Interna Pro: Frizza perdió en Colón y R. Machado ganó Santa María

El candidato apoyado por el diputado no pudo contra el hombre del G25, Benjamín Buteler. El intendente de La Paisanita, hombre de la senadora, ratificó su liderazgo departamental.

Por Yanina Passero

El PRO Córdoba tuvo ayer su domingo de interna partidaria en dos departamentos de la provincia: el estratégico Colón y el para nada desdeñable Santa María. La importancia de estos enclaves no se corresponde con el desarrollo territorial que, por ejemplo, sí ostentan el peronismo o el radicalismo. Con una participación del 38%, el macrismo mostró un padrón de 2047 para el primer caso; y 926, para el segundo.

A pesar de que quedaron al desnudo estos números que el partido a nivel nacional siempre quiso mantener en reserva, el diputado Gabriel Frizza, jefe de Colón, ratificó el liderazgo en su circuito, Jesús María, pero su candidato para presidir el departamento fue derrotado por un libertario que propuso el G25 de Guillermo Dietrich y Esteban Bullrich y, afirmó el diputado, también apoyado por miembros de su partido como Laura Rodríguez Machado, Soher El Sukaria, Héctor Baldassi y Eduardo Romero.

El concejal de La Calera, Ariel Mealla, perdió por 39 votos la interna departamental contra Benjamín Buteler, un extrapartidario que aceptó la propuesta del think tank macrista y ocupó el lugar que quería un dirigente PRO de la zona, Martín Roca. Un total de 786 afiliados se acercaron a las mesas habilitadas en Jesús María, Villa Allende, Saldán, Mendiolaza, Unquillo, Río Ceballos y La Calera. Por Buteler votaron 412 personas y por Mealla, 373. Un voto fue anulado.

En tanto, el hombre amadrinado por la senadora Laura Rodríguez Machado en Santa María, Ignacio Sala, ratificó su jefatura departamental. Allí ganaron en todos los circuitos menos en Villa Los Aromos.

Durante la semana, es altamente probable que proliferen los pases de factura. Frizza manifestó su enojo con los suyos, cuando en realidad le mezquinaron el apoyo desde Buenos Aires. Cabe recordar que este medio publicó la semana que pasada que el propio expresidente Mauricio Macri se metió al barro para desactivar la interna en Villa Allende, tierra de su amigo personal, el intendente Romero.

Los conmilitones locales del diputado le facturaron, la noche de la derrota interna, la pérdida de la Municipalidad de Jesús María. Cabe recordar que en esa oportunidad no hubo acuerdo con la UCR y el PRO acordó con los líberos del PJ. Como se sabe, el triunfo fue para el líder ruralista Luis Picat.

Las esquirlas también salpican al flamante presidente del PRO, Javier Pretto. Mealla contaba con su venia, incluso hace dos semanas lo paseó por los principales despachos del macrismo porteño.

Consecuencias

Desde estas páginas se señaló que esta interna, más allá de los resultados, no haría más que profundizar heridas que jaquearían no sólo la cohesión del partido, necesaria en tiempos electorales; sino que también pondría en peligro el acuerdo interno que colocó a Pretto nuevamente en la presidencia del PRO Córdoba.

El juez federal con competencia electoral, Ricardo Bustos Fierro, dedicó su tiempo a ordenar la democracia interna de los radicales. Sin embargo, sobre el escritorio del magistrado ya reposan dos impugnaciones al ascenso de necesidad y urgencia que obtuvo el exintendente de La Carlota.

La primera surgió del núcleo de Pretto, en concreto de Federico Sársfield, un dirigente amarillo integró el equipo de asesores cuando el entonces removido presidente del PRO ocupaba un escaño en la Cámara de Diputados de la Nación. La segunda impugnación llegó junto con el anuncio de que una lista del circuito La Calera se bajaba de la competencia.

María Emilia Abdelnabe, quien hasta el sábado era la candidata por a presidente de la Junta Ejecutiva de esa localidad y responde a Héctor “La Coneja” Baldassi, renunció a la candidatura oficializada, tras denunciar al candidato departamental apadrinado por el diputado Frizza, el edil Mealla, de alterar el padrón de afiliados para garantizarse un triunfo que no pudo ser. “La nómina de afiliados no se condice con la realidad ya que aun habiendo reconocido la irregularidad han sido incluidos en el padrón y habilitados para votar”, resalta el escrito que enumera varias razones para justificar su baja de la interna. Entre otras, cita dobles candidaturas en las listas de circuito y la fijación de un lugar inaccesible para sufragar.

Este último punto divertía a la dirigencia macrista que seguía el minuto a minuto de la compulsa desde sus piscinas o paraísos serranos. “En lugar de elegir un lugar céntrico como pedía la lista de Abdelnabe, Mealla dispuso la mesa en un asentamiento urbano donde se había asegurado la concurrencia de varios afiliados. Los de los countries quedaron lejos”, se burlaban divertidas algunas fuentes.

La continuidad de Pretto al frente del PRO es un tema que será seguido de cerca por toda la dirigencia. No deja de ser un dato curioso que, pese a que Mealla era su hombre, eligió festejar el triunfo de Sala en Alta Gracia.

Asimismo, habrá que ver qué curso tomará el diputado Frizza que ya había manifestado su fuerte enojo con la conducción nacional del macrismo por desafiar su liderazgo en el bastión y, después, con los referentes locales del partido.