Fiel al guión, el oficialismo aprobará el aumento del boleto

En una sesión que tendrá las clásicas chicanas de los bloques opositores, el resultado cantado es la inminente aprobación del aumento del boleto de colectivo. A partir de abril, el ticket pasará a costar $36 y a partir de septiembre, $42. Sorpresas en la lista de sindicatos que adhieren al reclamo.

Por Julieta Fernández

En agosto de 2017 se llevó adelante una de las sesiones más polémicas de la gestión Llamosas.

“¡Agarren los pochoclos!” dijo un asesor del Concejo Deliberante al confirmarse que hoy se tratará el aumento del boleto de transporte urbano. Tras más de un año y medio, el parlamento local sesionará en torno al valor del ticket y se esperan cruces fuertes entre oficialismo y oposición.

Por momentos se dijo que la sesión podría llevarse delante de manera virtual. Esto fue dicho en el marco de las disposiciones que planteó el gobierno nacional al eximir de la presencialidad a los empleados de las dependencias nacionales y de “invitar” a las provincias y municipios a tomar medidas similares. El Municipio no adhirió a este esquema, por lo tanto la sesión se llevará adelante en el propio recinto.

“Si es virtual, el oficialismo se ahorra el disgusto de alguna que otra manifestación”, sostenía un edil opositor a comienzos de esta semana. Es de público conocimiento que las sesiones que tratan este tema se caracterizan por las movilizaciones de distintas organizaciones sociales y estudiantiles. En algunas oportunidades, los trabajadores del volante asistieron al recinto para “bancar” el aumento que posteriormente debiera traducirse en un una mejora salarial para el sector.

La sesión está prevista para hoy a las 10 y estaría confirmada la presencia de diversas organizaciones estudiantiles y sociales que llevarán adelante una radio abierta afuera del Concejo. La presencia (y ausencia) de algunos gremios que adhieren podría ser el único “plot twist” de un guión que la ciudadanía riocuartense ya conoce de memoria.

El titular de la CGT local, Ricardo Magallanes, señaló en declaraciones a la prensa que este “no era el momento para aumentar el boleto”. Durante la gestión anterior, Magallanes se había pronunciado a favor del incremento en varias oportunidades y sostenía que la participación de la CGT en la discusión “amortiguó” aumentos que podrían haber sido mayores. Además, sostenían que el aumento aprobado en el 2017 “era el menor incremento del país”.

A pesar de mostrar cierto “desacuerdo” con el aumento que se aprobará el día de la fecha, la CGT no confirmó su participación en la manifestación a la que convocan distintas organizaciones y sindicatos. “Era de esperarse” sostuvo un dirigente social a Alfil que aseguró que el comportamiento de la CGT va en línea con la postura que adoptaron durante la primera gestión de Llamosas.  El propio secretario general de la CGT local habría reconocido que forman parte del gobierno municipal ya que tienen a un “representante directo” en el gabinete de Llamosas: el secretario de Trabajo, Iván Rozzi. Por ende, aunque no hayan manifestado una aprobación explícita a la medida, probablemente opten por el silencio.

¿Plot twist?

A pesar de lo predecible que resultaría este debate, el giro inesperado vendría del lado de las organizaciones que convocan a manifestarse en contra de la aprobación del incremento. La presencia de un sindicato en la lista de adhesiones al reclamo no pasó desapercibida.

“Las organizaciones abajo firmantes manifestamos nuestro repudio al aumento del boleto y el pésimo servicio de la SATCRC”, reza el comunicado.  La Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) se plegó al documento lapidario contra el servicio que brinda la empresa hace más de seis décadas en la ciudad.

Cabe recordar lo ocurrido durante la sesión que se llevó adelante en agosto del 2017. Cristina Fernández, secretaria general de ATSA,  ocupaba la bancada oficialista y había manifestado su desacuerdo con el incremento del valor del ticket. La sesión se llevó adelante en medio de abucheos de organizaciones estudiantiles, choferes de colectivo que pedían el aumento y la CGT “presionando” para que Fernández alce la mano a favor del aumento.

Durante el lapso del cuarto intermedio, la entonces concejala se habría reunido con Ricardo Magallanes y al regresar al recinto votó por la positiva,  aunque lo hizo “en contra de su voluntad”. “Fernández debe estar más aliviada y sin presiones” señaló una dirigente social al sorprenderse de la adhesión del gremio que conduce la ex concejala de Unión por Córdoba.

Quizás la única alternativa para romper con esta racha sea una reforma que implique que el oficialismo no tenga mayoría fija. Quien lo sugirió en el marco de los 25 años de la Carta Orgánica fue el ex convencional constituyente, Enrique Novo. El abogado hizo mención a distintos aspectos que podrían tratarse en el marco de una reforma de la Constitución local. No obstante, el oficialismo no tendría intenciones de llamar a una Convención durante lo que reste de gestión.

El nuevo argumento

 Aunque la película tendrá el mismo final de siempre, se sumaría un nuevo argumento al que apelarían desde el arco opositor para justificar su postura en contra de la actualización tarifaria. Hace tres semanas, el Municipio anunció que subsidiaría a la empresa con $2 millones mensuales.

Según informaron desde el Tribunal de Cuentas, la entrega de este monto mensual  debe ser aprobada por el Concejo Deliberante. La empresa comenzaría a percibir dicha suma entre abril y mayo. “Dijeron que la entrega de subsidios era para amortiguar el aumento pero van a aprobar un incremento de casi un 50%, no se entiende”, señalaron desde la oposición.