Junta Electoral UCR proclamó al negrista Carasso (se judicializa)

La mayoría de la alianza Mestre/Negri bajó las listas de De Loredo y de Gait. Confirmado: habrá elecciones en Capital.

Por Alejandro Moreno

La Junta Electoral de la UCR resolvió que la única lista que reunió los requisitos para competir en las elecciones del 14 de marzo por el Comité Central de la Provincia es la de la alianza Convergencia, con lo cual proclamó a Marcos Carasso como próximo presidente, y a la mestrista Liliana Ruetsch y el alfonsinista Martín Lucas como vices 1° y 2°.

De los cinco miembros de la Junta Electoral votaron los tres que responden, precisamente, a núcleos que integran la alianza Convergencia, mientras que los dos opositores incluso denunciaron que no les permitieron participar de la última reunión.

La alianza Convergencia está formada por los núcleos Confluencia (mestrismo), Morena (negrismo), Identidad Radical y Asamblea Radical (ambos, alfonsinistas). Las listas que fueron eliminadas son las de Sumar -la coalición de los grupos Marea Radical (deloredismo), Línea Córdoba (angelocismo) y Consenso (ex mestristas)- y Córdoba con Todos. Sumar y Córdoba con Todos apelarán la resolución de la Junta Electoral y la interna, como era de imaginar ante un desenlace así, deberá ser resuelta por el juez federal con competencia electoral, Ricardo Bustos Fierro. El candidato a presidente de Sumar es Rodrigo de Loredo, y el de Córdoba con Todos, Juan Gait.

La Junta Electoral, en cambio, reconoció a Convergencia, a Sumar y a Córdoba con Todos para participar de la interna por el Comité de la ciudad de Córdoba, elección que será el plato fuerte del 14 de marzo. Para el Comité Capital, los candidatos son Diego Mestre, Javier Bee Sellares y Luis Pareja, respectivamente.

El martes sobre la medianoche, la Junta Electoral decidió pasar a un cuarto intermedio hasta ayer a las 14, y alrededor de las 17 llegaron a la Casa Radical los tres miembros del oficialismo (los mestristas Ramón Ortega y Cecilia Aro y el alfonsinista Luis Pirovano) para presentar la resolución con las proclamaciones e impugnaciones. Los dos integrantes por la minoría (el deloredista Abelardo Maliandi y el ex mestrista Adrián Casati) habían ya firmado una nota en la que advertían que la Junta no se había reunido aún en la sede partidaria. Y una hora después suscribieron otra advirtiendo que no fueron convocados a “ninguna deliberación” del organismo que integran. Desde el mestrismo afirmaron que al establecerse el último cuarto intermedio, estaba convenido que solo faltaba redactar la resolución, y que por ello no había más nada que discutir, negándole valor a la denuncia opositora.

La resolución de la Junta Electoral concluye que Convergencia reunió 18 departamentos sobre un total de 26, y como la Carta Orgánica indica que debe alcanzarse la mitad más uno, o sea 14, para poder competir, aprobó a la lista de la alianza Mestre/Negri. A Sumar le reconoció 12, es decir que le habrían faltado 2, y a Córdoba con Todos, 9, dejando a ambas fuera de la grilla.

“Las fuerzas Córdoba con Todos y Sumar, a pesar de habérseles adjudicado los departamentos de unidad, haberse disminuido la cantidad de circuitos a los efectos de dicho cómputo, y a pesar de su voluntaria falta de presentación de las listas, de acuerdo a lo ordenado en el cronograma del Congreso partidario y las resoluciones de la Junta Electoral partidaria, en abierta contravención al principio de igualdad en el proceso electoral, no suman la mitad más uno de los departamentos requeridos para competir y tener legitimidad por parte de los afiliados para tal fin”, establece la resolución.

También, se proclamó los candidatos de Convergencia para el Tribunal de Conducta, el Tribunal de Cuentas, los delegados al Comité Nacional (Ramón Mestre, Soledad Carrizo, Luis Caronni y Lucrecia Cavanna), y las listas departamentales de Colón, Cruz del Eje, General San Martín, Ischilín, Juárez Celman, San Alberto, San Javier, Santa María y Unión. Igualmente, las listas departamentales de Sumar en Calamuchita, Sobremonte y Tercero Arriba; y las de unidad en Pocho, Punilla, Río Primero, Río Segundo, Río Cuarto, Río Seco, Totoral y Tulumba.

Los miembros por la minoría presentaron sus argumentos en disidencia, y denunciaron “irregularidades en el proceso electoral por parte de miembros de la Junta Electoral partidaria, cambios en las reglas de juego, irrazonabilidad, arbitrariedad, y afectación a la transparencia electoral y a la seguridad jurídica, con afectación a la participación de las minorías partidarias”. Asimismo, señalaron que la Junta adoptó “conductas” para el “beneficio de una de las listas y en detrimento de las otras”. “No tenemos dudas que la mayoría de esta Junta Electoral es parcial y dependiente del oficialismo partidario”, y que sus decisiones “irregulares” buscaron “la exclusión de las minorías partidarias”.

Para los miembros de la minoría, el análisis de la documentación presentada arroja que las tres listas están en condiciones de participar: Sumar con 18 departamentos, Convergencia con 14 y Córdoba con Todos con 13, pero que debería hacerlo por el principio de facilitar la democracia interna.

Las diferencias de criterio, sobre cómo considerar departamentos donde hay acuerdos entre dos agrupaciones y también sobre el conteo de circuitos, serán materia para Bustos Fierro.

Apenas salió la resolución, uno de los socios de Convergencia, Dante Rossi, propuso “abrir la lista oficializada e integrar a todos los sectores internos”.

La idea fue rechazada. De Loredo, de gira por el sur, acusó que “Mestre y Negri pretenden un radicalismo VIP”. “Se quieren robar el partido en un escritorio, porque están acostumbrados a ser candidatos crónicos y a los privilegios. Son los responsables de la ruptura de nuestro partido, al que le dan un segundo golpe, después del de 2019, de consecuencias incalculables”, disparó.

Por su parte, el proclamado Carasso, intendente de General Cabrera, convocó a la “tarea titánica de unir a todos los radicales”. “No hay que andar regando insultos a dirigentes por toda la provincia, sino por el contrario hay que unir a los radicales”, dijo. Sobre la resolución de la Junta, opinó: “hay reglas, y si no las cumplís, lamentablemente no hay forma de hacer una excepción, porque si no un dirigente se enoja y tiene un berrinche”.