Cambios en Ganancias: los solteros son los más beneficiados

La persona sin cargas familiares que cobre un salario bruto de $150.000 sufrió retenciones mensuales durante 2021 de $9.640,49, lo que implica que se le reintegrarán $30.000 en abril. ). En el mismo caso, pero de un casado, la devolución rondará los $10 mil pesos. Se incorporaron cambios que impactan en beneficio de jubilados y pensionados, las parejas en concubinato y los contribuyentes de la zona patagónica.

La Cámara de Diputados empezó a tratar en comisión el proyecto de reforma de Ganancias que busca aliviar del pago de ese tributo a más de un millón de personas, con las exposiciones del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y de la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. En busca de lograr consenso se incorporaron cambios que impactan en beneficio de jubilados y pensionados, las parejas en concubinato y los contribuyentes de la zona patagónica.

En el caso de los jubilados, la ley hoy establece que para que puedan acceder al beneficio de la deducción de 6/8 haberes no puede tener otros ingresos distintos a la de la jubilación (por ejemplo, intereses de un plazo fijo); si se aprueba la iniciativa se permitirá flexibilizar el requisito para la deducción estableciendo un monto mínimo de ingresos para perder el beneficio.

En el caso de parejas en concubinato, si bien en la actualidad la ley habilita deducir al cónyuge, la nueva ley permitirá ampliar la deducción al concubino, cualquiera fuera el sexo, dándole al proyecto una perspectiva de género. A nivel regional, se incorpora al proyecto un artículo que mantiene vigente el beneficio del 22% adicional para la zona en cuestión. Esto beneficia a cerca de 83.500 empleados y jubilados que pagarán el impuesto en la región patagónica, pero con una menor carga tributaria que el resto de los contribuyentes, ya que mantendrán un incremento en las deducciones del 22% respecto del resto del país.

La propuesta formula, en esencia, una suerte de deducción adicional solo aplicable a los trabajadores dependientes (y una solución equivalente para pasivos) cuya remuneración bruta mensual sea igual o inferior a $ 150.000, cuyo monto será el necesario para que no deban abonar el impuesto, considerando además en estos casos como no alcanzado el SAC (aguinaldo).

Para el resto de los empleados los mínimos y deducciones continuarán siendo los mismos que los vigentes actualmente, excepto para quienes perciban una remuneración de entre $150.001 y $173.000, para los cuales se faculta al Ejecutivo a realizar los ajustes necesarios para evitar que estos trabajadores terminen con un ingreso de bolsillo inferior a los comprendidos en el párrafo anterior.

Un trabajo del Iaraf analiza cuantitativamente los posibles efectos derivados de la aprobación del proyecto presentado se ejemplifica el impuesto determinado al que quedan comprendidos actualmente trabajadores (con y sin cargas de familia) de diferentes niveles de ingreso mensual promedio, y se lo compara con la situación que se daría en caso de aprobarse el proyecto de ley.

La situación se modifica para el caso de los tramos de ingresos más bajos y la modificación es más sensible para el caso de los trabajadores sin cargas de familia. Por ejemplo, un soltero con un ingreso mensual bruto de $125.000, que deja de pagar ganancias según el proyecto, verá su ingreso neto anual incrementado en un 3,8%, mientras que uno que ingrese $150.000 mensuales brutos recibirá el máximo incremento, 7,7%.

En el caso de un trabajador casado con dos hijos, estos incrementos de su ingreso neto después de impuesto son del 0,2% para el que tiene un salario de $125.000 mensuales, hasta un 2,6% para aquellos que tengan ingresos brutos por $150.000 cada mes.

La nueva ley será retroactiva a enero. Así, según los cálculos del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, en el caso de los casados con dos hijos este año comenzó a aplicarse la retención en los salarios brutos de $120.000. En ese caso la retención mensual es de $ 34,49, por lo que en tres meses la devolución será levemente superior a los $100 (el ahorro anual que tendrá ese nivel de sueldo será de $413,92). En el mismo caso, pero con un salario bruto de $150.000 la retención mensual ha sido de $ 3.374,12, por lo que la devolución de los primeros tres meses puede llegar a rondar los $10 mil pesos.

Para los solteros las retenciones se iniciaron en los $100.000 brutos. En ese caso la retención mensual fue de $583,38, lo que en tres meses sumará poco más de $1700. El cuanto al ahorro anual estamos hablando de $7.000,57. El soltero que cobre un salario bruto de $150.000 sufrió retenciones mensuales durante 2021 de $9.640,49, lo que implica que en tres meses superará los $30.000 y recibirá ese monto por parte de la AFIP.