Se cumplió el pacto: Rins, reelecto Defensor del Pueblo

El Concejo Deliberante aprobó la continuidad del primer Defensor reelecto. Rins repite, pero busca renovarse en su camino hacia futuras candidaturas. Aunque se impuso por amplia mayoría, hubo sorpresas en el reparto de votos.

Por Gabriel Marclé

Fueron meses de idas y vueltas, de enojos y especulación, de amenazas e internas. Pero, finalmente, lo que primó fue el establishment. Fue así como Ismael Rins, uno de los referentes del radicalismo local y posible futuro candidato a intendente, resultó elegido por sus pares para repetir la titularidad de la Defensoría del Pueblo y convertirse en el primer Ombudsman que asume el cargo por segunda vez.
La victoria fue alcanzada con 14 votos, logrando superar ampliamente a sus dos rivales Lucía de Carlos e Ivon Tesio (ambos con dos votos). Los encargados de elegir fueron los concejales de los tres bloques que componen el Legislativo municipal. Una vez más los actores principales de la política riocuartense se convirtieron protagonistas del proceso, mientras desde algunos sectores solicitaban abrir la elección a la comunidad.
El resultado fue el esperado. Aunque se intentó generar la sensación de un resultado abierto, el final del proceso representa a las claras el cumplimiento del “secreto a voces” que domina la elección desde la creación de la Defensoría, a mediados de los 90’s. En cada oportunidad, el cargo fue asumido por el candidato de la primera línea opositora al gobierno de turno y siempre fue presidido por peronistas y radicales; a excepción del primer Ombudsman, Mario Alesci, quien provenía de un espacio alternativo.
El pacto se ejecutó tal como lo planeaban desde un comienzo, aunque atravesó algunos capítulos particulares. En febrero, antes que se comenzaran a oficializar las candidaturas, la Municipalidad de Río Cuarto acusaba a la oposición de enviar señales erróneas que ponían en riesgo el cumplimiento del acuerdo por la Defensoría. Desde JxRC mostraban una pose combativa, algo que incomodaba al intendente tanto como las versiones sobre el fortalecimiento de la imagen del Defensor del Pueblo en su camino a competir por la intendencia en las elecciones de 2024.
El Mojica puso en duda la continuidad del trabajo conjunto, pero las aguas se calmaron luego del primer encuentro entre el jefe municipal y los referentes de la oposición. El diálogo fue el aliciente justo para normalizar la relación y Rins se volvía a posicionar como el candidato preferido. Tal fue así que, pese a competir contra otras dos opciones, el hijo del ex intendente Benigno Antonio Rins.
Llamosas busca comodidad y elije a un amigo de toda la vida, un viejo conocido que ya demostró su valía durante la primera gestión y que no le pondrá las cosas difíciles. Aunque sabe lo que obtendrá de Rins, deberá observar de cerca el camino de su gestión del reelecto Ombudsman que mantiene intactos sus deseos de ser el segundo Rins en gobernar Río Cuarto. Después de todo, la Defensoría del Pueblo resulta un semillero para todo aquel con intenciones de convertirse en intendente.
Renovado
En diálogo con los medios que asistieron a la votación, el Defensor reelecto dejó en claro que seguirá abocado a los aspectos clave de la función que desempeña y sumando nuevas alternativas de trabajo que mejoren la experiencia de la institución. Más allá de lo que expresa en los micrófonos, el aura que rodea a Rins muestra tonos renovados.
El seguimiento de los hechos de agenda revela que el Defensor del Pueblo se ha vuelto un jugador más fuerte entre los tópicos de la actualidad política, algo que se ha vuelto notorio por algunas de las últimas acciones en las que se vio involucrado. Como ejemplo surge su intervención en la audiencia pública por el aumento del gas.
“Ecogas ha intentado sacar una ventaja en la pandemia”, lanzó Rins abordando con dureza el delicado tema. Su postura se ubicó del lado de los clientes que reclaman por las subas en un contexto de pandemia, pero fue directamente en contra de la empresa proveedora contratada por el Gobierno de Córdoba. Por más que el Defensor haya mostrado su cara más afable hacia las cuestiones de agenda local, mostró los dientes a la hora de apuntar contra Provincia.
Esas cuestiones hacen ver que no puede encontrarse un mejor hábitat para crecer como candidato que aquel en constante vínculo con los pesares y reclamos de la población; casi que la plataforma política se arma sola. Pero tampoco es posible apresurarse en la idea de considerar a Rins como un candidato potable en el corto plazo. Quizá deba esperar otro turno más para aislar su figura del nexo municipal con Llamosas y sacarse chispas con el resto del radicalismo.
En medio de internas
El conteo de votos abrió una pestaña inesperada. Pese a lograr 14 votos, sus rivales Lucia de Carlos e Ivon Tesio consiguieron dos votos cada uno y se registró un voto en blanco. ¿Qué sería lo llamativo de esto? Si Tesio recibió el voto de su representación en la segunda minoría y el oficialismo votó en su totalidad a Rins, ¿de dónde provinieron los votos a De Carlos, ex candidata a intendente de Respeto? Los cálculos y sospechas apuntaban a dos hipótesis igual de creíbles.
La primera versión de los hechos apunta a una supuesta interna en la alianza JxRC, impulsores de la candidatura de Rins. Desde el PJ aseguraban que toda la bancada oficialista había votado al candidato de la oposición, por lo que se daban al menos 9 puntos para Rins. Es por eso que, de haber votado los 7 concejales de JxRC, Rins no hubiera logrado 14 sino 16. “Les faltaron dos. Se ve que la interna pega fuerte”, chicaneaban desde el peronismo.
Sin embargo, surgió otra versión, esta vez desde el mismo bloque apuntado por el PJ. “Los 7 votamos al nuestro. Estamos seguros”, aseguraban desde JxRC. Desde la primera minoría se enteraron de lo que intentaban instalar sus contrapartes oficialistas y devolvieron el cachetazo. “Para mí los que están en interna son ellos. Se ve que los concejales de Nazario no están muy conformes con la alianza”, manifestaba un integrante del bloque opositor sobre un supuesto quiebre de la tendencia promovida por el PJ.
¿Cuál de las dos versiones es la correcta? Sea cual sea, queda claro que las maniobras políticas que dominan la agenda del legislativo tampoco le escaparon a la elección del Defensor del Pueblo. Pase lo que pase, la rosca no para.