A 25 años de la COM, descartarían pronta reforma

La Carta Orgánica Municipal (COM) cumplió un cuarto de siglo el fin de semana. Aunque algunos ex convencionales constituyentes sugieren una  reforma, voces del oficialismo descartan esa posibilidad en el marco de la pandemia (y el año electoral).

Por Julieta Fernández

COMEn un año electoral y con la pandemia todavía entre nosotros, el oficialismo descartaría la posibilidad de que, en el corto plazo, se llame a una Convención Municipal para reformar la Carta Orgánica. Existe la idea de que ningún gobierno quiere plantear una reforma para ‘no quedar pegado’ a los cambios que esto implique.

La reciente elección del defensor del Pueblo puso sobre la mesa el debate por la modalidad de votación del ombudsman. Los candidatos a ocupar el cargo, Yvon Tesio (Política Abierta) y Lucía de Carlos (Respeto), plantearon en el Concejo Deliberante la necesidad de reconsiderar la modalidad de elección y la posibilidad de que sea mediante voto popular. En ese marco, Tesio sostuvo que sería necesario también considerar la reforma de la Carta Orgánica Municipal a 25 años de su creación.

Quienes no acuerdan tanto con esta idea (al menos en el corto plazo), consideran que hay otras herramientas más simples para plantear algunas modificaciones puntuales  como la posibilidad de la reforma por enmienda. El artículo 52  de la Carta Orgánica establece que pueden reformarse hasta dos artículos y sus concordantes mediante enmienda efectuada por el Concejo Deliberante. Esto requiere el voto de los tres cuartos de sus miembros. La enmienda queda sancionada “si es ratificada por referéndum, convocado a tal efecto o en la oportunidad de la primera elección municipal que se realice”. Cabe recordar que solo puede llevarse a cabo una reforma por enmienda por año legislativo y, una vez aprobada, debe pasar un año calendario para efectuarse una nueva enmienda.

El año pasado se hicieron dos modificaciones: una concerniente a la Junta Electoral definitiva (art. 187) y la otra en relación al comienzo de sesiones ordinarias en febrero (art. 67). Desde el oficialismo aseguran que esos cambios suelen acordarse en la Comisión de Labor con los presidentes de bloque y el presidente del Concejo Deliberante: “No creo que el oficialismo llame pronto a una Convención Constituyente. Es un año complejo por la pandemia y además electoral. Quizás en un último año de gestión y con un buen crecimiento económico, el oficialismo se permita pensar en estas cosas”, aseguró una fuente del Concejo Deliberante a Alfil.

Para el oficialismo, no habría cuestiones “de vida o muerte” a modificar en la Carta Orgánica. Al menos no serían aspectos que ameriten un pronto llamado a Convención. “Quizás haya que incorporar cuestiones de coyuntura en el marco de esta era digital pero hoy tenemos al frente la segunda ola de coronavirus. Quizás haya ex convencionales que no lo sepan”, dijo en tono irónico un dirigente oficialista.

En los últimos días, ex convencionales constituyentes que participaron de la creación de la Carta Orgánica Municipal, se han expresado en relación a algunos aspectos que podrían reformarse. En diálogo con FM Gospel, el abogado Enrique Novo señaló: “Ha sido una buena Carta. Con algunas cuestiones de vanguardia a nivel nacional: la banca del ciudadano, la legitimación del defensor del Pueblo a nivel municipal, un Tribunal de Cuentas que incluya no solo a la primera minoría sino también a la tercera fuerza”, comentó el especialista en Derecho Público.

Entre los aspectos a modificar, Novo expresó que la Carta Orgánica debiera adecuarse a estos tiempos: “Nos hace falta que se contemplen aspectos vinculados a las redes sociales y también la figura de un viceintendente, que se voten concejales con representación barrial en el Concejo, que la elección de los concejales sea netamente proporcional y no con una mayoría fija, darle otro matiz a la figura del auditor municipal porque ningún intendente la puso en funciones”. El abogado consideró que el único gasto que esto implicaría sería el de una elección de los respectivos convencionales y resaltó: “En su momento, los convencionales trabajaron 8 meses ad honorem. Acá, con 2 meses de trabajo sería suficiente y podría usarse el recinto del Concejo en los días en que no hay sesiones”.

“Las constituciones como la Carta Orgánica son construcciones sociales, culturales e históricas que seguramente, después de 25 años, tengan cosas para revisar, actualizar y otras que directamente no se pusieron en práctica y hay que avanzar en aplicarlas” señalan desde Juntos por Río Cuarto. Desde la primera minoría sostienen  que habría puntos de reforma “durmiendo” en la Comisión de Reforma Política que no ha vuelto a funcionar recientemente. “Hay que debatir a fondo si existe necesidad de reforma general o si, modificando  de a dos artículos por año, podemos actualizar lo que tenemos”, sostiene un edil opositor.

La experiencia reciente demostró que una elección municipal puede llevarse adelante en pandemia, siempre y cuando se cumplan los protocolos y la situación sanitaria exprese señales de mejoría. Lo último no estaría ocurriendo en la actualidad al advertir la llegada de una segunda ola en el marco de la pandemia del covid-19 y mientras las autoridades insisten en la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad.

La Carta Orgánica de Río Cuarto cumplió 25 años y, pese a las modificaciones que plantean diversos actores políticos, habría un consenso general en la idea de que la Constitución local no amerita una reforma urgente. Por otro lado, la coyuntura electoral en un año de las elecciones legislativas y con una crisis económica y sanitaria, no permiten siquiera pensar en ponerlo en la agenda de este año. “Una Convención es un lujo que se puede dar en tiempo más tranquilos” señalan desde la bancada oficialista al sugerir que la reforma que plantean algunos sectores sería el broche de oro ideal para una gestión, siempre y cuando haya superado las crisis anteriormente mencionadas.