Restricciones: por ahora, cada municipio resuelve

El gobernador Schiaretti les envió anoche una carta a todos los intendentes de Córdoba. No dispuso ninguna medida a nivel provincial, pero les pidió “un esfuerzo más”. Río Tercero y Laboulaye ya aplican limitaciones a la circulación. Podrían sumarse otras localidades.

Por Yanina Soria

El gobernador Juan Schiaretti le envió anoche una carta a los 427 intendentes y jefes comunales de la provincia de Córdoba, solicitándoles “un esfuerzo más en el control exhaustivo” de todos los protocolos de cara al fin de semana largo.

En medio de las nuevas restricciones que ya decretaron otras provincias como Buenos Aires o La Rioja frente a la escalada de contagios por el coronavirus, el cordobés busca evitar que la situación sanitaria local desmejore viéndose obligado a disponer algún tipo de medida restrictiva para atenuar la llegada de la segunda ola.

La conmemoración de Semana Santa producirá movimientos de feligreses como así también de turistas. Como es de público conocimiento los casos de contagios registran un marcado y sostenido aumento en el mundo, en el país y en la provincia, lo que hace necesario acentuar aún más los controles estipulados para evitar la propagación de la enfermedad” les dijo el gobernador a los jefes de los gobiernos locales.

Como se sabe, el mandatario provincial no es partidario de interrumpir nuevamente la actividad comercial y productiva afectando la economía provincial, por lo que, mientras los índices epidemiológicos estén controlados, la idea es que “la rueda siga girando”, dicen desde el Centro Cívico.

Otro factor no menor que seguramente pesará a la hora de tomar cualquier tipo de decisión para enfrentar lo que se viene, es el año electoral. Sobre todo, para un gobierno acostumbrado a regir muchas de sus acciones en función de lo que van marcando las encuestas. En ese sentido, vale recordar que las últimas habían mostrado un alto grado de fastidio de los cordobeses con todo lo que implicara la pérdida de las libertades individuales. Volver atrás, no es una opción política en este momento, pero sí lo es desde el punto de vista sanitario ya que el escenario pueda cambiar de momento a otro.

En el interior

Unos 110 intendentes de la provincia de Buenos Aires resolvieron aplicar nuevas restricciones en sus distritos para intentar bajar el número de contagios por coronavirus frente a la cada vez más cercana segunda ola.

Ante la escalada de casos, La Rioja y Tucumán también decretaron disposiciones que apuntan a reducir la circulación para lograr, de esa manera, aplanar la curva de positivos. Se trata de resoluciones tomadas por los gobiernos provinciales luego de que la Nación, tras exponer el mapa con los distritos de mayor riesgo en todo el país, les recomendara a las provincias tomar cartas en el asunto.

Como se apuntó más arriba, en Córdoba la decisión política, al menos por ahora, es otra.

Sin embargo, las realidades municipales de la provincia comienzan a manifestarse en otro sentido; hay preocupación en varios intendentes que registran picos de casos en sus poblaciones y que consideran necesario intervenir para evitar un desmadre.

Las ciudades de Río Tercero y Laboulaye hicieron punta y ya anunciaron restricciones para sus poblaciones. Ayer, el intendente Marcos Ferrer ofreció una conferencia de prensa en la ciudad cabecera del departamento Tercero Arriba, uno de los identificados por la Nación como zona roja. El radical hizo una cruda descripción de la realidad sanitaria local, apuntó al relajamiento social, e instó al poder judicial a estar “a la altura de las circunstancias” para contribuir con el cumplimiento de las nuevas disposiciones.

Dijo además que no estaba seguro de que decretando una restricción a la circulación entre la una de la madrugada y las siete de la mañana la curva de contagios se aplane, pero consideró necesario como estado municipal dar una señal concreta de intervención frente al crecimiento de los casos. Ferrer le agradeció públicamente al gobernador Schiaretti y al ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, por el envío de efectivos provinciales para el control en las calles. La nueva disposición comienza hoy y rige por 14 días.

Por su parte, el jefe comunal de Laboulaye, César Abdalá, no vaciló en aclarar que el decreto que limita la circulación de sus vecinos también en horario nocturno es un primer paso y que, si fuera necesario, el municipio avanzará con otras acciones más duras.

En tanto, desde el gobierno de Martín Llaryora señalaron que, por ahora, la Capital cordobesa no aplicará medidas restrictivas pese a figurar en el mapa nacional como otra de las zonas de mayor riesgo. De igual modo se manifestó el titular del municipio de Rio Cuarto, Juan Manuel Llamosas, quien apeló a la responsabilidad social para no tener que volver atrás y dijo que “por ahora, el municipio no está pensando en restringir nada”.