La inflación de marzo fue de 4,8%, la más alta desde setiembre de 2019

Con los precios de los alimentos sumando presión, remarcaciones a un ritmo preocupante, y un piso que ahora sube nuevamente un escalón, la inflación de marzo fue de 4,8%, la más alta del año y la más elevada desde septiembre de 2019, el pico alcanzado tras las PASO por la devaluación de ese agosto.

El Indec difundió hoy el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del mes pasado, donde el capítulo que más preocupa al oficialismo vuelve a ser alimentos. En marzo subió 4,6%. La inflación núcleo, que excluye precios regulados y estacionales tuvo un alza de 4,5%. Educación (28,5%) picó en punta entre las mayores alzas. Los valores estacionales impactaron con fuerza (7,2%).

En lo que va del año, la suba de precios acumuló 13% y se aleja dramáticamente del objetivo macroeconómico que estableció el ministro de Economía, Martín Guzmán, en el presupuesto 2021, de 29%. Para lograr llegar a esa meta, la inflación debería marcar un 1,5% mensual hasta el último mes del año.

Para los analistas, el aumento de los precios mantendrá una inercia importante -de alrededor de un 4%- este mes, pese a que el gabinete económico señala que habrá una desaceleración más pronunciada gracias al freno que el Banco Central (BCRA) le imprime a la depreciación del peso y al congelamiento de tarifas.

Sin embargo, la preocupación de Casa Rosada es tan significativa que el Gobierno lanzó una batería de medidas para intentar frenar la inercia de los precios con el foco en el precio de los alimentos, especialmente de la carne. Ayer, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mandó a los inspectores de la AFIP a controlar los congelamientos por decreto. Es que la inflación, sobre todo de alimentos, afecta directamente el dato de pobreza. Eso repercute en el voto este año.

Guzmán anticipó entonces: “En marzo la inflación va a ser la más alta del año, pero esperamos una reducción a partir del mes de abril. Hay circunstancias coyunturales que han estado afectando a los precios, incluyendo la inflación en alimentos, que es un problema en el mundo y en particular, en esta pandemia”.

Sin embargo, entre los diez países que más exportan alimentos en el mundo, ninguno tiene una inflación anual superior al 4%. La Argentina tuvo en 2020 un alza de 36,1% con una economía que cayó 9,9%, tarifas pisadas, dólar vigilado con controles de capitales y controles de precios desde el 6 de marzo.

El ministro sugirió además que la suba de precios estará incluso dos puntos porcentuales por encima de lo que se había previsto desde el Gobierno en el primer trimestre.

“La mayor contribución a la suba del IPC fue Alimentos y Bebidas, especialmente carnes, que creció 4,6% mensual contra el 3,8% en febrero. El resto de los alimentos y bebidas desaceleraron en su mayoría”, dijeron en el Ministerio de Economía apenas conocido el dato del Indec.