El schiarettismo se rearma en Punilla (desafía a Caserio)

El Panal apuntala allí a Matías Montoto, intendente de Huerta Grande. Busca realinear a los alcaldes peronistas del departamento y se mete en terreno del histórico cacique del PJ.

Por Yanina Soria

La salida del senador Carlos Caserio del oficialismo provincial y su firme decisión de avanzar territorialmente con el albertismo cordobés, obligó al schiarettismo a pensar en rearmarse en algunos puntos específicos del interior. Sobre todo, en vísperas de la compulsa electoral.

Alambrar a la tropa propia y evitar nuevas fugas, es el objetivo del plan que ya implementa Hacemos por Córdoba en todos los distritos de la provincia. Depurar el padrón interno y blanquear quién juega con quien, también es parte de la premisa.

Aunque hoy nadie pueda sentenciar que las legislativas encontrarán al peronismo cordobesista pulseando con el peronismo kirchnerista, todo indica que habrá dos listas enfrentadas por lo que la puja que se abre en el territorio será clave.

Si bien desde el schiarettismo repiten con letra de molde que el peso específico de esa fuerza provincial es mucho mayor al del Frente de Todos, la realidad es que, con lo que Caserio logró armar en ciertos departamentos, el oficialismo cordobés comienza a inquietarse.

El gobernador Juan Schiaretti quiere llenar con referentes propios aquellos casilleros que dejaron vacíos los caudillos del interior que se corrieron de sus filas y hoy se mueven con el senador nacional. Colón es un caso testigo de esa jugada; allí Hacemos por Córdoba ya trabaja para posicionar nuevos nombres, que sean leales al Centro Cívico y al proyecto que encarna el mandatario.

Tal es la decisión de no perder un solo centímetro de su armado político, que el schiarettismo decidió meterse en suelo belicoso y disputarle el peronismo de Punilla a Caserio; justamente, un histórico del PJ en ese departamento.

La idea del Ejecutivo provincial para ese corredor es realinear a los intendentes justicialistas detrás de la figura de Schiaretti, reordenar y preparar a la tropa local para la campaña legislativa que se viene. Movilizar no sólo a la militancia sino también a concejales, tribunos de cuentas y funcionarios propios.

Para eso, el Panal apuntala al intendente de Huerta Grande, Matías Montoto. El jefe comunal que transita su segundo mandato, es la nueva apuesta de la Provincia para Punilla. De fluido diálogo con el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei, y con su par de Gobierno, Facundo Torres, el alcalde comenzará a desarrollar una agenda en todo el departamento y será el punto de apoyo cuando los funcionarios provinciales bajen a cualquier localidad de ese distrito.

De hecho, en los próximos días, se inaugurará un local de campaña de Hacemos por Córdoba con base en Huerta Grande mientras se prepara un plenario regional del que participarán dirigentes del PJ local. “Schiaretti conducción” es la premisa que guiará las acciones hasta tanto la ex Unión por Córdoba confirme sus candidatos a diputados y senadores.

El desafío no será fácil. El senador Caserio no sólo es reconocido a lo largo y ancho de Punilla sino que hoy cuenta en su campamento con el indiscutible respaldo de alcaldes de localidades importantes como Capilla del Monte, La Cumbre o Valle Hermoso, que gobierna su hermano, Jorge, entre otros. Además, por ser parte de la estructura nacional, cuenta con activo que seduce a cualquier funcionario con responsabilidad de gestión: contactos con las princiapales carteras nacionales que ejecutan obras y programas.

Aun así, el schiarettismo asume el reto y apuesta a aumentar su representatividad en ese punto del mapa cordobés.

Además de los propios, el Gobierno cuenta con importantes municipios aliados que, si bien no son de escudería PJ, forman parte del frente aliancista lanzado para las generales de mayo del 2019. Por caso, las municipalidades de Carlos Paz y Cosquín. La primera está gobernada por el vecinalista Daniel Gómez Gesteria, delfín de Esteban Avilés, hoy presidente de la Agencia Córdoba Turismo y enfrentado al senador Caserio. La segunda ciudad es conducida Javier Musso del socialismo cordobés, sello socio en Hacemos por Córdoba.