Por Deporte: Alma, Corazón y Vida

Dra. María Graciela Morales *
Médica especialista en Medicina Familiar, del deporte y Tocoginecología 

El sedentarismo es uno de los principales problemas de nuestros días: la inactividad física se ha convertido en un problema de salud pública mundial. ¿Por qué? Es una de las principales causas de la gran mayoría de las enfermedades que afectan a la sociedad actual.

“No tengo tiempo”, es la primera razón que asociamos a nuestra falta de ejercicio. Sin embargo, cuando analizamos la importancia que tiene para nuestra salud, nos damos cuenta de la necesidad de revisar las prioridades en nuestra rutina diaria.

Y las razones estéticas, del tipo: “para llegar al verano”, o “para verme mejor”, suelen ser las principales motivaciones para hacerlo. Pero este pensamiento tiene sus limitaciones: si lo que nos impulsa es únicamente un objetivo estético, y no de bienestar, probablemente lo que suceda es que lo abandonemos al llegar a la meta. Abandonando, con ello, una práctica que debería ser constante para mantenernos en salud.

La OMS recomienda que: los adultos de 18 a 64 años dediquen como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

Dentro de las actividades de intensidad moderada, encontramos ejemplos como caminar rápido, o bailar; y dentro de las vigorosas, ejemplos como correr, u otros deportes de alta intensidad.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Mejora las funciones cardiorrespiratorias
  • Mejora las funciones musculares y la salud ósea
  • Reduce el riesgo de ENT y depresión

Pero no debemos ver esto como un beneficio extra, sino como una necesidad vital. Está comprobado que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en cuanto a mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo), y es la causa principal de: aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Ahora bien, ¿es lo mismo hacer ejercicio, o deporte, que actividad física? No. El ejercicio y el deporte son variedades de actividad física planificadas, estructuradas, repetitivas y realizadas con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades de movimiento corporal. Y pueden realizarse como parte de los momentos de juego, trabajo, de formas de transporte activas, tareas domésticas y de actividades recreativas.

Obviamente, el ejercicio, por ofrecer mayor exigencia nos dará resultados más óptimos y relacionados con objetivos de pérdida de peso, por ejemplo. Pero la actividad física cotidiana, también nos ayudará a mantenernos saludables, y tiene la ventaja de que podemos realizarla aún si “no tenemos tiempo” de dedicar 30 minutos seguidos cada día. Porque puede adaptarse a muchas de las actividades cotidianas que realizamos: por ejemplo, elegir ir a hacer las compras caminando, bajarnos del transporte público algunas paradas antes de nuestro destino, o usar las escaleras en lugar del ascensor, son algunas de las opciones que tenemos para salir del sedentarismo y darle a nuestro cuerpo el movimiento diario que necesita.

Sin embargo, para las personas que presentan problemas de salud a raíz de la falta de actividad física (como la obesidad, por ejemplo) es imprescindible incorporar a su rutina el ejercicio. Empezando por ejercicios sencillos, fáciles de ejecutar y focalizados en las diferentes partes del cuerpo.

Y si, a pesar de no tener problemas de salud asociados directamente al sedentarismo, deseas incorporar el ejercicio a tu rutina semanal, para sentirte y verte mejor adoptando estas recomendaciones médicas; mi consejo también es que vayas de a poco. Para preservar tu cuerpo de lesiones, y para no exponerte a la frustración de no llegar a objetivos sobre-exigidos. La mejor manera de adquirir constancia, es haciendo avances progresivos.

Otro punto importante en el que siempre hago énfasis, son los factores emocionales. Está comprobado que para nuestra salud mental, el movimiento físico es clave. Porque nos ayuda a descargar tensiones, liberar el stress, despejar la mente por un rato de los problemas que nos preocupan, y brindarle al cuerpo el cansancio necesario para conseguir luego un buen sueño.

Cuando digo deporte, lo hago extensible en realidad a cualquier tipo de actividad física que nos genere movimiento y descarga de energía, y cuando digo “alma, corazón y vida”, me refiero al aporte que genera ese movimiento, a nuestro bienestar emocional, cardiovascular (corazón), y al estado de salud general.

Y como siempre, comparto finalmente con ustedes mis recomendaciones sobre cómo incorporar estos hábitos saludables de manera posible para nuestra rutina:

  • De menos a más. Que las exigencias y avances sean progresivos, y más si estás comenzando desde cero.
  • Propóntelo como un hábito a largo plazo, o mejor, de por vida. Y no como un objetivo puntual, lo cual genera que se abandone la actividad en el momento que se consigue la meta.
  • Luego de la actividad física, ofrécele a tu cuerpo con un buen descanso, para darle la oportunidad de reponer energías.
  • La hidratación es muy importante. Toma abundante agua.
  • Acompaña la actividad física con una buena alimentación. Si no, difícilmente conseguirás un equilibrio saludable.
  • Elegí una actividad que te genere entusiasmo, no te obligues a hacer ejercicios que no te gusten. Hay miles de posibilidades, de diferente intensidad, y para todos los gustos: bailar, nadar, caminar, correr, hacer ejercicios musculares, crossfit, acrobacia, etc.
  • Aprovecha los momentos cotidianos del día para moverte: ir a comprar caminando, o subir escaleras son algunos ejemplos.

Y vos, ¿sos de hacer deporte?, ¿lo disfrutas o te cuesta?

 

• Dra. María Graciela Morales –Medica especialista en Medicina Familiar, del deporte y tocoginecología – Actualmente orientada hacia la Medicina Funcional Integrativa – Docente de la UNC cátedra de Obstetricia – Directora del Centro de Medicina Estética Viesaine – ( www.viesainecordoba.com.ar )

Contáctanos : – Facebook (@viesainecordoba ) – Instagram (@viesainecba )