Acuerdo Provincia-Municipio fortalece fiscalización municipal

El Palacio 6 de Julio suscribió ayer un acuerdo con el Ministerio de Seguridad de la Provincia para fortalecer sus mecanismos de control frente a posibles infracciones. Las autoridades aclararon que el acuerdo no apunta a implementar las “fotomultas”.

El Intendente Martín Llaryora suscribió ayer con la cartera de Seguridad de la Provincia, conducida por Alfonso Mosquera, un “convenio de cooperación técnica y específica” entre ambas jurisdicciones con el objetivo de permitir que las imágenes obtenidas por las cámaras de seguridad de la Policía de Córdoba sean puestas a disposición de las autoridades municipales.

En virtud del acuerdo las cámaras de seguridad instaladas en la ciudad podrán ser utilizadas como un “medio remoto de constatación de infracciones a las normas de convivencia”, entre las que se incluyen las referidas al ambiente y al tránsito vehicular.
Según apuntaron desde el Palacio 6 de Julio la firma del convenio representa “un avance dentro del proceso de modernización iniciado por la Justicia de Faltas el cual comenzó en febrero del 2020 a partir de la modificación de la Ordenanza N° 12.010 que incorpora la utilización de medios digitales y/o dispositivos electrónicos remotos para la constatación de infracciones”.

En el mismo marco, una modificación de la ley provincial 9.380 permitió la utilización las imágenes recabadas por dichos medios para la prevención de conductas que vayan en contra de las normas de convivencia ciudadana.

En contrapartida, la Municipalidad puso a disposición de la Policía equipos informáticos y la capacidad instalada necesaria para garantizar la conectividad requerida para la transferencia de los archivos a un centro de monitoreo que funcionará bajo la órbita de Justicia Municipal de Faltas, recursos que serán utilizados por personal debidamente capacitado para detectar infracciones y elaborar las actas de constatación correspondientes.

Cabe aclarar que el Administrador General de la Justicia Municipal de Faltas, Juan Manuel Araoz, puntualizó que el acuerdo no está dirigido a arbitrar los recursos necesarios para que el municipio implemente las “foto-multas automáticas”, sino que busca munir a la ciudad de un sistema que se vale de las nuevas herramientas tecnológicas disponibles y que “en todos los casos” requerirá de la debida constatación de las infracciones por parte de un funcionario público.

El acuerdo, que tendrá dos años de duración y se renovará automáticamente, incluye “el intercambio de recursos, conocimientos y experiencias con el objetivo de disminuir la siniestralidad vial y las infracciones al código de convivencia”, según detallaron desde el municipio.

La insistente aclaración de las autoridades municipales respecto de que el convenio rubricado ayer no está direccionado a implementar las “foto-multas” tiene dos destinatarios. En primer lugar la ciudadanía en su conjunto, ya que el despliegue de las funciones sancionatorias del Estado jamás es recibida con simpatía por los vecinos. En segundo término, al sindicato de los empleados municipales, que siempre ha resistido las multas “automáticas” en tanto las consideran una limitación a las funciones de las Áreas de Inspectoría.