Pese a su enojo, Macri no quiere tensionar con Schiaretti

Para su candidato, Gustavo Santos, prepara una “campaña blanca” si es que efectivamente el PJ del gobernador no se une al Frente de Todos para las elecciones legislativas de este año.

Por Yanina Passero
[email protected]

Mauricio Macri, en su libro “Primer Tiempo”, criticó con dureza a los gobernadores por no haberlo apoyado durante su paso por la Casa Rosada. Sin caer en nombres propios ni detalles argumentativos extensos, les reprochó que los mandatarios recibieron mucho y entregaron poco a cambio. Los macristas cordobeses completan el pase de factura: el peronista Juan Schiaretti está incluido en el reproche literario.

En los despachos porteños del PRO ventilan sin disimulo el enojo del expresidente de la Nación con el jefe de El Panal. La exposición del sentimiento negativo continúa con la arenga, con el deseo del macrismo de lograr gobernar la provincia. De todas maneras, y pese a algunas señales que parecían anticipar una etapa de tensión, todavía no hay órdenes de romper esa relación de respeto (político y territorial) con Schiaretti.

Al menos no en este ciclo electoral, siempre y cuando el Hacemos por Córdoba presente sus candidatos legislativos, claro rechazo a una fusión con el Frente de Todos. Otro cantar será cuando el jefe del PJ deje su ciclo institucional en la Provincia y abra paso a la renovación de su espacio.

Entonces, Gustavo Santos, el nuevo preferido del fundador del PRO porteño, podrá ejecutar su campaña blanca. Es decir, no tendrá que morder la mano del que le dio de comer durante varios años en la Agencia Córdoba Turismo, dependiente del Gobierno de la Provincia. La grieta le servirá de escudo porque la campaña se realizará en clave nacional.

Macri ya instó a los suyos a “salir a la cancha” para volver a ser gobierno en el 2023 y la posibilidad de unir esfuerzos con Schiaretti no se dice a viva voz, pero los ilusiona, sobre todo para potenciar el motor Córdoba. En concreto, la diputada Soher El Sukaria, una de las dirigentes con más llegada hoy a la cúpula nacional del partido, afirmó que sería interesante sumar al peronismo republicano a la alianza para desplazar al kirchnerismo del poder central.

“Si Schiaretti, Hacemos por Córdoba, es parte del peronismo republicano, bienvenido sea a ser parte de esta alianza global antikirchnerista para recuperar la República en el 2023”, afirmó la referente en Alfil TV, el sábado pasado, al ser consultada sobre la evolución que imagina de la relación entre dos espacios que trabajaron en sintonía no sólo porque comparten electorado sino en pro de la gobernabilidad desde 2015 a 2019.

Claro que todas estas elucubraciones se dan en el imaginario macrista que, por supuesto, no ceden al sentido práctico que requiere una elección en ciernes. Juntos por el Cambio se prepara para la PASO y cada uno de los aliados encara el proceso como si no formara parte de un entramado mayor, especialmente, en Córdoba. Aquí, cada uno de los partidos asociados se encuentra armando sus listas. No hay espacios de diálogo formal y el precalentamiento electoral que ofrece las primarias asoma como elemento ordenador.

De todas formas, ni sobre ese punto elemental hay acuerdo. Mañana se reunirán los cambiemitas para poner en orden la polémica que se abrió por el conciliábulo de macristas y radicales, con altos funcionarios del presidente Alberto Fernández, donde supuestamente se preacordó posponer las PASO.

Habrá que ver que resulta del Zoom, pero hasta ahora la postura general está a favor de las primarias a las que se les imprime un carácter “irrenunciable”. La postergación del calendario completo un mes estaría sujeto al avance de la pandemia. Hay expectativa en el PRO porque no saben cómo la UCR nacional acomodará sus asuntos internos. Pese al desplante de Alfredo Cornejo apenas trascendió la reunión de Jorge Macri y Cristian Ritondo con la mesa chica de Fernández, se supo que estuvo presente la vicepresidenta radical de provincia de Buenos Aires.