Arranca el año electoral en JxC: Macri vuelve a Córdoba

Será a mediados de este mes, en el marco de la presentación de su libro. “Primer Tiempo” es un compendio de anécdotas y experiencias de su estadía en la casa Rosada que servirá al expresidente para recorrer el país en plan de campaña.

Por Yanina Passero
[email protected]

El gobierno del presidente Alberto Fernández transitó una semana negra apenas quedó al descubierto la existencia de un vacunatorio VIP en la sede del Ministerio de Salud de la Nación. La expulsión de Ginés González García del gabinete fue un rápido intento de contener la crisis, aunque algunas decisiones (y pronunciamientos) erráticos no hicieron más que alimentar la polémica que quedó servida en la bandeja de los aliados en Juntos por el Cambio.

Cierto es que la oposición no puede capitalizar al 100% este escándalo nacional porque la entrega de dosis a amigos del Frente de Todos no hace más que deslegitimar a la política, a profundizar este sentimiento en los argentinos que en lugar de vocación de servicio mueve a los dirigentes –sin distingos- la ambición de obtener la larga lista de privilegios y seguridades asociadas a la actividad. El mismo gobierno de Cambiemos había atravesado una severa crisis que incluyó modificaciones en el gabinete y la desvinculación de los familiares en las primeras y segundas líneas del Estado momentos después de que se conociera que el entonces ministro de Trabajo, Jorge Triaca, había nombrado a su esposa y a su cuñado en el Estado. “Colarse en la fila”, la absurda descripción del vacunagate que dio Fernández o el nepostismo en el Estado son caras de la moneda de la corrupción.

Juntos por el Cambio a nivel nacional tuvo sus internas sobre la postura a tomar frente a la lista de vacunados VIP. Pero no fue por miedo a quedar atrapados en discursos similares al de “que se vayan todos”. Todo lo contrario, la moderación que exhibió Horacio Rodríguez Larreta volvió a chocar con la impiadosa postura que sugerían Patricia Bullrich (ergo Mauricio Macri) frente a los vapores de la olla que destapó el periodista Horacio Verbitsky.

Ahora bien, Macri no dejará pasar que los efectos de la grieta, tan latentes como siempre, queden desaprovechados. Y como en sus épocas de oro, vendrá a cultivarla al sueldo que le arroja altos rindes en sus propósitos: Córdoba. Este medio pudo saber de calificadas fuentes que el expresidente de la Nación regresará a la provincia, con seguridad en la segunda quincena de marzo.

Lo hará con marquesina literaria, aunque se sabe que el desembarco se interpretará como una clara señal de largada del año electoral para los socios de Juntos por el Cambio en la provincia. El regreso después de su salida del poder central estará marcado por un revival de esos cuatro años a través de su libro “Primero tiempo”.

Macri redactó su libro en coautoría con Hernán Iglesias Illa, subsecretario de Comunicación Estratégica durante su Gobierno (y responsable de su línea discursiva), mientras la edición estuvo a cargo de Pablo Avelluto, secretario de Cultura en esa gestión. Junto con el extitular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, los tres conforman el triángulo de comunicación de Macri desde que dejó el poder, a fines de 2019.

 

Con un nombre que despertó suspicacias en propios y ajenos (ante la posibilidad de que Macri busque en el futuro un “segundo tiempo” de gestión) fuentes cercanas al expresidente se ocuparon de explicar que allí cuenta las cosas que pudo iniciar y las que no, las que deberían retomarse y las que habría que cambiar, en caso de un segundo gobierno de Cambiemos, pero dejaron al extitular de Boca Juniors afuera de esa hipótesis.

En concreto, ya se sabe que el exmandatario no será candidato en 2021 y de hecho Macri repitió en muchas ocasiones que la tarea legislativa no lo entusiasma.

Incluso, durante el 2006, cuando alternó su actividad como diputado nacional y presidente de Boca Juniors, recibió críticas por haber concurrido sólo a 32 de las 51 sesiones celebradas y por haber participado en apenas 36 de las 280 votaciones, algo que profundizó en el 2007 cuando estuvo ausente en todos los debates del recinto.

“Es un sitio en el que no se debaten ideas; las leyes son paquetes cerrados que envía el oficialismo y los legisladores son solo ‘levantamanos'”, había dicho Macri para justificarse.

Según fuentes partidarias, el libro ya fue objeto de varias revisiones y está listo para ver la luz. En busca de no ser una mera síntesis de gestión, incluye muchas anécdotas de los 4 años de Macri en la Casa Rosada.