Transporte: por primera vez, el Gran Río Cuarto convoca a audiencia pública

Es la primera vez que los concejales de Río Cuarto, Holmberg y Las Higueras convocan a este tipo de audiencias para discutir el servicio de cara a un pronto llamado a licitación. Mientras tanto, la oposición asegura que el Municipio estaría acordando algún valor aproximado con la empresa aunque “eso no se ha blanqueado en las reuniones de comisión”.

Por Julieta Fernández

“Cuando se anunció la licitación, dijimos que era imperiosa la realización de una audiencia pública” señaló el concejal de Juntos por Río Cuarto, Carlos Ordóñez. La iniciativa finalmente fue anunciada por el oficialismo tras la determinación de la Comisión Interlegislativa del Parlamento del Gran Río Cuarto que tuvo lugar el fin de semana en Holmberg. Allí estuvo el presidente del Concejo Deliberante local, Darío Fuentes, quien comunicó la noticia de que la audiencia pública será en conjunto con las otras dos localidades que integran el Gran Río Cuarto y que se ven implicadas en el uso del mismo servicio de transporte urbano.

De entrada, Juntos por Río Cuarto tomó esta noticia con cierto recelo, ya que aseguran que el bloque de la primera minoría habría propuesto lo mismo con anterioridad. Sin embargo, algunos optan por ser políticamente correctos y sostienen que “independientemente de quien convoque, lo importante es que la audiencia se haga”.

Según pudo conocer Alfil, la audiencia pública más reciente en materia de transporte urbano se llevó adelante en diciembre del año 2013. En ese momento, esa instancia se dio con la intención de replantear la configuración del sistema de transporte urbano pensando en una futura licitación. Finalmente, tal llamado a licitación no se llevó adelante pero, en enero del 2015, se constituyó el marco regulatorio y se concesionó el servicio de la empresa SAT por cinco años. “En ese tiempo se debería haber evaluado el servicio y no se hizo”, aseguran desde la oposición mientras le pasan la pelota al gobierno de Llamosas.

En aquella audiencia participaron más de 20 actores sociales entre instituciones y gremios. Desde el radicalismo (entonces oficialismo), aseguran que la discusión “se mezcló” con el planteo de un aumento del boleto y consideran que “se entorpeció el objetivo de la audiencia que era establecer un modelo de servicio en conjunto con los vecinos y posteriormente llevar adelante un proceso licitatorio”. Los planteos de las distintas agrupaciones e instituciones pasaron principalmente por la calidad del servicio en materia de recorridos y frecuencias pero también hicieron hincapié en el valor de la tarifa.

Si la próxima audiencia se da en el marco de una nueva discusión de actualización tarifaria, es esperable que las exposiciones de los vecinos hagan mención al precio del ticket. Incluso si el tema no estuviese en agenda, es probable que las instituciones lo pongan sobre la mesa, teniendo en cuenta que las agrupaciones que se manifestaron hace una semana aseguraron en el marco de una radio abierta que el servicio que se presta “es deficiente y caro”.

Ponerse al día

El Municipio tendría la intención de ponerse al día con algunas de las cuestiones que establece el Código de Transporte. El anexo 2 de este código establece que el Municipio debe hacer una evaluación cuantitativa para elevar un informe al Concejo Deliberante para su análisis. Hasta ahora, nunca se habría llevado adelante una audiencia pública (desde que se reglamentó este marco en 2015) y tampoco una consulta a usuarios. Esta última debiera darse “cuando el Estado lo crea conveniente”, mientras que las audiencias debieran ser cada dos años. El marco insta también a que el Estado haga “una evaluación permanente del servicio”.

“La audiencia pública es una herramienta fundamental para discutir los detalles que tienen que ver con todos los servicios y que los riocuartenses seamos testigos de esta discusión”, aseguró Ordóñez. Tanto oficialismo como oposición considerarían que el contexto actual es propicio para una audiencia en la que se plantee qué demandas debiera cubrir el servicio, pensando en la futura licitación que se llevaría adelante en los próximos meses.

La particularidad de esta audiencia es que, al abarcar la metrópolis del Gran Río Cuarto, convocará a una mayor cantidad de actores. Se espera que en el plenario del Parlamento previsto para mayo se defina una fecha para esta instancia. Aseguraron que, a pesar de que aún no haya ingresado el proyecto de licitación, la audiencia podría desarrollarse sin inconvenientes.

Blanquear” el precio

La Comisión Evaluadora del Precio del Boleto volvió a reunirse pero no se habría avanzado en la definición del nuevo valor del ticket. Esto se debería a que “aún no se cuenta con la documentación necesaria y la estructura de costos para evaluar si corresponde o no el aumento”. Integrantes de dicha comisión aseguraron a Alfil que la estructura de costos presentada por la empresa sería “indescifrable” y la documentación que debiera acompañar ese pedido sería insuficiente.

Aunque desde el oficialismo niegan tener algún número en mente, la información que trascendió la semana pasada sobre un presunto aumento en dos tramos generó ruido en la oposición. A partir de esto, advierten que el Ejecutivo podría estar manteniendo conversaciones con la empresa y “cerrando un precio”. En esta oportunidad, la reunión de dicha comisión fue breve pero contó con la participación de casi todas las partes convocadas (FURC, CGT, CTA y AOITA) y solo se ausentó la UNRC. Todos los sectores presentes manifestaron estar en contra del aumento que pide la empresa, a excepción de AOITA. El gremio fundamentó su postura en la necesidad de avanzar en la discusión paritaria de los trabajadores del volante.