Llaryora habló de gestión (omitió la política)

El intendente estructuró su discurso de apertura del ciclo legislativo sobre dos pilares: Modernización y Descentralización. Rindió cuentas, renovó algunas promesas y sumó otras. Omitió por completo hablar de política, guardando una razonable cautela frente a la volatilidad de la relación Provincia-Nación.

Por Felipe Osman

Martín Llaryora inauguró un nuevo ciclo de sesiones ordinarias con un extenso discurso en el que recorrió los desafíos encontrados a lo largo del 2020, las acciones de gobierno llevadas adelante y una proyección sobre lo que vendrá, renovando algunos anuncios, tales como el desarrollo del Ferrourbano, la reconstrucción del Teatro Comedia y la finalización de la nueva sede del Concejo Deliberante, y sumando otros, como una inversión de 1.200 millones de pesos en bacheo y 240 millones en aliviadores cloacales.

La exposición estuvo ordenada en base a nueve ejes temáticos, a saber: Salud, Recuperación, Modernización, Economía, Educación, Desarrollo Urbano, Sustentabilidad, Descentralización e Inclusión. Entre éstos, las noticias más significativas estuvieron relacionadas con las acciones de gobierno vinculadas a la modernización del Estado Municipal, su descentralización y el Trasporte.

El intendente calificó a la modernización como “la piedra angular” de su gestión, destacó la adhesión del municipio a la plataforma provincial del Ciudadano Digital y anunció el desarrollo de la aplicación APP CIUDADANA, que permitirá a los vecinos iniciar reclamos y conocer el estado de los mismos, a la vez que facilitará la fiscalización de su avance por los funcionarios de cada área.

También habló de la implementación de la Habilitación Automática de Negocios, un ambicioso plan ya glosado por Alfil por el cual el municipio buscará agilizar la habilitación de comercios y tornarla menos vulnerable a las constantes fallas de los procesos burocráticos.

En cuanto a descentralización, el jefe comunal destacó los logros de su primer año de gestión, léase, una inversión de 300 millones de pesos en equipamiento para el COyS, que significaron la adquisición de maquinaria, barredoras, camiones hidrolavadores, desobstructores y demás; la compra de equipos de mantenimiento liviano para los CPC y las nuevas funciones que ahora tiene en cabeza la Tamse.

En este apartado, tanto como al momento de hablar de los logros de la gestión en materia económica, sorprendió que no se hiciera la más mínima mención del Suoem, que resiste por igual la desconcentración operativa del municipio y la reestructuración de los insostenibles costos salariales que arrastraba -y en menor medida sigue arrastrando- el municipio.

Al momento de hablar de transporte el intendente renovó su promesa de implementar el Ferrourbano y anunció que se incorporará equipamiento que permita la geo-localización de las unidades, a los fines de poder realizar un seguimiento de los recorridos, horarios y frecuencias de los colectivos, una potente herramienta de fiscalización que podría haber sido implementada hace muchísimo tiempo, pero que siempre fue resistida por las prestadoras del servicio.

Se anunció además la creación del Expreso Tamse, un recorrido que unirá distintos barrios periféricos de la ciudad con un sistema “rápido, seguro y confortable”, a la vez que prometió la incorporación de 30 nuevas unidades a la empresa estatal y dotar a los colectivos de cámaras de seguridad.

Otros temas abordados durante la alocución del jefe comunal estuvieron vinculados a Educación, como el lanzamiento de un nuevo plan educativo a desarrollarse en las escuelas municipales con la intención de modernizar la currícula y la construcción de 45 nuevas aulas. En materia de género se destacaron las políticas de inclusión desarrolladas por el municipio y se prometió sumar nuevos esfuerzos. En materia de medioambiente se resaltó la reciente creación del IPAA (Instituto de Protección Animal y Ambiental), la erradicación de 18 macro basurales y la promesa de erradicar otros 20 durante 2021.

En suma, se trató de un discurso ordenado, con muchas similitudes con el de 2020, completamente concentrado en la gestión y en el que resultó muy notoria la omisión hecha por el intendente de temas netamente políticos. Algo que parece razonable si se pone en contexto con las palabras pronunciadas por Alberto Fernández en la apertura de sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa.

El discurso presidencial fue por muchos descripto como un “discurso de barricada”, en el que se atacó a la Justicia y se dejó de lado a la matriz productiva de la zona centro, haciendo aún más volátil que antes la relación (o la falta de ella) entre el Centro Cívico y la Casa Rosada.

En ese escenario, el intendente apeló a una receta de probada suficiencia entre los cordobeses para eludir caer en posiciones que puedan tornarse, más temprano que tarde, desventajosas: la del gobernador Juan Schiaretti. Comunicación en gestión, silencio en política.