CC-ARI amasa lista propia para las PASO

Los lilistas resolvieron medir sus fuerzas en las próximas elecciones legislativas

Por Alejandro Moreno

La Coalición Cívica-ARI decidió llevar listas propias en las PASO de agosto, de acuerdo con lo conversado por sus principales dirigentes provinciales en una reunión que realizaron el sábado, después de participar del acto de asunción de las autoridades de Primero la Gente y de reunirse con el macrista Gustavo Santos.

Las PASO asoman como una tentadora posibilidad para medir en las urnas hasta dónde ha crecido la Coalición Cívica-ARI en los últimos años, a partir de la reorganización encabezada por su actual presidente, Gregorio Hernández Maqueda.

Además, el panorama interno de la alianza Juntos por el Cambio, de la cual la CC-ARI es socia, invita a pensar que no habrá una sola lista, y que en cambio podrían abundar las opciones de candidatos a senadores y diputados nacionales. De hecho, tras la interminable interna de la Unión Cívica Radical, queda claro que en ese partido conformarán varias listas para competir.

La idea de los lilistas es llevar al 8 de agosto -si realmente las PASO se realizan ese domingo y no sufren una postergación- una lista propia, aunque abierta a candidatos de otros partidos e independientes. “Propia, no pura”, fue la definición tomada el sábado.

Aunque no confirman haber hablado de candidaturas con nombres propios, resulta natural que Hernández Maqueda aparezca en el primer lugar de las hipótesis. El presidente de la CC-ARI podría ser candidato a diputado nacional, mientras que a la cabeza de la lista de senadores nacionales podría ir algún amigo, y cuando mencionan esa palabra piensan en Gustavo Santos, el multipartidario que cuenta con el respaldo de Mauricio Macri.

La novedad lilista podría sorprender en la Liga Sumar del radicalismo, donde en el poroteo anticipado de aliados para las PASO imaginaban a Hernández Maqueda, a partir de la buena relación y las coincidencias con Rodrigo de Loredo, fundamentalmente, pero también con el angelocista Javier Fabre.

La lista propia permitiría a la CC-ARI cordobesa escapar del dedo de la conducción nacional de Juntos por el Cambio, que tuvo el control en los últimos diseños de las candidaturas legislativas. Claro que, desde 2015, cuando se observa esa intromisión, el macrismo tenía una fortaleza muy superior a la actual.

La CC-ARI cordobesa, incluso, ha logrado cierto nivel de independencia de la jefa máxima de esa agrupación en el escenario nacional, Elisa Carrió, quien históricamente intentó bajar más órdenes que sugerencias al partido provincial. “No queremos depender de nadie”, sostienen, quijotescos, los lilistas.

Actualmente, la CC-ARI tiene una diputada nacional, Leonor Martínez Villada, elegida en 2015 y reelecta en 2019. En la Legislatura provincial, en tanto, cuenta con Cecilia Irazuzta, que formó un bloque propio pero luego de integrar la lista aliancista. Como se ve, hasta ahora la CC-ARI parece confinada a ocupar los renglones destinados al demagógico cupo femenino, y esa inercia es la que los lilistas procurarán vencer en las PASO de agosto.
Juntos por el Cambio espera realizar una gran elección en la provincia de Córdoba en octubre, y asegurarse por lo menos cinco de los nueve diputados nacionales (en 2019 fueron seis, pero en comicios presidenciales, con mayor polarización que los de medio término), además de los dos senadores que le tocan a la lista vencedora.