Bressán “revolucionario” con anuncios inéditos en Transporte

Tras el anuncio del primer llamado a licitación para el transporte urbano, el gobierno local redobló la apuesta. Por primera vez, el Municipio subsidiará a la empresa SAT con casi $2 millones mensuales hasta fin de año. Esperan algún efecto “mitigador” en la actualización tarifaria.

Por Julieta Fernández

El término “revolucionario” responde a que el Municipio nunca antes había llamado a licitación para prestar el servicio de transporte urbano y tampoco había intervenido en el esquema de subsidios que recibe la Sociedad Anónima de Transporte (SAT Río Cuarto). Para bien o para mal, los anuncios no dejan de marcar un precedente en dos aspectos que nunca antes se habían tocado en cuanto al transporte de pasajeros en la ciudad. En contrapartida, las expectativas son muchas y la oposición teme a que equivalga a “mucho ruido y pocas nueces”.
Los anuncios se dan en el marco de un pedido de aumento del boleto por parte de la empresa prestadora. Aunque el debate en el recinto se ha dilatado más de lo previsto, la aprobación de un incremento será inevitable y la empresa espera que el valor del ticket no sea menor a $50 (actualmente cuesta $28,70). He aquí la expectativa de que el aporte de $1.930.000 mensuales por parte del Municipio sea una variable que derive en un impacto menor en el bolsillo de los usuarios.
No obstante, los dichos de Bressán en conferencia de prensa no habrían dado mucha esperanza de que eso ocurra. “El tema tarifario y el esquema de subsidios son dos cosas separadas. El aumento del boleto se está tratando en el Concejo Deliberante que es el ámbito natural de discusión”, señaló el funcionario. De todos modos, el secretario resaltó que la cifra mencionada por el vocero de la empresa (Alejandro Ugalde) sobre lo que ‘debiera costar el servicio’ con la actual reducción de subsidios es inviable: “Es imposible que el boleto alcance un valor cercano a $160. Más allá de que lo que pidió la empresa rondaría los $50, tampoco hay forma de que el aumento que se apruebe alcance ese monto”.
Por su parte, la empresa habría presentado una estructura de costos ante la comisión de Transporte del Concejo Deliberante y se le habría pedido que anexe documentación respaldatoria para evaluar cuál sería el nuevo costo del boleto de colectivo en la ciudad.

¿Compromiso con la Provincia?
La decisión de formar parte activa del cuadro subsidiario de la empresa responde a una resolución del Ministerio de Transporte de la Nación en relación a la readecuación del esquema de subsidios entre Nación y Provincia. A partir de esto, el Municipio suscribió a un convenio a través del cual se compromete a aportar el 50% de lo que el gobierno provincial aportaba en materia subsidiaria a la empresa local. Esto equivaldría a un monto cercano a los $20 millones desde marzo hasta fin de año.
“El Municipio no está en condiciones de oponerse a nada de lo que le tire la Provincia” señaló un concejal opositor a Alfil. Este anuncio se da en un contexto en el que el Municipio estaría ‘devolviendo favores’ al gobierno provincial. Con el reciente ingreso del refinanciamiento de la deuda en dólares al Concejo, la lectura de parte de la oposición sería que el oficialismo ‘no puede decirle que no’ a Schiaretti.
La frase de cabecera pronunciada por el gobernador y el intendente resuena más que nunca en estos momentos. El ser del mismo equipo tiene sus ventajas pero también conlleva sus compromisos y responsabilidades. Una de ellas sería este acontecimiento “histórico” que implica el otorgamiento de casi $2 millones mensuales a la empresa SAT para compensar una parte del subsidio que otorgaba la Provincia.

Una de cal y otra de arena
Mientras que la decisión de pagar este monto mensual se dio tras una readecuación del esquema subsidiario entre Nación y Provincia, la determinación de realizar un pronto llamado a licitación habría sido mera voluntad del Municipio. El oficialismo no duda en ensalzar esta iniciativa e incluso sostienen que dicho proceso iniciaría este año. Del otro lado del charco, sostienen que comunicar esa decisión tendría el objetivo de “atenuar” el malestar social por el pronto aumento de la tarifa. Sin embargo, consideran que un llamado a licitación siempre es una buena noticia porque permitiría que otras empresas tengan la posibilidad de presentar sus ofertas.
Aunque los representantes del oficialismo en el parlamento niegan que el próximo aumento eleve el costo del ticket a $50, nadie garantiza que el otorgamiento de casi $2 millones por mes implicará un mejoramiento en la calidad del servicio. A partir de lo expresado por el oficialismo, se infiere que el monto que pagará el Municipio hasta fin de año simplemente compensará en parte los valores que la empresa percibió en materia subsidiaria durante el 2020.
Según una encuesta realizada por el bloque JxRC a 210 usuarios del servicio, el 43,94% considera que los recorridos no son adecuados y el 65% considera que el Municipio no se ocupa del tema. El hecho de que el gobierno local participe activamente del esquema de compensaciones tarifarias abre la expectativa de que algunos aspectos como higiene, cantidad de frecuencias y recorrido sean mejorados puesto que los contribuyentes realizarán un aporte directo a la empresa prestadora durante los próximos 9 meses.