Vacunación VIP: HPC dio por cerrado el tema

Con la sesión legislativa de ayer de ayer y el rechazo a dos proyectos de la oposición vinculados a la discusión por la vacunación irregular en Córdoba, el oficialismo consideró terminada la polémica. El silencio como estrategia y la apuesta para que el tema salga de agenda.

Por Yanina Soria

El gobierno de Juan Schiaretti decidió responder por última vez públicamente a las imputaciones del arco opositor por los “vacunados VIP” en Córdoba, varias horas después de iniciada la polémica, y a través de una de las funcionarias más técnicas del gabinete.

Gabriela Barbás, secretaria de Promoción de la Salud, fue a quien la Provincia designó para salir al ruedo e intentar ponerle fin a la discusión generada a partir de la presentación de los legisladores Marcelo Cossar de la UCR y Cecilia Irazuzta de la Coalición Cívica ARI de un listado con 27 nombres de funcionarios provinciales, municipales, intendentes y personas de la sociedad civil que, según exhibieron, fueron vacunados sin ser grupos prioritarios.

Barbás, una de las caras visibles del ministerio de Salud durante toda la gestión de la pandemia en la provincia, justificó las inoculaciones que habían sido puestas en tela de juicio y llevó las respuestas demandadas al terreno de lo sanitario. Desde lo político, Hacemos por Córdoba prefirió guardar silencio.

Incluso, cuando la oposición intentó trasladar la discusión al recinto deliberativo nuevamente. En la sesión de ayer, el oficialismo rechazó de plano -utilizando su mayoría- el planteo de la UCR para citar, con carácter de urgencia, al ministro de Salud de la provincia, Diego Cardozo, a que dé explicaciones y despeje las dudas planteadas.

Apenas si se le concedió los cinco minutos al legislador Cossar para formular una moción de reconsideración sobre ese proyecto y otros cinco minutos a la parlamentaria Luciana Echevarría del MST Nueva Izquierda quien había propuesto crear una comisión de seguimiento y control de vacunación.

La estrategia bajada desde el Centro Cívico a sus funcionarios y que también aplica para sus representantes en la Legislatura es la de no responder más a las imputaciones realizadas y apelar a que el tema se diluya solo en la agenda pública.

Con la sesión de ayer, Hacemos por Córdoba dio por terminada la polémica sobre las vacunaciones VIP en la provincia.

Sin embargo, durante su discurso, el radical les advirtió que seguirá recabando datos sobre los vacunados irregulares y disparó: “el de la Provincia es un escándalo mayúsculo que nada tiene que envidiar al escándalo nacional. Pedimos transparencia, ejemplaridad y justicia distributiva. No se equivoquen que el tema no va a pasar al olvido”.

La Justicia pide el listado

Por otro lado, en las últimas horas se conoció que el fiscal federal Carlos Casas Nóblega, le pidió a la Provincia que le envíe el listado de todos los vacunados para revisar si hubo irregularidades en el proceso de aplicación de las dosis. Solicitó que la nómina incluya nombre, DNI, ocupación y edad.

“De tal manera, buscamos averiguar la trazabilidad de cada una de esas vacunas y, en definitiva, a quien fueron inoculadas”, dijo en diálogo con Cadena3. El pedido es realizado tras la denuncia planteada por el senador Ernesto Martínez y el diputado Luis Juez.

Por su parte, la secretaria de Prevención provincial, también dijo a esa emisora que la Provincia responderá de manera inmediata a tal solicitud.