiempo de duplicación de casos, otro de los principales indicadores, es de 98 días. El tercer indicador, el porcentaje de ocupación de camas críticas para adultos Covid-19, presenta un incremento en comparación al reporte anterior; al terminar la semana 15, había en Córdoba se estaba utilizando un 34,6 % del total de camas de los sectores público y privado de la provincia Córdoba.