HpC evalúa qué hacer con el caso Mielgo en la Legislatura

Fuentes del oficialismo indicaron que hay predisposición para tratar el tema. Juntos por el Cambio saco un duro comunicado de apoyo al periodista Andrés Ferreyra y al legislador radical Dante Rossi, a quienes el comisario envió sendas cartas documento.

Por Bettina Marengo
bmarengo@diarioalfil.com.ar

Mielgo en la LegislaturaEsta semana habría novedades legislativas vinculadas a los aprietes, descalificaciones y amenazas de querellas sufridos por el periodista Andrés Ferreyra y el legislador Dante Rossi, del bloque de la Unión Cívica Radical, a través de respectivas cartas documento enviadas por un jefe policial acusado de acoso laboral y sexual contra una subordinada.

Se trata del comisario mayor Mauricio Mielgo, de la departamental Marcos Juárez, quien fue denunciado por la policía Mariela Neira, en un tema que dio a conocer el periodista de Canal 12 y que mereció un proyecto legislativo de parte de Rossi, quien pidió renuncias e investigación de los hechos.  Si en el caso del parlamentario la carta documento amenazante es prácticamente un desacato político, la advertencia al periodista avanza directamente sobre la libertad de prensa. Todo, en la voz de un funcionario al que el Estado le habilita a portar armas y a ejercer violencia legal.

El agravante de la cuestión es que la agente denunciante fue dada de baja de la fuerza por el exjefe Gustavo Vélez, y a Mielgo lo ascendieron a jefe departamental, aunque ahora estaría de licencia, según señalaron desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia.

Las mismas fuentes indicaron al diario Alfil que el ministro del área, Alfonso Mosquera, ya se comunicó con Ferreyra, a quien le transmitió “el inclaudicable compromiso con la libertad de prensa” de parte del gobierno. Además, informaron que se dispuso que la Dirección General de Conducta Policial inicie una investigación de oficio “sobre los hechos que puedan constituir materia de agravio a este verdadero pilar de la democracia”.

En tanto, fuentes de Hacemos por Córdoba en la Legislatura adelantaron a este medio la “predisposición” del oficialismo para tratar el tema en el cuerpo, para lo cual se pedirán los “informes respectivos al área del Poder Ejecutivo que corresponda para su esclarecimiento”.

Anoche se adelantó el bloque de Juntos por el Cambio. A través de su presidente Orlando Arduh, expresó su “repudio” a las expresiones de Mielgo contra Ferreyra y Rossi y “solidaridad” para con ambos, y resaltó que “en un sistema democrático, estas amenazas no deben ser toleradas, porque contrariamente a lo que piensa el Comisario Mayor es obligación de los legisladores investigar, controlar y hacer públicas este tipo de situaciones que pueden poner en riesgo los derechos y la vida de los cordobeses”. “Mucho hemos debatido en el ámbito de la Legislatura sobre la necesidad de establecer una nueva formación de nuestra Policía Provincial, incluso la oposición integrara también el nuevo tribunal de conducta. Y esto debe ponerse en marcha de modo urgente”, conminó JPC.

“A estas alturas lo más grave no sólo es la doble vara del gobierno provincial, sino su estruendoso silencio. Por una parte estamos alentando a las mujeres que denuncien estas situaciones de violencia de género y cuando se animan a denunciar no les damos el marco de seguridad suficiente para garantizarles no sólo la continuidad laboral sino sus propias vidas”, agregó el comunicado difundido.

En cualquier caso, será todo un desafío de HPC abrir el tema en la unicameral y evitar que las esquirlas le lleguen al responsable político de la Policía, el ministro Mosquera y, en última instancia, el gobernador Juan Schiaretti. “Hay voluntad para esclarecer los hechos y ya se viene procediendo en el Ministerio”, resaltó una alta fuente oficialista que integra la Legislatura.

Rossi le adelantó a diario Alfil que no contestará la carta documento que le envió Mielgo, a la que califico de “desubicada”. Su bloque, la UCR, se expresó por redes sociales, pero no emitió formal posición. Conocida la denuncia del supuesto acoso contra la subalterna, el radical pidió, en un proyecto de resolución, la remoción de la titular del Tribunal de Disciplina policial, Ana María Becerra, la desafectación de Mielgo de su último cargo, y la reincorporación de la agente denunciante. “No alcanza con la aprobación de la ley Micaela y la capacitación de los tres poderes del Estado cuando éste mismo no tiene la voluntad de hacerla cumplir, y apaña practicas aberrantes de sus funcionarios”, señaló el legislador en el proyecto.

Como respuesta, el comisario puso en tela de juicio su accionar como legislador y lo acusó de buscar “protagonismo público, en lugar de hacerlo mediante el mérito y la importancia de su labor parlamentaria, que en su caso brilla por su ausencia”. Tras esa introducción, Mielgo rechazó las acusaciones, defendió la legitimidad de su ascenso, y le advirtió a Rossi que, de no retractarse, le iniciaría una querella por calumnias.

Alfil intentó comunicarse con Becerra, pero no tuvo éxito.