Enroque Corto

El acuerdo de Gill y Accastello

El periodista de Capital recibió el llamado por WhatsApp de su informante de Villa María.

Informante: Lo llamo con data linda en la mano.

Periodista: Lo escucho.

I.: Vio que finalmente Pablo Rosso seguirá al frente del Ejecutivo Municipal en nuestra ciudad por la licencia de Martín Gill. Se eligieron las autoridades del Concejo y él fue reelecto como presidente del cuerpo y, por ende, como máximo responsable del municipio en ausencia del ahora funcionario nacional.

P.: Ajá.

I.: Pero para que eso ocurra, y a diferencia del año pasado, esta vez hubo un acuerdo de cúpulas: Gill y Eduardo Accastello se entendieron. Los concejales del segundo apoyaron a los oficialistas para el nombramiento de Rosso. Y a cambio, claro, recibieron su recompensa.

P.: Apa, ¿que sería…cuál?

I.: Designar en la vicepresidencia segunda del Concejo al accastellista Daniel López cuando, en verdad, ese lugar siempre estuvo ocupado por la primera minoría. Imagínese como cayó eso en la oposición desde donde acusaron a Gill y Accastello de trabar un pacto político en desmedro de la institucionalidad.

 

 

UCR y PRO denuncian al PJ de Villa María

La política villamariense no deja de despertar polémicas en esa ciudad. Ahora, la Unión Cívica Radical y el PRO cuestionaron severamente la última jugada del peronismo villamariense. Un dirigente aliancista le contó al periodista.

Aliancista villamariense: El peronismo dejó sin representación a la primera minoría en la Mesa Ejecutiva del Concejo Deliberante.

Periodista: Claro, por un acuerdo entre Eduardo Accastello y Martín Gill.

A.V.: Así es. Así que macristas y radicales salieron con los tapones de punta. Le leo lo que declaró Darío Capitani a El Diario.

P.: Y yo, tomo nota.

A.V.: Dijo Capitani que “el empeño de Gill en permanecer en un cargo en la Nación y desatender la ciudad, para la que fue elegido, responde nada más que a apetencias personales. Y ese ego exacerbado lo llevó no solo a imponer un intendente que hasta tiene resistencia interna entre sus pares, sino también a pisotear la legítima representación que tiene la primera minoría, algo históricamente reconocido. El atropello es mayúsculo. Y es una falacia el argumento de que estando en la Nación, Gill piensa en la ciudad. Él tiene todo el derecho a estar en la Secretaría de Obras Públicas, pero para eso que renuncie y permita que la gente elija a otro intendente, porque de esta manera Villa María está acéfala y, por ende, abandonada”.

P.: ¿Y los radicales?

A.V.: También reaccionaron. El Comité de Villa María rechazó “el actuar antidemocrático del bloque de la mayoría, ya que por primera vez no se ha permitido a la minoría estar representada. En una jugada burda y grotesca propusieron y votaron a (Pablo) Rosso como presidente del cuerpo, acompañado por Carlos De Falco como vicepresidente 1° y como vice 2° a Daniel López, del bloque escindido, o no tanto, de Hacemos Villa María (Somos). Este accionar le permitirá a Rosso continuar ocupando el Sillón de Viñas en remplazo de Gill, y seguir dirigiendo los destinos de la ciudad para la que no fue elegido”.

 

 

La agenda del presidente Pretto

Javier Pretto asumió anticipadamente la conducción del PRO Córdoba, tras la renuncia del legislador Darío Capitani al cargo partidario. De esta manera, terminará el mandato que no le permitieron ejercer desde la conducción nacional en beneficio de los planteos de Héctor Baldassi.

Informante: Pretto tiene agenda completa esta semana.

Periodista: ¿Me cuenta?

I.: Claro. El lunes partió rumbo a Buenos Aires, tendrá reuniones con los referentes del partido hasta el miércoles.

P.: Vendrá con el puño cargado de verdades.

I.: Seguramente. El jueves, arranca la gira por localidades del interior en plan de reforzar el trabajo territorial.

P.: El punto flaco del espacio.

I.: Sí. Y el viernes, tendremos algunas actividades en la Capital. Estamos a full.

P.: ¡A recuperar el tiempo perdido!

 

Carnet de viejo

En medio de la “caza de vacunados”, la Upec salió a aclarar que el secretario general, Juan Monserrat, recibió su dosis de vacuna tras anotarse en el CIDI, como personal docente mayor de 60. El gremialista presentó el comprobante del turno para sostener su explicación.

Informante UEPC: Están diciendo que algunos gremialistas, entre ellos Monserrat, se vacunaron fuera de lista.Le quiero aclarar que no es así.

Alfil: Mire, me molesta la caza de brujas y la caza de vacunados. Pero esto pasó de castaño oscuro. Resulta que todos se vacunaron, menos yo.

Informante: Monserrat forma parte de los más de 2100 docentes, en esta franja etaria, que han accedido a la vacunación, como parte del esquema sanitario establecido por el Gobierno Provincial.

Alfil: Está bien. Lo que da gracia ahora es que todos sacan su carnet de viejo. Impensable antes.

 

 

Las 62-O ponen primera

El informante gremial, tan optimista como siempre, se comunicó por primera vez en el año con el periodista para contarle sobre sus buenas nuevas.

I.G.: ¡Compañero! ¡¿Cómo anda?!

Periodista: Amigo, qué milagro escucharlo… pensé que se había retirado.

I.G.: Me extraña, usted sabe que para nosotros solamente existe una clase de hombres…

P.: (Interrumpiendo) Bueno, bueno… está bien, saltemos la propaganda y vamos al dato que quiere compartir.

I.G.: Escuche: “Las 62 Organizaciones Peronistas siguen su plan de expansión”

P.: Ja, ja… Bueno, no se me emocione y cuénteme a qué sindicato han sumado.

I.G.: De ahora en más vamos a estar trabajando codo a codo con los compañeros del Sindicato de Mandatarios y Gestores del Automotor de Córdoba, que están liderados por el compañero Sergio Basualdo.

P.: Bueno, mire, lo felicito, pero tampoco es que acaba de sumar a uno de los pesados…

I.G.: Ya le dije hombre, esto es apenas el comienzo de un gran 2021. Apenas si estamos rompiendo la inercia de las vacaciones. Le paso las parroquiales: el acto de oficialización del ingreso del nuevo gremio a las 62-O se llevará adelante en nuestra sede de las 19 de este martes. Van a estar presentes tanto Basualdo como nuestro secretario general, Sergio Fittipaldi, y nuestro secretario político, Ricardo Moreno, junto a otros 10 secretarios generales de las 62. Actualmente en Córdoba hay más de 5000 mil gestores del automotor, y la organización ya tiene en sus filas a 1200 aproximadamente.