Municipio no impondría restricciones (salvo que vengan de arriba)

A diferencia del año pasado, Llamosas cuenta con más autonomía para tomar decisiones pero evitaría hacerlo a título personal y limitarse a aplicar lo que Nación o Provincia determine como obligatorio. El Municipio se ha reunido con referentes de diversos rubros e insiste en reforzar el cumplimiento de los protocolos. Algunos sectores habrían quedado disconformes tras esos encuentros.

Por Julieta Fernández

“A menos que algún decreto nacional o provincial baje alguna medida de carácter obligatorio, todo seguirá como está”, aseguraron desde el Palacio de Mójica a Alfil. Al cierre de esta edición, aún no se habían materializado los anuncios del presidente Alberto Fernández pero se hablaba de restricciones en la circulación nocturna y un límite de horario para el cierre de los comercios (20 hs).

Más allá de las medidas que “vengan de arriba”, la postura adoptada por el Ejecutivo local apuesta a bajar la guardia y no optar por restricciones en el marco de la autonomía que se le ha conferido como Municipio. La situación sanitaria de Río Cuarto, por el momento, no sería la más alarmante. El promedio de la última semana (hasta el sábado 10 de abril) fue de 56 casos diarios pero los especialistas advierten que hay relajamiento en las medidas de prevención y que esto podría derivar en un crecimiento de la curva de contagios.

Hace exactamente un año, la mayoría de las actividades se encontraba restringida y buena parte de la ciudadanía celebraba las medidas implementadas a nivel nacional. Pero a medida que pasaron los días (y cuando las provincias tomaron la posta de las decisiones sanitarias), algunos sectores comenzaron a alzar la voz. A mediados de abril, un grupo de comerciantes autoconvocados solicitaba la habilitación de la apertura de sus locales. De a poco, algunos rubros volvieron a la actividad pero aquellos sectores que aún se encontraban a la espera del “OK” del COE, comenzaron a salir a la calle: gimnasios, transportes escolares, jardines maternales, entre otros.

Hasta el momento, el Municipio no se encontraría en una situación que amerite tomar una decisión de carácter municipal, más allá de lo que impongan los decretos nacionales o provinciales con carácter de obligatoriedad. Sin embargo, desde el Ejecutivo cruzarían los dedos para que las restricciones sean “las menos posibles” y los sectores de la economía local no le pasen factura.

“Es importante que, si la situación está controlada, se permita seguir con las actividades. Tengo entendido que el intendente manifestó que en esta segunda ola se manejarán de esa manera”, señalaba a Alfil el presidente del CECIS, Atilio Lunardi. El ingeniero se mostró expectante de que la autonomía que se le ha conferido a los municipios favorezca el escenario económico local y le dé tregua al sector productivo riocuartense mientras la situación epidemiológica se encuentre relativamente controlada.
Al cierre de esta edición, aún se aguardaba la confirmación de las medidas que impondrían desde el Ejecutivo nacional. Desde el CECIS, apelaban al aguardo de la información oficial: “Si se aplican las medidas que han trascendido, a las 20 la mayoría de los comercios se encuentran cerrados. Salvo supermercados y almacenes. Posteriormente y si el COE lo solicita, habrá que ver si vamos a un horario corrido”, comentaba el vicepresidente del CECIS, Gustavo Sachetta a Alfil.

El empresario del sector bioenergético y secretario de Desarrollo Económico, Germán Di Bella es el encargado de articular con los distintos sectores de la economía local. “Se reunió con el sector del comercio, los gastronómicos, el Parque Industrial. Trató de dialogar con todas las cámaras”, señalaba un integrante del Ejecutivo.

Pero algunos sectores como los gimnasios no habrían quedado conformes tras lo que (según manifestaron) fue un “muy breve” encuentro virtual. “Algunos esperábamos que el secretario de Deporte, Agustín Calleri o el subsecretario, Martín Herrera se comunicaran con nosotros y sean claros con este refuerzo en los protocolos”, señalaba el propietario de un gimnasio a Alfil al deslizar que la comunicación que mantuvo el Ejecutivo habría sido por “mero compromiso”.

Entre marzo y noviembre del 2020, varias encuestas daban cuenta de una pérdida de imagen positiva de parte del intendente Llamosas. El mandatario habría cerrado el 2020 con un 31,8% de imagen positiva a nivel provincial, mientras que 9 meses antes habría superado el 60%. “Ningún oficialismo estuvo exento de ese efecto”, aseguraba un dirigente oficialista a Alfil al repasar lo ocurrido durante el 2020 y el impacto negativo que habrían tenido las medidas restrictivas para algunos sectores.

No obstante, la lealtad del gobierno local a las disposiciones del COE provincial no fueron un impedimento para que Llamosas continúe ocupando el sillón de Mójica. La segunda gestión inició hace menos de cinco meses y el gobierno local no estaría dispuesto a “arrancar con el pie izquierdo” cuando se asoma la segunda ola. Por lo pronto, se limitará a seguir lo que disponga Provincia y Nación.