Gill recibió a radicales disidentes (y tiende puentes con Panal)

El secretario de Obras Publicas sostuvo que “se dio vuelta la página de los desencuentros” entre Nación y Córdoba. Acuerdo con el accastellismo en Villa María, que quedó en la línea sucesoria de la ciudad. El Panal cuenta a Villa María como una de las ciudades del oficialismo provincial.

Por Bettina Marengo

Los intendentes Daniel Salibi, de Mendiolaza, Luis Azar, de Tanti y Orlando Belli, de Agua de Oro, tres radicales integrantes de la mesa directiva de Ente de Municipios Radicales, el espacio disidente al Foro de Intendentes UCR que encabeza el “líbero” Omar Saliva, se reunieron con el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, quien desde su rol nacional sigue tejiendo relaciones con los gobiernos locales y los jefes territoriales de Córdoba. Para eso, cuenta con un presupuesto nacional de 70 mil millones para repartir entre los 2.300 municipios del país.

El funcionario de Obras Públicas e intendente en uso de licencia de Villa María es uno de los tres referentes del Frente de Todos en Córdoba, junto al senador Carlos Caserio y la diputada Gabriela Estevez, y mantiene aspiraciones en la política peronista cordobesa. Su alineamiento al presidente Alberto Fernández le cerró las puertas del gobierno de Juan Schiaretti, donde venía ganando posiciones, incluso por una cuestión generacional, pero en su entorno aseguran que esa etapa está en vías de superación a fuerza de obras para Córdoba.

En los últimos días, Gill cerró un acuerdo con su rival interno y funcionario provincial, el ministro de Industria y Comercio, Eduardo Accastello, que tuvo repercusiones en el Panal. Además de la continuidad de Pablo Rosso, su hombre a cargo del Ejecutivo municipal de Villa María, el gillismo le entregó la vicepresidencia segunda del Concejo Deliberante al edil accastellista Daniel López, pese a que es un cargo un cargo reservado para la primera minoría.

De tal guisa que, no sin picardía, un dirigente muy cercano al gobernador Juan Schiaretti contabilizó a Villa María como una de las grandes capitales provinciales con gobiernos del oficialismo de Hacemos por Córdoba, como Rio Cuarto, San Francisco o la Capital. “Tenemos todas las grandes ciudades: Capital, Rio Cuarto, Villa María, San Francisco”, enumeró el schiarettista, en el marco de un dialogo con Alfil sobre el inminente escenario electoral.

El propio Gill remarcó “el fin de los desencuentros” entre Córdoba y la Nación, según declaraciones periodísticas recogidas por El Diario de Villa María. “Hemos dado vuelta la página de desencuentros entre Nación y Córdoba. Es parte del compromiso que asumieron el presidente y el gobernador Juan Schiaretti, que se ve reflejado en el trabajo que venimos realizando con las obras en marcha y las que se están reactivando. Como cordobés, siempre he trabajado en el camino del diálogo y me pone muy contento. Si a Córdoba le va bien, a la Nación le va a ir mejor; y si a la Nación le va bien, a Córdoba le va a ir mejor”, sostuvo el funcionario del ministerio que conduce Gabriel Katopodis.

También citada por el mencionado diario, la concejala Verónica Vivó, presidenta del bloque oficialista, dijo: “No creemos que sea momento de estar peleando cargos ni espacios, somos parte de un mismo proyecto, tuvimos diferencias que nos separaron en un momento, pero hoy es tiempo de seguir caminando todos juntos. Son muchas las obras que Martín Gill y Eduardo Accastello pueden traer a la ciudad”.

Obras para todos y todas

Con respecto a los intendentes radicales, el encuentro fue gestionado por los propios intendentes, que lo calificaron de “muy bueno” y se fueron con la certeza de que contarán con plata para obras municipales típicas, como cordón cuneta y alumbrado público. El secretario de Obras Públicas prometió “plata para todos los intendentes que presenten la documentación” de las obras del Argentina Hace. Las tres localidades mencionadas arriba tienen carpetas con distintos niveles de avance. La modalidad del financiamiento nacional consiste en un adelanto del 30% y dos cuotas de 35% contra certificados.  “Plata hay”, se entusiasmó Salibi. Mendiolaza avanza con un expediente por 48 millones de pesos; Tanti, con 32 millones y Agua de Oro con 15 para remodelaciones.

Por otra parte, Gill recibió a otro cordobés, el diputado nacional Eduardo Fernández del Frente de Todos, hoy cercano al senador Carlos Caserio y crítico del gobierno provincial, quien anduvo de recorrido por oficinas nacionales.